Cita en el mercado

Mientras sus labios bisbisean una extraña letanía, la ventanilla del coche les devuelve una sombra creciente de recelo y sospecha. Dos portazos sacuden las luces del mercado. Alá les aguarda con setenta y dos huríes de pechos turgentes y vaginas intactas. "Restañadas", piensa Mohamed, porque no le salen las cuentas.
Escrito por Luis San José - Web

8 comentarios :

  1. Cuando se parte de una hipótesis indemostrable, las cuentas no pueden salir nunca. Terminar con inocentes y esperar a cambio una recompensa es una ecuación con un planteamiento erróneo y un resultado atroz injusto y absurdo. Bien expresados esos portazos que sacuden las luces del mercado, un contar sin decir que te caracteriza, digno de reconocimiento.
    Un abrazo fuerte de verano, Luis

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Ángel.
    Espero que no tengamos otro Charlie Ebdo, por trivializar el tema llevándolo al puro campo matemático. Pero claro, aparte de que las vírgenes dejan de serlo con el primer uso, a razón de 72 vírgenes por "mártir", no creo que haya en este mundo ni en el de más allá, cuentas que salgan, a no ser que la virginidad se pueda "restañar", como hacíamos con los pucheros en mi pueblo.
    Buen verano

    ResponderEliminar
  3. Me parece a mí que algunos de estos terroristas (por no decir la mayoría) son más bien entusiastas del sexo solitario. Más que setenta y dos huríes necesitarían un psiquiatra.
    Saludos, Luis

    ResponderEliminar
  4. Enrique Caño4/8/17 14:34

    Un micro en forma de denuncia de los actos terroristas y machistas. Ojalá algún día todos estos acontecimientos que nos cuentas pasen -definitivamente- a la historia.
    Enhorabuena, Luis.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta tu denuncia sobre, y aquí me pongo muy coloquial, la comedura de tarro a la que son sometidos los kamikazes. Tiene cierta sorna. A este respecto, yo siempre he pensado que es muy fácil para una persona que ha sufrido y tiene rencor dentro hacerle entrar en el juego del odio y la venganza y para aquellos que aparentemente no tienen una causa personal, porque no han matado a sus seres queridos o destrozado sus poblados, supongo que es fácil también para gente que no tiene un proyecto real todavía en sus vidas, darles el honor de ser héroes y luchar por una causa. Para nada estoy de acuerdo con nada de esto, espero que no se me mal intérprete. Pero esta claro, que estas son las puertas de acceso para conseguir que estas personas entren al trapo,y hagan esas barbaridades inmolandose.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Les explicarán que les espera el paraíso, que hay vírgenes "para dar y vender", que es lo máximo que pueden hacer por su pueblo... Una pena que encuentren tantos candidatos, señal del negro futuro que ven muchos. Necesitan más "armas de construcción masiva", o sea más educación (una gran frase de Marjane Satrapi). Así ellos mismos pararían este sinsentido.
    Bien narrado Luis, y buen detalle el "restañadas" y que haga cuentas, desgraciadamente le faltarán manos para contar.
    Un abrazo.
    Carme.

    ResponderEliminar
  7. Luis, siempre que leo o escucho algo sobre semejante asunto, no dejo de pensar en la necesidad tan grande de paz que tenemos en el mundo. Es una utopía pretender que cada pieza del puzle llamado "planeta tierra" encaje a la perfección, pero seguro que todos deseamos que sea así. Ojalá esto funcione como llamada elevada al universo y nos sea devuelta en forma de realidad, de verdadera armonía.

    Besitos. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  8. Y el diablo se vistió de humano... A veces pienso si no habría que distinguir entre humanos y no humanos aunque lo parezcan. Así no me remordería la conciencia si en algún momento defiendo la pena de muerte, porque al fin de cuentas no son seres humanos. A veces. A veces pienso en aquella imagen de un niño sirio (Alan Kurdi), ahogado en una playa, con su camiseta roja y su pantalón azul, inerte... A veces. A veces pienso en ese otro niño de camiseta azul tendido en las Ramblas de Barcelona... A veces. Solo a veces, porque necesito seguir viviendo.
    O quizás no.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!