Latidos

Aceptó el trabajo en la guardería sólo por tener una excusa para abrazarla. Cuatro años atrás su bebé falleció, ahora su corazón le sigue regalando a diario la más bonita melodía, son sólo unos segundos, pero en el tiempo que dura esa comunión, a una madre le devuelven su vida.
Escrito por Yoya M. Alonso

19 comentarios :

  1. Yoya, es una alegría leerte por aquí.
    Tu relato es puro sentimiento, esa madre que se consuela con sentir el latido del corazón de su bebe, que ahora late en el interior de otro. Esos segundo pueden ser una eternidad...
    Me ha gustado, Yoya.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo siempre un placer leer tus comentarios Javier, me alegra que te gustase. Ese corazón sigue siendo un poco de esa madre.
      Besos.

      Eliminar
  2. Muy hermoso el contenido y también, la forma de expresarlo. El sentimiento de una madre que perdura en los latidos del mismo corazón en otro pecho.
    Sentimental, pero con hondura y verdad. Supremo, Yoya. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Manuel, un relato complicado por el tema que encierra.Me alegra que haya gustado.
      Saludos

      Eliminar
  3. Hermosa historia la de esta madre que se acerca al corazón de su hijo, lo único que queda de él, para unirse a sus latidos.
    Me ha gustado mucho, Yoya. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentirlo cerca debe de ser el único alivio que siente, oír de nuevo esos latidos , es muy fuerte pero reconfortante para ella.
      Muchas gracias Carmen y un beso

      Eliminar
  4. Tal vez esos segundos sean la única razón de vivir de la madre. Es triste, aunque para ella lo suponga todo. Me ha parecido precioso, además de dejar lugar para imaginarnos como es la existencia de esa mujer. Enhorabuena. saludos y suerte, Yoya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez seas esos latidos el motor de su triste vida, necesita oírlos para seguir amaneciendo.
      Muchas gracias Jesús y un abrazo

      Eliminar
  5. Puro sentimiento maternal, el de esta madre que se consuela escuchando latir el corazón de su bebé en el cuerpo de otro. La historia estremece.
    Enhorabuena, Yoya.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puro amor y duro lo que es capaz de hacer por sentir de nuevo ese latido.
      Muchas gracias Pilar.
      Besos

      Eliminar
  6. Un sustitutivo a la maternidad frustrada, bien narrado.
    Suerte Yoya
    Besito virtual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor diría un sustitutivo a su maternidad arrancada, mucho dolor que ella gestiona con valor.
      Muchas gracias María Jesús, un besito

      Eliminar
  7. Una mujer con mucho amor que dar. No pudo hacerlo con aquel a quien tanto quiso, pero tiene la grandeza de repartirlo entre la mejor gente que existe, los niños pequeños. Todos salen ganando, ella y ellos, que dan y reciben.
    Muy bonito y bien contado, Yoya.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho coraje y una gran dosis de valentía para poder seguir escuchando esos latidos, aunque ya no le pertenezcan.
      Muchas gracias Angel por tus palabras.
      Un beso grande

      Eliminar
  8. Ufff... Es tremendo! El corazón de su bebé sigue vivo en el pecho de otra niña. Ese cachito vivo, latiendo... Es una inmensidad. Muyyy emocionante tu micro. Mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser tremendo sin duda alguna, es muy valiente esta madre para poder seguir escuchando ese tic tac que ya no está con ella.
      Me alegra que te haya gustado
      Un beso

      Eliminar
  9. Precioso ese acto de amor de una madre que entrega el corazón de su hija para que otra niña pueda continuar viviendo.
    Un abrazo, Yoya.

    ResponderEliminar
  10. Un micro triste, tristísimo: estar todo el tiempo delante de lo que no puedes tener. No sé si alguien podría soportarlo durante mucho tiempo. Saludos, Yoya

    ResponderEliminar
  11. Precioso Yoya. Realmente conmovedor, espero que, aunque sea sólo por un instante, nuestra protagonista vuelva a la vida y a sentir el amor de una madre.

    La docencia es una de las profesiones más bonitas para sentirse pleno y, estoy seguro, de que la maestra podrá ayudar a sus pequeños con su cariño. El retorno de cariño que sus pequeños le darán seguro que hace que se sienta muy agradecida. Sus pequeños la rescatarán de ese dolor que, aunque sea de por vida, será mucho más liviano en compañía de ellos.

    ¡Afortunados alumnos de tener a semejante joya humana! Un micro de los que dejan huella.
    Felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!