Mindfulness

Cierro la puerta. Cada vez soporto menos la tensión. Hoy no sucederá. Respiro consciente antes de comenzar la reunión. La ira acumulada cabe en un puño. Después, la calma. Reparo en la sangre de mi corbata y abro a la policía. Mientras me esposan dicen que soy el único superviviente.
Escrito por Jerónimo Hernández de Castro - Twitter

34 comentarios :

  1. Esas técnicas del Mindfulness, tan de moda, están destinadas a la relajación y el bienestar. Tu protagonista parece haber hallado un camino para relajarse propio y diferente, solo que a costa de terminar con la vida de sus compañeros de curso, que gracias a su mediación radical han alcanzado la calma permanente.
    Siempre es un placer leerte y más saludarte, Jero
    Un abrazo fuerte, de verano

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1/7/17 17:59

    Muchas gracias por tu comentario Angel. LA técnica es un medio que a veces nos aleja de lo fundamental un abrazo enirme

    ResponderEliminar
  3. Contundentes forma y contenido. Saludos, Jerónimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo1/7/17 18:37

      Gracias Manuel quería jugar con el sosiego del principio para llegar a la sorpresa del final. In abrazo

      Eliminar
  4. Jerónimo, contundente historia. Me gusta mucho esa "ira acumulada que cabe en un puño" y que yo interpreto como el arma que lleva y con la cual realiza la matanza tu protagonista. Y ese detalle de la corbata es genial.
    Muy bueno, Jerónimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/7/17 10:59

      Muchas gracias Javier. Me gusta tu interpretación del arma en el puño. Yo iba por la técnica de relajación que consiste en concentrar la tensión apretando un músculo pero siempre hay nuevas perspectivas. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Esta técnica psicológica de origen oriental exige un alto poder de concentración en el ahora, dejando que fluyan los pensamientos sin juzgarlos. El protagonista se ha dejado llevar por ese fluir y ha actuado sin cortapisas. Al salir del trance, ha asesinado a sus compañeros. Pero a él le invade la calma.
    Muy bueno, Jerónimo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/7/17 11:03

      Muchas gracias Carmen. En el fondo todas las técnicas necesitan sentido crítico y un poco de ética. Si no... puede pasar cualquier cosa. Un abrazo

      Eliminar
  6. ¡Jobá!, qué fuerte el final. Me ha atrapado tu relato... Es un final sorprendente, como debe tener todo buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/7/17 13:03

      Bien! Me alegra mucho Iñaki.Conseguir la sorpresa con tan pocas palabras es una alegría. Un abrazo

      Eliminar
  7. Soy Jero Hernández. Disculpad mi torpeza porque veo que mis respuestas aparecen como Anónimo. Un abrazo para todos

    ResponderEliminar
  8. Me parece una obra de arte tu relato, Jero. Has descrito en la primera parte la técnica usada por tu personaje para dejar que nos estalle la verdadera misión del relato con ese final impactante.
    ¡Genial!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Pablo! Siempre entusiasta eres un estímulo para seguir escribiendo. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. Por fin alguien que entiende de verdad el mindfulness jejeje
    Muy buen relato Jero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Raquel! Sin duda en lo que parece inofensivo se oculta a veces lo más violento. Siempre atentos para que no nos pase nada . Un abrazo

      Eliminar
  10. Así, así, contundente. Hace tres años intenté explicar aquí los efectos del mindfulness, pero más a lo Heidi y no cuajó. Ahora entiendo por qué, Jero.
    A sus pies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje gracias Patricia. Quizá tu sensibilidad es más adecuada que la mía. Me alegra que te haya gustado. Una reverencia y enhorabuena por tu reciente éxito como poeta en El cultural. Apapachos

      Eliminar
    2. Gracias, Jero. Me da mucho corte porque no lo esperaba y no lo he contado. Un beso.

      Eliminar
  11. Mindfulness post homicida. Aquí y ahora, entre la sangre y la muerte. Excelente.

    ResponderEliminar
  12. Gracias por tu comentario Ricardo. Conciso, breve y muy estimulante para mi. Abrazo

    ResponderEliminar
  13. Lo de la calma (después de la tempestad) me ha recordado a un asesino en serie que decía que sentía una gran “paz mental” después de asesinar a sus víctimas.

    El cerebro es algo curioso a veces.

    Mucha suerte Jero ♣

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Esperanza! Desde luego estas cabecillas nuestras son un mundo. Un beso

      Eliminar
  14. Miedito me da este micro, por eso me gusta. Todo lo que me arranque un sentimiento, es que funciona (desde mi perspectiva, claro). Me impone, ja ja ja. Un abrazo, Jero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que estas 50 palabras te hayan despertado un sentimiento. Esa es la magia que buscamos y conseguirlo para mi es el mejor éxito. Un beso Maria José.

      Eliminar
  15. Mirar a veces con calma en el interior de nuestra mente puede dar como resultado más de una sorpresa, igual que el final de tu historia. Me ha gustado la potente imagen de la sangre en la corbata. Por mucho que se le haya desatado la mente, las formas no lo han hecho. Un saludo, Jerónimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina. Lo de la corbata ha tenido un éxito inesperado. Un detalle pequeño en medio del desastre.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  16. Creo que el protagonista de tu micro, Jerónimo, podrá ahora practicar el mindfulness sin distracciones. Mordaz. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Plácido. Quizá piense un poco en los sentimientos de los demás
      Un abrazo

      Eliminar
  17. Jerónimo, me parece que tu protagonista ha llevado las técnicas de relajación hasta sus últimas consecuencias.
    Muy buen micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Pilar. Es verdad que tanta relajación le ha llevado a un sitio inesperado. Un gran abrazo

      Eliminar
  18. No sé si el fin justifica los medios en este caso. Yo creo que no, jeje, pero no cabe duda que a tu protagonista le ha llegado la paz y la calma y hasta la transmite a la policía.
    Muy buena esa filosofía, será cuestión de estudiarla.
    Magníficamente contado el relato tanto por su estructura, como por las frases tan sugerentes y contundentes.
    Un abrazo, Jero.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias Isidro! Me alegra que te haya gustado eres muy amable
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  20. No se que es el mini eso, pero me gusta tu relato, porque es el superviviente y porque está muy bien escrito
    Un abrazo de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jero Hernández7/8/17 17:14

      Muchas gracias a los dos! Un abrazo enorme

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!