No hay dos sin tres

—Mamá, no necesito ir al colegio.
—¿Qué pasa?
—Contigo aprendo más...
—Bobadas
—Mamá, el verbo "amar" me lo enseñaste tú.
—¿Y?
—También matemáticas.
—¿Como qué?
—Pues que tú y yo nunca dejaremos de ser tres.
—¿Tres, cómo es eso?
—Papá nos protege desde el cielo, dijiste...
—Verdad, hijo, somos tres.
Escrito por Ismael González Martín

10 comentarios :

  1. Entrañable y bien desarrollado diálogo entre madre e hijo, hasta la última línea donde descubrimos el "quid" de la historia.
    Bien, por la ingenuidad del niño.
    Suerte y un saludo

    ResponderEliminar
  2. Qué bello diálogo. Parece que es un infante de primaria el que habla con su mamá. Esa inocencia cargada de profundo amor hacia su madre y su padre que ya partió. Te ha quedado maravilloso.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta esa manera de sumar. Hasta ahora admitía que 1 más 1 no siempre son dos, pero me has descubierto que amor más inocencia convierten en posible el resultado más improbable.
    A los colegios, normalmente, les suele faltar esta visión emocional de las matemáticas.
    Sensible y directo. Saludos, Ismael.

    ResponderEliminar
  4. En mi caso, que confieso ser muy "de letras", que respeto los números como necesarios pero me parecen muy fríos, me quedo con la forma de sumar de ese pequeño tan lúcido. Bien orgullosa ha de estar esa madre y también el padre. Un diálogo entrañable y un título muy bien traído.
    Un saludo, Ismael

    ResponderEliminar
  5. Ohhhhhhh. Precioso. Me ha encantado, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  6. Me ha entristecido este dialogo,pero al mismo tiempo,me ha gustado por su sencillez y sorpresivo desenlace. Y es que toda buena historia ha de tener un final sorprendente. Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Un micro entrañable, Ismael.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Un micro cargado de ternura y profundo sentimiento. Felicidades, Ismael. Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!