Paredón

La pared gris y oscura fue testigo de lo nuestro. Tú, tan jovial, vivaracho y risueño; y yo, entusiasmada con tus cálidos besos.

Hoy, la barda yace manchada por algunas de mis lágrimas cargadas de recuerdos y por tu sangre que lo salpicó todo, tras confesar tus intenciones de abandonarme.
Escrito por Cristopher Josué Escamilla Arrieta - Twitter

11 comentarios :

  1. Un hermoso testimonio de amor ensombrecido por el ego funesto de los celos y de la posesión. Todo un ciclo sentimental contenido en el tiempo en que la pared se convierte en la barda de las lamentaciones.
    Relato con pulso vital. Saludos, Cristopher.

    ResponderEliminar
  2. Menuda sonoridad tiene la palabra barda, y más si está manchada de sangre y lágrimas. Y menuda intensidad, también, tiene lo que nos cuentas, Cristopher. Me ha gustado. Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
  3. La pared se convirtió en paredón, con unas manchas que son muestra de un crimen pasional. Los celos, como la sangre, lo salpican todo y su mancha es difícil de quitar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Amores que fueron felices y que se convirtieron en posesión y celos. Un final trágico, con sangre y lágrimas.
    Muy intenso, Cristophe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6/5/17 23:22

    La transmutación de una simple barda en un Paredón lleno de nostalgia contada en 50 palabras. Bien logrado.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  6. Bien hallada la idea de la pared como escenario y sostén de amores y como testigo y marco de un crimen de amor. Buen relato, Cristopher.
    Saludos coridales.

    ResponderEliminar
  7. La protagonista se ha tomado bastante mal la ruptura. Micro un tanto escabroso. Saludos, Cristopher

    ResponderEliminar
  8. De barda (tapia o pared) a paredón, escenario este siempre de alguna muerte. Creo entender que en esa pared, como testigo de un amor, además de guardar los nombres de los amantes escritos en ella, ahora contiene lágrimas y sangre; aquellas de ella, esta de él, tras el asesinato pasional, fruto de los celos nacidos del despecho previo al abandono.
    Me ha gustado tu cincuenta, Cristopher. Enhorabuena.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por leerlo y más por los comentarios.
    Espero que todos tengan una barda en la que puedan recargar algunos recuerdos, pero ninguno fatídico.

    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
  10. Has utilizado el paredón como escenario de tu relato. Un lugar donde esta historia ha visto amor, besos y finalmente muertes.
    Otros paredones también vieron en la historia muchas muertes...
    Muy buena historia Cristopher. Enhorabuena.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Malu. Sí, los paredones tienen mucha "tela de donde cortar" para tejer historias.

      Saludos y gracias

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!