Interrogantes resueltos

Desde la azotea observó embelesado la noche estrellada. Mientras se vestía de Superman, pensó, aliviado y exultante, que al fin había entendido para qué el abuelo Celso le había regalado, sin pedírselo, ese mágico disfraz en su último cumpleaños; y por qué después se había marchado al cielo sin despedirse.
Escrito por Juana Mª Igarreta Egúzquiza - Web

16 comentarios :

  1. Juana, nos muestras la inocencia de un niño, que cree que enfundándose el traje de Superman podrá ir con su abuelo..
    Este "Interrogantes resueltos" destila ternura y sensibilidad en todas sus letras.
    Me ha gustado, Juana.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La ingenuidad de los inocentes antepone la magia y la fantasía por encima de la rígida realidad, siempre tan prosaica, tan dada a abortar los sueños con su irremediable contundencia de hechos.
    La mano de seda con la que conduces la narración nos deja palpitantes ante el punto final. Detrás de la ternura de la ingenuidad se agazapa la sombra trágica de la realidad acechando. Cuando se trata de niños, debemos velar con un ojo abierto para que no traspasen el umbral de la fantasía sin más protección y queden atrapados en el espejo invertido de las ensoñaciones.
    Juana, tu micro, me deja el alma en vilo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Espero que el niño, no imitase a Supermán, y se limitase a mirar las estrellas, recordando a su abuelo.
    Cándida y sensible historia muy bien dibujada por la pluma de su autora.
    Suerte y un besito virtual, Juana

    ResponderEliminar
  4. Aggg!!! Por favor, la abuela del relato siguiente, que aparezca por aquí, pero ya...
    Tremendo, Juana. Orfebrería hecha relato.
    Te iba a mandar abrazos, pero me estás empezando a dar miedito.

    ResponderEliminar
  5. Juana, madre mía, hasta donde llega la inocencia de un niño y las respuestas que se da a sus preguntas. Me huelo que si alguien no lo remedia esta noche probará los poderes de su traje mágico. ¡Nene, bájate de ahí con cuidado! Uff, ha ido por poco...
    Muy buen micro.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  6. En la mente infantil conviven en armonía la magia y un razonamiento lógico impecable, en ella también está latente el instinto de conservación, que suele presentarse de golpe, cuando se le necesita y no antes, porque su aparición puede causarle serios magullones al pensamiento mágico, ese que flota en tu tierno relato.
    Enhorabuena, Juana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Juana, es una historia conmovedora, llena de ternura. El niño cree haber encontrado el modo de viajar para volver a ver a su abuelo. Sólo los lectores somos conscientes del peligro que corre y nos hallamos en tensión rogando para que no lo intente. Qué dulzura y qué mimo has puesto en tus palabras, como queriendo arropar la inocencia infantil.
    Es un relato precioso. Enhorabuena. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Todos buscamos respuestas. Cuando no las encontramos o la realidad no nos gusta, las inventamos. Los niños unen a ello, además, una fantasía sin límite, alimentada por la ingenuidad.
    Un relato muy bien llevado, con un golpe final que es un auténtico mazazo, un enorme desasosiego. El contraste gigantesco de leer un relato tierno a querer ir hasta esa azotea para evitar una desgracia.
    Un abrazo grande, Juana

    ResponderEliminar
  9. Me parece que el niño se va a dar cuenta muy pronto de que el disfraz de Superman es eso, sólo un disfraz. Al menos, nieto y abuelo volverán a encontrarse. Saludos, María

    ResponderEliminar
  10. La imaginación de un niño puede ser peligrosa. Esos interrogantes resueltos equivocadamente acabarán en tragedia...
    Buen micro!

    ResponderEliminar
  11. Una auténtica demostración de cómo fabricar un caramelo relleno de hiel, de cómo exponer con ternura la inocencia contra la que conspira la tragedia.
    Un relato sobrecogedor por su contenido y por la elegancia de su elaboración. Enhorabuena por esa fascinante manera de narrar, Juana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Espero que, desgraciadamente, no sea para reunirse con él. Nos haces estar presentes en la escena con esas bellas y sencillas palabras que utilizas. Lásrtima que no podamos intervenir. Muy bueno, Juana. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  13. Mucho me temo que la línea de razonamiento que ha seguido este pobre crío lo ha llevado hasta conclusiones muy equivocadas y no menos peligrosas. Y parece que el catalizador sentido ese discurrir ha sido el cariño hacia el abuelo fallecido. Muy tierno y crudo este relato, Juana, en el que se masca la tragedia sin tan siquiera nombrarla.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué agonía me ha quedado tras leer el relato! Juana has conseguido dejar el corazón en un puño al seguir el razonamiento del niño. La inocencia está retando a la rígida realidad. Supongo que el abuelo, haya dónde esté, estará siguiendo con gran desazón los pasos que su nieto pretende, equivocadamente, seguir y espera que se imponga la cordura sobre la locura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Juana, ¡qué historia tan bien contada! Nos has llevado de forma tierna y conmovedora por los pensamientos del inocente nieto. Solo me queda esperar que uno de los familiares haya llegado a tiempo y el niño se haya bajado sin intentar probar el traje.
    Brillante, querida.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!