La viuda

Sería la enésima boda de la famosa viuda millonaria. Heredera de todo tipo de bienes, procedentes de sus anteriores maridos, sonreía feliz ante los flashes.

Un aprensivo grupo de escritores se ocupa en acaparar y almacenar miles de palabras, pues se rumorea que su último amante es un afamado escritor.
Escrito por Isidro Moreno Carrascosa - Web

34 comentarios :

  1. Más que una viuda negra, parece un femenino agujero negro que absorbe lo más preciado de quienes acaban colapsando en su compañía.
    No me extraña que, en ese magistral segundo párrafo, un grupo de escritores trate de salvaguardar el tesoro más preciado del condenado amante, compartido por todos ellos.
    Un relato espectacular, Isidro, donde combinas el dramatismo de la situación con esas gotas de humor que, como buen desodorante, nunca te abandonan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sugerido y muy sugerente tu "viuda negra" "femenino agujero negro". Es lo que más me gusta del formato de 50 palabras, que se puede dar a entender algo sin ni siquiera nombrarlo ni, aparentemente, sugerirlo.
      También reconozco que tú, como el 99,9% de los que componemos la familia cincuentista, sois "buenos entendedores" y con 50 palabras basta.
      (el 0,1% que falta, soy yo. Jejeje)
      Muchas gracias, Antonio, por tus magníficos comentarios.
      Un fuerte abrazaco.

      Eliminar
  2. Uy, cómo se parece esa viuda a una que yo me sé. Yo soy del bando de la oficial del escritor, que para eso se llama como yo y él es tonto perdido. Afamado, bah, en esta página los hay mejores.
    Eso sí, la viuda es un personaje fascinante.
    Abrazo, afamado cincuentista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que a pesar de haber querido disimular con lo de viuda, todos hemos pensado lo mismo, porque no es necesario ser viuda para obtener buena tajada como lo ha demostrado el personaje -al parecer- sugerido.
      Con lo de tu tocaya... lo has clavao!
      En cuanto que es tonto perdido... No sé. Creo que es la opinión de muchas mujeres, pero los hombres me da que no opinan lo mismo, a juzgar por el éxito obtenido. ¡Digo yo!
      Mil gracias Patricia por comentar y te mando un virtual y fuerte abrazaco.

      Eliminar
  3. ¿Adónde irán las palabras...cuando la viuda se haga cargo del legado literario de ese Don? Las hay que tienen una particularidad característica: sobrenadar sobre la riqueza que producen los demás y, además, hacerla suya. Escritores, a temblar.
    Con el ojo en el punto de mira, Isidro. Afilado y actual. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices: ¿Adónde irán las palabras?... y me ha venido a la imaginación una larga ristra de palabras en español (no castellano) entrando por un negro sumidero y saliendo en tagalo allá por el otro confín del planeta.
      Jejeje! Muchas gracias, Manuel, por pasarte por aquí. Espero que no tengamos que vernos en las barricadas luchando contra viudads negras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Hola, Isidro, una señora que consigue hacer fortuna con los bienes ajenos... Coleccionista de patrimonios y matrimonios... Por tanto, una tía de p. m, ¿no? Pero yo no me acercaría a ella si fuese hombre, ja, ja, ja... Bien lejos... Me ha gustado mucho el tema y el modo de desarrollarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tendría miedo en acercarme a ella. Le resultaría completamente invisible, pues no tengo nada interesante para su colección.
      ¿O quizás sí?
      Jejeje. Muchas gracias María José.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Isidro, más vale que esos escritores acaparen y guarden a buen recaudo todas las letras posibles, ya que esta viuda puede acaparar con todo.
    Un relato original y como ha dicho, Antonio, con tu toque personal.
    Un abrazo, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aplícate el cuento, ya sabes. Ah! si te dice que quiere escribir en "50Palabras", no te dejes engatusar; dale una falsa dirección. Háblale de universos paralelos, de la teoría de cuerdas, o del camarote de los Marx. jijiji!
      Muchas gracias, Javi. Un placer leerte.
      Dos abrazos.

      Eliminar
    2. De universos paralelos sí, ¡¡¡del camarote no!!!.
      Ya me entendéis los dos.

      Eliminar
  6. Esos escritores pueden parecer aprensivos, cuando en realidad son realistas, previsores y prudentes. Ante una depredadora que despluma y exprime lo mejor que tiene cada una de sus presas, es lógico que pongan a buen recaudo las palabras, el tesoro que más estiman.
    Imaginativo y bien construido, Isidro. Las dos primeras líneas definen muy bien a esa mujer fatal que puede existir (a mí me recuerda a más de una). Las dos siguientes y últimas, magistrales, hablan de buena creatividad y amor por las letras. Un conjunto lleno de simpatía y buen hacer.
    Te mando dos abrazacos, artista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en su momento, además de bibliotecas y librerías, páginas en Internet como 50Palabras, ENTC, REC, Wonderland y otras, inventaron la doble cerradura de seguridad informática ante el virus denominado: "La Viuda Alegre" Jajaja!
      Pero no te preocupes, unos cuantos quijotes voluntarios de las letras defenderemos el sitio cual "Los últimos de Filipinas"
      Dos abrazacos, campeón. Si supiera decirlo en tagalo, te lo diría, pero no tengo ni idea.

      Eliminar
  7. Hay mujeres con una habilidad especial para emparejarse con hombres destacados en cualquier ámbito y poder vivir de sus riquezas. A esta viuda le faltaba un grande de las letras en su colección amorosa. Y parece que suscita el recelo entre los del gremio. Algo tiene esta mujer con tal poder de seducción, aunque desconocemos su secreto.
    Una crítica mordaz llena de humor, Isidro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dices que "Hay mujeres con una habilidad..." yo digo que todas las mujeres tenéis especiales habilidades. Sólo necesitáis proponéroslo.
      Sí, al parecer, algunos del gremio están "Angoixats" com dirien els catalans. (O acollonits?)
      Un besazo, amiga Carmen.

      Eliminar
  8. Ay, Isidro! Que me está haciendo mucho daño la prensa del corazón... Me ha venido a la cabeza la llamada Reina de la Elegancia, en el papel couche. Enhorabuena, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé quién será la reina de la elegancia, pero me lo imagino y seguro que has acertado.
      Muchas gracias, Mariajo.
      Abrazos a tí y a Jesús.

      Eliminar
  9. Viuda lo que se dice viuda no creo. Más parece una exitosa divorciada de cantantes, políticos o escritores de esos a lis que adora el PEN. Pero el cuento es muy efectivo y vale para muchos casos. Y no hablemos de la ingenuidad de los hombres, porque hay viudos negros y muchos.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo.
    Muchas gracias por comentar, Lu.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Y a mí me han entrado ganas de un Ferrero Rocher... A ver si va a haber publicidad subliminal escondida en este micro... jejeje
    Aquí tenemos a una viuda muy seductora, y una serie de señores que se dejan seducir batiendo palmas con las orejas.
    Qué tendrá la viudita, que tendrá...
    Qué buscarán a ellos, qué buscarán...
    Muy buen micro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos casos yo digo lo de la Zorra y las uvas: "Están verdes"
      Jajaja!
      Muchas gracias, Galilea, ¡Qué fortuna la mía! (que diría Sergio Dalma)
      Mil gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Creo que han degenerado tanto los tiempos que el personaje que retratas en tu microcuento, y que a todos nos lleva inmediatamente a la misma persona, aunque como dice Ángel, podría pensarse en alguna más, se ha ido engrandeciendo últimamente, pues lo que ha venido después en el mundo rosa y el del papel couché ha sido de una chabacanería barriobajera y de una cutrez dolorosa.
    Lo que no sé es si el gremio de los escritores debe de preocuparse, en primer lugar, porque los que tienen fama, dinero y además son guapos -Juan Carlos Onetti decía que tenía una dentadura perfecta pero que se la había regalado a Vargas Llosa-, aunque ya hayan entrado en la vejez, son unos pocos, y no creo que los ojos de esas viudas como la que retratas vayan a fijarse en ellos, hay muchas otras profesiones más lucrativas y de mayor relumbrón hacia las que echar las redes, aun así, nunca está de más tomar precauciones.
    Muy refrescante y veraniego el microcuento, Isidro, lo he leído y releído con una sonrisa en los labios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que nadie pueda usurpar las letras ni las ideas de nadie. Por otra parte, como bien dices, no creo que les interese mucho a las gentes del papel couché ciertos temas, pues mirándose su ombligo y estando ante el espejo, les sobran los Arcadios Buendías, los Machbet, Quijotes, etc. etc. Pero eso sí: Son casi todos muy guapos. jejeje!
      Muchísimas gracias por comentar.
      Un fuerte abrazo, Enrique y saludos a Burgos.

      Eliminar
  13. Siempre que el escritor sea rico, le auguro un porvenir con la viuda, aunque no largo, por supuesto.
    Saludos, Isidro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, ¡Todo tiene un límite!
      ¿Cual será el siguiente? Ya se comunicará en...
      50 palabras!
      Muchas gracias, Plácido.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. Oy, oy, oy, por aquí también pasa la reina del papel "cuché".
    Fino y elegante, así es el bolo de Cincuenta palabras, con una de las mejores críticas a cualquier situación, personaje o parte de la sociedad. Sabes que me gusta mucho todo lo que escribes, querito Isidro.
    Te mando un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo no te voy a querer, Malu!
      Muchas gracias por todo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Las viudas millonarias son muy golosas, y a su alrededor surgen moscones deseosos de deglutirlas hasta el último céntimo de azúcar.
    Me ha divertido la ración de mordacidad que has puesto en el micro.
    Saludos virtualísimos, amigo Isido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has visto desde el otro punto de vista. Pero que es antes, ¿El huevo o la gallina? En este caso, yo lo veo claro a juzgar por las trayectorias y los intérpretes.
      Muchas gracias, María Jesús.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. No soy para nada asidua de la prensa rosa, pero a esta creo que sí la conozco. Y a su famoso amante escritor también, aunque me imagino que a partir de ahora va a escribir más bien poco. La vida social ocupa mucho tiempo.
    Como tú mismo dirías: "Quemancantao, Isidro". Eres muy divertido escribiendo y no solo en esta página, también en círculos más reducidos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asun, tú que eres "muapañá", vete preparando el discurso de bienvenida al susodicho escritor, por si desea entrar en el Club 50Plbrs, pues puede ser que no "le dé la vida" para escribir una "novela río" pero sí nos pueda deleitar con buenos microrrelatos.
      Gracias. ¡Tú si que eres diver!
      Un beso.

      Eliminar
  17. Dos imágenes muy bien narradas: la de esa viuda ante los flases y la de esos amantes de las palabras afanados en preservar aquello que más quieren; todo integrado en un fondo de fino humor surrealista.
    Muy elegante y divertido, Isidro.
    Un abrazaco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Quique.
      Dos abrazacos.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!