Entre sueños e irrealidades

Un día despertaba en Chicago, padre soltero de un adolescente que soñaba con ser astronauta. Al otro día despertaba en la primera colonia en Marte, ingeniero de sistemas de oxígeno, solterón empedernido. En las noches del siglo XXII, el hijo soñaba ser su padre en la Tierra del siglo XXI.
Escrito por Alejandro Cárdenas - Twitter

33 comentarios :

  1. ¡Bienvenido, Alejandro!
    Me parece de una imaginación desbordante tu microrrelato. Se agradece que aparezcan propuestas de ciencia ficción y de calidad, como este micro.
    Defines a la perfección esos despertares entre la irrealidad y los sueños.
    Genial el título, a lo que yo doy mucha importancia.
    Lo dicho: un excelente micro que le da frescura a nuestra comunidad.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy gentil Pablo.
      Primer intento, de otros por venir.
      Ya iré afinando el lápiz conforme aprendo enormidades leyendo a los geniales escritores que ustedes tienen por aquí.
      Fuerte abrazo a ti y a toda la comunidad de cincuentapalabras.com

      Eliminar
  2. ¡Bienvenido, Alejandro! Tu propuesta es imaginativa y original. Savia nueva que es muy bien recibida por mi parte (y, seguro, por la del resto de la Familia Cincuentista). Te seguiré leyendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María José ;)
      Abajo comento más sobre tu bienvenida!

      Eliminar
  3. Rafael Domingo8/8/17 20:26

    Gran relato inicial. Será preludio de muchos...seguro.
    Bienvenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael Domingo ;)
      Abajo comento más sobre tu bienvenida!

      Eliminar
  4. Gracias por vuestros comentarios María José Viz y Rafael Domingo.
    Esto de querer relatar una historia con multitud de aristas y recovecos, introducirla, ponerle trama y desenlace, tratar de esbozar sus escenarios, y en tan solo 50 palabras, es un reto mayúsculo.
    Se asemeja, a mi parecer, al arte tan fino de expresar mucha belleza en un poema japonés de tan sólo 3 versos y 17 sílabas por ejemplo.

    ResponderEliminar
  5. Viajes en el tiempo y el espacio a bordo de una imaginación sin fronteras ni fechas hacia el mejor de los sueños; viajar a la piel del propio padre.
    Un buen relato tras una gran imaginación que promete.
    Bienvenido, Alejandro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Antonio Bolant
      deja encuentro la fórmula para comprimir cien kilos de imaginación en 50 gramos de palabras y ya veremos que va saliendo... jeje....
      Muy agradecido por tu lectura y comentario.

      Eliminar
  6. Hola, otra vez, Alejandro.
    Me gusta mucho tu micro. Has tratado de introducirnos en una época futura, sin perder de vista la actualidad. Del juego de esas dos premisas presente/devenir ha resultado un micro interesante, con un título acertado, como bien dice Pablo, y que te deja con ganas de seguir leyéndote en lo sucesivo. Bienvenido a esta tu nueva familia literaria.

    Felicidades por tan brillante comienzo.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay que rico me que queda tu comentario
      se siente uno de verdad acogido en el seno
      de una familia de "cincuentistas"
      (como genialmente asevera María José Viz)

      Gracias por adentrarte un poco en las aristas de este relato y entender esa conexión entre el Sci-Fi y los sentimientos, entre el futuro y pasado de un chico, que de noche se conecta tan intimamente con su padre fallecido, que sueña con ser él cuidando de su yo adolescente en un pasado que ha dejado atrás, con todo el sacrificio que eso conlleva, al aventurarse ante lo peligrosamente desconocido que debe significar ser pionero en un planeta hostil y poco explorado.

      Por aquí andaremos, recortando las esquinas y reduciendo los ángulos de los relatos, que de 360 grados completos puedan quedar en 50 grados compactos, densos y finos.

      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  7. Genial estreno, Alejandro! El micro es muy "tú"... Soñador, alma inquieta, con esas ganas de descubrir, aprender y perfeccionarse. Viajero estelar...! No podía faltar, esa mirada al Universo y sus planetas. Volar... y alcanzarlo todo. Presente, pasado y furturo. Ser su padre y vivir su tiempo y sus circunstancias... lo que haga falta! A tu micro y a ti... no se os puede poner puertas al campo! En cincuenta palabras, has abarcado tooodo lo abarcable. Sin límites...tu imaginación, no los conoce. Ni falta que hace!
    Encantada de compartir letras también por aquí... entre sueños, realidades y lo que venga de esa mente inquieta que se te desborda.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  8. Ay @Galilea
    Es maravilloso tu comentario, mil gracias.
    Pues tú me conoces de relatos más largos y abundantes.
    La técnica de comprimirlos al máximo pues es un proceso en el que me encuentro.
    Nuevamente, mil gracias por tu visita y maravilloso comentario
    un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  9. Enrique Caño8/8/17 23:57

    Bienvenido a Cincuenta Palabras, Alejandro. Ha quedado plasmado en tu micro que tienes una gran imaginación y mucho talento que dar.

    Leyendo comentarios anteriores queda corroborado que no has pasado desapercibido y se vislumbra ese espíritu inquieto y soñador que refleja este "Entre sueños e irrealidades".

    Muchísimas felicidades por este gran estreno y bienvenido, de nuevo, a 50 palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy gentil Enrique Caño.

      Pues como le comento al resto de cincuentistas, el reto se me hace mayúsculo. Pero será un gusto seguir intentándolo y sobre todo aprendiendo muchísimo de las magníficas plumas que aquí he encontrado.

      Un fuerte abrazo Enrique!

      Eliminar
  10. Alejandro, bienvenido a esta gran familia de 50palabras.
    Por lo que leo has tenido un gran estreno con tu relato, en el que mezclas sueños, sentimientos e imaginación. Como tú has dicho en una de tus respuestas, y ambos sabemos bien, esto es como un poema japonés breve, donde el reto es encontrar las palabras precisas que expresen mucho en tan solo 50palabras. Hoy lo has conseguido.
    Me alegro mucho que me hicieras caso y te hayas animado a compartir tus relatos con nosotros. Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran gusto es verte por aquí mi querida Sensei Pilar.

      Gracias por la bienvenida y por aquí andaré también dejando pedazos de imaginación, mis mundos imaginarios enteros, en cada relato cincuentista.

      Fuerte abrazo!

      Eliminar
  11. Alejandro, lo primero darte la bienvenida a 50 palabras.
    Nos presentas un relato que vuela en el tiempo y que como bien titulas va entre sueños e irrealidades. Ser capaz de poder viajar en el tiempo y ser y soñar ser alguien. Pero al mismo tiempo añorar por ser el pasado en el futuro.
    Buen estreno.
    Un abrazo, Alejandro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy atento Javier. Por aquí espero seguir contribuyendo con mis 50 granitos de arena cada vez que pueda.

      Eliminar
  12. Viajes en el tiempo entre sueños y despertares, en busca del origen.
    Buen estreno, Alejandro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Juegas con la imaginación como una poderosa máquina del tiempo que nos puede llevar de época en época recreando nuestra propia existencia. Ser el propio padre de uno es sin duda, alterar los parámetros lineales del tiempo y concebir dimensiones alternas dentro de la estructura espacio-temporal del universo.
    Ya en tu comentario a mi relato dejaste constancia de tu amor por el género; ahora lo ratificas con una incursión espléndida, ambiciosa y bien trazada. Mi enhorabuena y mi bienvenida a la página como escritor. Una nueva estrella alumbra el cielo de Cincuenta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres en extremo atento mi estimado Manuel Bocanegra. Muchas gracias por tu bello comentario que me deja sin palabras. Agradezco primeramente que me recuerdes de mi comentario a tu relato de Sci-Fi. Maravilloso por cierto.
      Apenas estoy aprendiendo este delicado arte de sintetizar una historia hasta sus mínimas expresiones para ser un cincuentista. Pero prometo aplicarme y aprender mucho de vuestras excelsas plumas.
      .

      Eliminar
  14. Hola, Alejandro. Aunque ni sé ni entiendo gran cosa de ciencia ficción, lo que sí sé es que tu relato está muy bien escrito y nos permite disfrutar de lo que nos cuentas,a pesar de que su argumento, al menos para mí, nos pueda causar algo de miedito, por si esa irrealidad pudiese acabar tornándose en realidad. Me ha gustado. Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jesús. Sabes, de Sci-Fi finalmente, este relato tiene poco, apenas dando un pasito adelante en un siglo XXII en donde es casi seguro tendremos ya un pie en Marte (todas las incursiones científicas presentes así lo vislumbran). Por lo demás es más un relato de un hombre con sueños recurrentes, y ese sueño es en gran medida en honor al recuerdo de su padre que lo crió sólo. Su conexión mientras el crecía habrá sido tan intensa que eso ocasiona estos sueños recurrentes. Pero bueno, de psicología poco sé, imagino que un psicólogo podría ahondar en esto mucho mejor. Un abrazo.

      Eliminar
  15. me encanta la fantasía del personaje, similar a la del autor. Un relato ingenioso y bien construido.
    Un abrazo de los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose María Garrido.

      En un relato largo la incognita permanecería a lo largo de toda la trama y el lector simpatizaría o más con el padre o con el hijo, queriendo que uno o el otro sea el verdadero, y luego al final, la alegría o el desencanto de que el personaje genuino siempre fue el hijo en siglo XXII.

      Un abrazo cordial!

      Eliminar
  16. Nadie se conforma con su suerte, ni siquiera los marcianos. Buen juego espaciotemporal, Alejandro. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura y comentario Plácido Romero. Saludos.

      Eliminar
  17. Me gustan los relatos fantásticos. Y éste tiene mucha imaginación. Y el hilo conductor está muy bien llevado.

    ResponderEliminar
  18. Fantasía desbordante en este relato, Alejandro.
    Me lo he pasado muy bien imaginándolo.
    Suerte y un saludo

    ResponderEliminar
  19. Buen relato. Describes de una forma muy original el conflicto que sufre el protagonista. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  20. Si la vida ya es bastante compleja en su discurrir lineal del tiempo, me imagino lo que debe de ser una vida donde todo se trastoca de un día para otro, donde uno es una persona un día y otra persona otro día, donde de pronto se está viviendo en un siglo para después vivir en otro, como suele decirse, sería para volverse uno loco.
    Por suerte, eso no supone ninguno trastorno para la imaginación, para los sueños, que pueden ser todo lo disparatados que quieran sin que eso afecte a nuestro equilibrio mental, al menos, al de algunos, porque sí que hay muchos que acaban perdiéndose en sus delirios y cuando estos son sangrientos pueden ocasionar terribles crueldades y matanzas.
    Pero sin salirnos de la imaginación, lo que nos revelan todas esas posibilidades es lo endeble que es el cañamazo con el que están hechas nuestras vidas; cómo, en definitiva, somos hijos de nuestro tiempo, de nuestras circunstancias, y si esto cambiase, nosotros también cambiaríamos, pues el yo no es una escultura de granito en la que nos encarnamos cada día al despertarnos, sino una plastilina manoseada por todo y por todos, incluidos nosotros mismos.
    Así que en tu microcuento has reflejado muy bien, en tan solo cincuenta palabras, todas esas perplejidades y paradojas, todos esos misterios que parecen agrandarse contra más sabemos del universo y de la vida.
    Enhorabuena, Alejandro, un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!