No habrá recompensa para los malvados

—Allah, ya estoy aquí. ¿Dónde me esperan las setenta y dos huríes que me corresponden?

—Yo no pedí tal barbaridad en mi nombre. Nadie te espera.

Rubén soltó el bolígrafo sobre la mesa. Pensó que escribirlo le aliviaría, pero no podía dejar de mirar la cama vacía de su hermano.
Escrito por Galilea - Twitter

21 comentarios :

  1. Sorprende ese giro genial que convierte en acto presente de escritura el dolor de una víctima ante el vacío brutal de la pérdida.
    Impactante, Galilea. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Galilea, a lo mejor me equivoco en mi interpretación. Está claro, que ni el propio Allah quiere que maten en su nombre, y hace ver al terrorista suicida que lo prometido es una falsedad.
    Mi duda es si, Ruben, es hermano de una víctima o rizando el rizo de mi imaginación, es hermano del terrorista.
    Sea como sea, Galilea, me parece un relato excelente, con un título muy bueno, y una narración genial. Enhorabuena.
    Besos, Galilea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Javier... en principio puede dar lugar a duda. Pero si nos centramos en que lo que busca al escribirlo es "alivio"... Digamos que busca un castigo para el asesino... no una "justificación"... Pues entiendo que clarifica bastante, poniéndose en su lugar... ¿Qué te parece?... Ya me dices... A ver si llegamos a la misma conclusión.
      Muchas gracias, Javier!

      Eliminar
  3. Lo penoso es que para los más malvados sí parece haber recompensa, aquellos que incitan al odio a otros para no mancharse ellos las manos.
    ¿Culpables o también víctimas? Un micro que da para pensar mucho.
    Un abrazo, hermana de tierra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto... más allá del último eslabón, hay muchas más manos responsables y manchadas de sangre.

      Gracias por tu comentario, paisana!

      Eliminar
  4. Está claro que escribir alivia, es una terapia, te libera, etc... Pero cuando el dolor es grande solo el tiempo ayuda. Un tema de total actualidad, que ya quisiéramos que no lo fuese. Muy lindo, Galilea. Muy sentido. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Muchas gracias por comentar, María José

      Eliminar
  5. Galilea, a veces los hombres cometen las más terribles barbaries en nombre de los dioses, cuando ningún dios les pediría eso, solo los propios hombres son tan crueles.
    Los que se quedan sufren siempre las consecuencias, tanto de la vergüenza como de la pérdida. Algunos intentan desahogarse a través de la escritura.
    Muy buen micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. El mayor de los castigos para la más necia de las personas es que su acción atroz no se vea recompensada, que sienta la brutalidad cometida, saber que no hay recompensa para los malvados, solo cargar de manera perpetua con la inutilidad del propio sacrificio y del daño provocado, el saberse engañado y manipulado por otros. Todo ello, no consuela al hermano de una víctima de esa sinrazón, cuyo vacío nunca podrá llenarse. En un caso así ni siquiera la escritura sirve de consuelo, nada lo hace.
    Buen relato.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente esto quería transmitir! Me alegra que lo hayas visto igual.
      Muchas gracias por comentar, Ángel!

      Eliminar
  7. El hermano de una víctima del terrorismo de raíz religiosa intenta aliviar su dolor con la escritura. En algo le ayuda este diálogo entre el terrorista, que ve frustradas sus expectativas, y Allah, que no desea que se cometan más barbaries en su nombre. La escritura puede ser terapéutica, pero no alcanza a restituir la pérdida.
    Muy buen micro, Galilea. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así mismo.
      Muchas gracias por leer y comentar, Carmen!

      Eliminar
  8. No habrá recompensa para los malvados de a pie, ni castigo para los grandes malvados, esos que prometen en nombre de Allah u otros dioses y siempre consiguen carne de cañón para satisfacer sus odios o sus oscuros intereses. La escritura, entre sus bondades, no posee la de aliviar los dolores recientes, los que solo el tiempo logra mitigar.
    Muy buen micro, Galilea.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado. Gracias por tu comentario, Georges!

      Eliminar
  9. Entiendo al protagonista de tu micro, Galilea. ¿De verdad hay un Dios que quiere que se le adore mediante el asesinato? Pues vaya Dios. Creo que si Dios es todopoderoso, no necesita que nadie se convierta en juez y ejecutor en su nombre; ya se ocupará él.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y comentar, Plácido

      Eliminar
  10. El hombre bomba y su posteridad, que algunos se han encargado de inventar para que desde la infancia los niños se conviertan en kamikazes. Algo parecido al Paraíso prometido por Platón, en su "República" para sus soldados
    Te deseo suerte, Galilea
    Besito virtual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es...😔😔
      Gracias por leer y comentar, María Jesús

      Eliminar
    2. El título de tu microcuento encierra una gran verdad, nada más absurdo que ser premiado con el paraíso por haber asesinado a personas inocentes de forma indiscriminada. Puede que no exista dios alguno, pero de existir alguno es inconcebible que fuese uno que premiase tales salvajadas.
      Así lo dice el dios de tu historia, no puede ser un dios el que conduzca a la gente hacia el crimen y la barbarie, sino individuos rencorosos y diabólicos que utilizan la religión para lavar el cerebro a los débiles mentales, aunque estos hallan pasado por la universidad.
      Aparte de esa verdad palmaria, tu microcuento tiene esa segunda parte de dolor donde una víctima mira la cama vacía de su hermano, y tiene que escribir acerca de su tragedia para ponerle un paño a esa fiebre que, probablemente, ya no lo abandonará en la vida.
      Terrible y actual tu microcuento, y muy bien estructurado en esas dos partes que alumbran los aspectos más importantes del problema tan terrible al que nos enfrentamos las sociedades actuales.
      Un abrazo, Galilea.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!