Público objetivo

La primera vez no le di importancia, pensé que se trataba de un envío publicitario masivo. Pero recibir otros diez en la misma semana sobre productos similares empezó a incomodarme. Tanta crema maravillosa para el crecimiento del pene no podía ser casualidad. El chivato debía estar entre los del gimnasio.
Escrito por Rafa Olivares - Web

46 comentarios :

  1. Rafa, yo le hubiera aconsejado que se duchara en casa o con bañador, pero ya es demasiado tarde, aunque tal vez puede ser pura envidia y sea todo lo contrario, jajaja.
    Un relato que lleva tu sello, y ese sarcasmo que nos hace sonreír, y más a estas horas de la mañana.
    Me ha gustado, Rafa.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cuando se tienen ciertas limitaciones mejor ser más reservado.
      Gracias, Javier.

      Eliminar
  2. Un micropene dentro de un microrrelato. Original envoltura. Saludos, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que demuestra que el tamaño no importa, como dicen los penecorto.
      Gracias, Manuel.

      Eliminar
  3. Pero qué grande eres, maestro. ¿Cómo puedes conseguir cada mes sorprendernos y arrancarnos una sonrisa? Eres un caudal inagotable de ingenio.
    "Mancantao".
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante los incondicionales no tiene mérito.
      Gracias, amigo Pablo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Jajaja Eso es porque tu personaje "preocupado" claramente Jajaja... Habrá hecho una búsqueda en Google, y el señor Google se lo habrá chivado a alguna compañía comercial. Es la única explicación plausible que veo yo. Jijiji Sus compañeros de gym serán mirones... pero no unos chivatos.
    Saludos Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que si al final ha sido su pareja la que, con conocimiento de causa, se ha ido de la lengua.
      Gracias, Raquel.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Desde luego, eres un maestro... No hay nada como arrancar una sonrisa con fino humor e inteligente ironía, esa que tú destilas a raudales.
    Felicidades.
    Por cierto, tú, grande. Siempre grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es humor, es autobiográfico, así que no tan grande.
      Gracias, Fernando.
      Abrazo fuerte.

      Eliminar
  6. Ay, Rafa, que existe mucha envidia. Puede ser que alguien te esté haciendo la guerra psicológica o que no se atreve a decirte nada y te manda indirectas. Revisa tu agenda...
    Muy buen micro con tu sentido del humor, pura marca de la casa.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tengo la opción de comprar los productos y acabar con el problema.
      Gracias, Pilar.
      Besos prietos.

      Eliminar
  7. Me parto con tus relatos y eso que procuro ponerme serio antes de leerte como queriendo imprimir objetividad a la lectura, pero al final casi siempre no me sacas la sonrisa, sino la risa. You are the milk! jajaja!
    Un fuerte abrazo, padrino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahijado, relájate cuando me leas si no no voy a poder sorprenderte.
      Abrazaco grande.

      Eliminar
  8. Puedo asegurar que esa no es la razón de que aún no me hayan visto el pelo en gimnasio alguno. Que nadie tenga la más mínima duda. Además, no conocía el dato de que hubiera tantas empresas dedicadas a esos productos. No sé de que es indicativo tal abundamiento. Suerte y un saludo, rafa. Ay, se me escapó, lo puse en minúscula.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que dicen todos.
      Sí, en minúscula queda más coherente.
      Gracias, Jesús.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. jaja, qué clase de gimnasio es ese
    eso de sacar punta (léanse historias) de las publicidades que cada uno de nosotros recibimos en nuestros correos, o los "amigos" que quieren serlo nuestros en Facebook, puede dar mucho juego
    juego y risas, está clarísimo
    Como has dejado demostrado estupendamente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luisa. Hay que tener a buen resguardo toda información sobre uno mismo. En especial la más sensible.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Si es que nos tienen pillados por todas partes y nos conocen mejor que a nosotros mismos. El famoso "Gran Hermano" no es ninguna broma. Aviso para navegantes: después de una sesión de gimnasio es mejor ducharse en casa, no hay que dar información al enemigo, que tiene ojos por todas partes y, con la excusa de hacer negocio, pone nuestras vergüenzas al aire.
    Otra genialidad.
    Un abrazo fuerte, Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vas a ducharte a casa igual empiezas a recibir publicidad de jabones, geles, desodorantes... No sé qué fama puede ser peor, una por causa de genética u otra adquirida.
      Gracias, Ángel. Abrazos.

      Eliminar
  11. Cuánto cotilleo en el gimnasio y qué bromitas se gastan. No hay nada como caminar al aire libre, con el chándal puesto y la intimidad protegida.
    Gracias por este micro que me ha hecho reír, Rafa. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cualquier precaución es poca.
      Encantado de hacerte reír.
      Gracias, Carmen.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Jajajajaja... que me ha causado risa tu relato. Muy bueno Rafa, mis felicitaciones y que siga los consejos de Ángel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo habrá que hacer, desde luego.
      Gracias, Jean.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Ja, ja, ja, Rafa...
    Yo pensaba que las únicas que cotilleábamos éramos las mujeres, pero mira los hombres, con sus miradas y conversaciones indiscretas...
    Original, como no podía ser de otra manera y con sello del maestro Olivares.
    Enhorabuena, maestro.
    Besos mil.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hombres somos más de números y de comparaciones y si conseguimos ventaja en algo, claro, hay que contarlo.
      Muchos besitos, Malu. Gracias.

      Eliminar
  14. Alguna vez he abierto el correo al comenzar la jornada y me he encontrado con una retahila de anuncios sobre adelgazantes, crecepelos y estimuladores de la lívido, tres en uno, y he pensado: ¡cojonudo! nada más empezar, y ya me han llamado gordo, calvo e impotente.
    Nadie como tú para manejar la ironía con tanta inspiración, Rafa. Felicidades por tan divertido relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes toda la razón. La inspiración de este relato viene de ese tipo de Correos que recibía hace años. Ahora el tamaño es el mismo pero ya no los recibo.
      Gracias, Antonio.
      Abrazo.

      Eliminar
  15. Jajaja... Esos chivatos deben de ser buenos amigos de su pareja. Se ve que le desean lo mejor... jaja
    Muy divertido el relato.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los chivatos pretenden arruinar su imagen y socavar su capacidad de seducción. Se percibe.
      Gracias, Galilea.
      Abrazos.

      Eliminar
  16. Mª Luisa Pérez Rodríguez12/5/17 17:03

    Muy bueno y con un sentido del humor excelente. Ya he visto que se han apuntado varias soluciones, desde utilizar los productos a ducharse en casa... ja, ja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra opción es recurrir a los servicios de un sicólogo y que le libere del trauma.
      Gracias, María Luisa.

      Eliminar
  17. El mundo de la publicidad, que ahora, con los medios modernos nos bombardea por tierra, mar y aire, es irritante, pues no hay forma de librarte de él. Abres el buzón y te caen un montón de folletos, el teléfono no deja de sonar a todas las horas y, si lo coges, alguien te ofrece poco menos que el paraíso, consultas una página web y te salen anuncios por todos los lados...
    En fin, un cognazo, que diría Forges. Tu microcuento me ha traído a la memoria aquellos correos electrónicos que te ofrecían un alargamiento del pene, y eso, a primera hora de la mañana, cuando iniciabas tu jornada laboral y te caían más spam que correos relacionados con el trabajo. Y uno se decía, pero por Dios, con lo que todavía me queda por penar antes de irme a casa estos ofrecen una alargamiento del pene, que Belcebú los confunda.
    En fin, hay que tomárselo con humor y con ironía como has hecho tú con esa historia que induce a la sonrisa o, directamente, a la risa. Aquí también, como en ciertas investigaciones actuales relacionadas con la corrupción, parece que ha habido un chivatazo. Y es que los gimnasios son un peligro, en lo que me atañe, no me gustan nada, prefiero coger la bicicleta o pasear por el campo.
    Genial, Rafa, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la inspiración de este relato viene de la misma experiencia que tú viviste. Yo también prefiero el aire libre pero ahí no hay riesgo de inconfidencias, así que he recurrido a los gimnasios, que pueden ser lugares propicios.

      Eliminar
  18. Muy bien, Rafa, sacándole punta y relatos hasta al spam.

    Pero además, tratas el tema de la autoestima y de la paranoia. Ahí es nada.

    Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la vida misma, Carles.
      Graçies.
      Abraçada.

      Eliminar
  19. Una buena razón para no ir al gimnasio.
    Un micro muy divertido.
    Saludos, Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O ducharse con el slip puesto.
      Gracias, Plácido.
      Abra

      Eliminar
  20. Con qué fina ironía e inteligencia nos deslizas en tu cincuenta un tema que tiene su importancia en la sociedad actual, cual es el de las comparaciones (que siempre resultan odiosas). Está claro que tu pobre, y "penicorto", protagonista está siendo observado y comparado (¿con la media nacional?). Alguien lo quiere dejar en evidencia porque tanta crema busca un claro objetivo (ya no sé si público o púbico).
    De todas formas, dicen, esas cremas no son nada efectivas. Lo mejor es, dicen también, el televisivo «Jes Extender» que tanto publicitan, al parecer, por la noche en algo que se llama «Teletienda». Pero que yo estas cosas las sé porque las comentan por ahí...
    ¡Genial, Rafael, tu relato! Enhorabuena y nos seguimos leyendo. Para mí es un deleite leer tus historias, siempre tan originales y con marca propia.
    Un abrazo, maestro Olivares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, estamos sospechando de los del gimnasio y pudiera ser que se tratara de su insatisfecha compañera. ¡Vaya usted a saber!
      Gracias, José Antonio, por tus siempre generosos comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Me sumo, con los riesgos que ello conlleva, jaja, a los que piensan que el tamaño no importa. Tu relato es la prueba. Cuánto provecho se le puede sacar a tan solo cincuenta palabras.
    Un abrazo, maestro Olivares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, decir que el tamaño no importa nos sitúa automáticamente bajo sospecha.
      Gracias,Enrique.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Enhorabuena, Rafa. Ese chico va a tener que cambiar de gimnasio, que en este parece que ya le tienen cogida la medida.
    Un beso y hasta prontito.

    ResponderEliminar
  23. Jajaja, muy acertado comentario, Asun
    Nos vemos pronto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Ja,ja,ja...Rafael, ¡qué micro tan genial! Me ha hecho mucha gracia y de la misma manera hay algunos comentarios súper originales al respecto. Le tocará cambiarse de gimnasio para evitar a los cotillas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te ha hecho gracia, Enrique, ya tengo mi premio.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!