Turno de noche

Se asomó por la ventana y los primeros rayos saludaron a sus cincuenta primaveras. Nunca le emocionaron los amaneceres.

Treinta años tras la muerte de su padrastro. De aquel infierno, recordaba instantes felices en los que el sol caía. Noches tranquilas, sin las manos de aquel indeseable sobre su piel.
Escrito por Carmen Martagón E. - Twitter

25 comentarios :

  1. Carmen, este "Turno de noche" estremece en su final, pese al paso de los años es imposible olvidar aquel infierno. Aunque tu protagonista intenta recordarlos buenos instantes.
    Me ha gustado mucho, está lleno de sensiblidad.
    No quiero perder la ocasión para felicitarte por la publicación de
    tu libro, ese "Equipajes sin Nombre" es buenísimo, felicidades.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier por ru valoración del relato y por tus cariñosas palabras hacia mis Equipajes. Este lugar es culpable de gran parte de esos relatos. Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. El abuso del pasado, rememorado en el presente del medio siglo.
    Suerte, Carmen.
    Besito virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús, hay pasados que siempre regresan. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Pasar una noche tranquila, ver cómo se despereza un día lleno de posibilidades, es algo que a menudo no nos paramos a apreciar y que tiene un valor inmenso. Tu protagonista sí parece valorar esa sensación, aunque la felicidad nunca es completa, pues va asociada a un recuerdo muy negativo, una mancha en medio de la dicha, por más que haya pasado el tiempo.
    Si tú y Javier me lo permitís, me tomo la licencia de unirme a sus felicitaciones por tu libro, por tus presentaciones y firmas, por tantas actividades llenas de reconocimiento.
    Un abrazo, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay situaciones que te hacen valorar hasta el más mínimo instante de calma. Gracias Ángel y por supuesto permiso concedido para mis Equipajes y su recorrido en tan poco tiempo y gracias por tus palabras. Besitos

      Eliminar
  4. Es triste anhelar la llegada de la noche para poder librarse durante unas horas -que, seguramente, se harán demasiado cortas- de quien abusa y no para disfrutar un paseo bajo la luna, de una fiesta popular, de ir bailar o a cenar... Aun con la angustia que genera, me gusta tu relato. Suerte y un saludo, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jesús. Sí que es muy triste. ¡Cuantos abusos se producen a diario cerca de nosotros y no lo vemos! Me alegra que te guste. Besitos

      Eliminar
  5. Coincido con la protagonista de tu micro, Carmen: las noches son más tranquilas que el día. El amanecer sólo trae desgracias: padrastros maltratadores o trabajos inquietantes.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Plácido. El día nos muestras frente toda la dureza del ser humano... Un abrazo.

      Eliminar
  6. Dura factura la que paga el abuso sexual no solo en el cuerpo, sino en el alma y en la psique de quienes la padecen. Tantas niños y niñas, tantas mujeres. Un micro que levanta alfombras de miseria y también de sufrimiento callado. Saludos, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel. ¡Tantas historias de dolor escondido! ¡Tantos ojos que miran a otro lado!

      Eliminar
  7. Carmen,cuando el amanecer llega acompañado del abuso y del maltrato, uno desea que la noche nunca termine. Algo así marca para siempre.
    Un relato terrible narrado con gran sensibilidad. Enhorabuena, amiga.
    Felicitaciones y larga vida para tus "Equipajes sin nombre". Me ha gustado mucho.
    Besos y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amiga. Me alegra que te haya gustado el relato y que hayas disfrutado con mis Equipajes. La vida, a veces, va más allá de la ficción. Un abrazo y mil besos.

      Eliminar
  8. Al protagonista todo ese tiempo transcurrido no le ha hecho olvidar el infierno sufrido. Treinta años después aún es incapaz de disfrutar de un amanecer, momento asociado a los abusos que tuvo que soportar. Infame delito el de la pederastia, demasiado cercano y demasiado encubierto.
    Una denuncia siempre necesaria muy bien contada. Felicidades, Carmen. Y también por tus "Equipajes sin nombre" y las múltiples actividades literarias que llevas a cabo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carmen. Siempre necesario alzar la voz ante las situaciones injustas. Un abrazo y me alegra que te hayan gustado mis Equipajes. Un honor que lo hayas leído. Un abrazo grande.

      Eliminar
  9. Desgraciadamente, los peores monstruos infantiles no son los que se esconden bajo la cama, sino los que yacen sobre ella.
    Emotivo relato, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hay marcas tan profundas que nunca llegan a borrarse del todo. A veces me pregunto si a los abusadores la conciencia les dejará vivir tranquilos; prefiero pensar que en algún momento pagarán por su actuación. Es un tema muy doloroso el que nos planteas, y en el que hemos coincidido al escribir este año. Por desgracia, sigue estando en plena actualidad. Besos, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia así es. Gracias Juana por asomarte a leer. Un abrazo

      Eliminar
  11. El peso del abuso, de la noche como un infierno imposible de olvidar. Terrible micro, Carmen, y excelentemente bien escrito.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Maria José. Me alegra que te guste. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  13. Duro micro el que planteas. Muy bien conducido, el final es desgarrante y muestra las huellas oscuras de un pasado que parece imborrable. Esperemos que, esas cincuenta primaveras, supongan un punto de ruptura con aquellos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala así sea Enrique. Muchas gracias y besos.

      Eliminar
  14. ¡Qué duro, Carmen! Tanto la historia, como ese sufrimiento tantos años después.
    Te mando un beso grande y felicitaciones por tu cincuenta y tus Equipajes.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!