Apariencias

El vecino declarará que M. era muy majo y nunca le haría daño a nadie, que siempre saludaba. Eso será mañana. Hoy M., como si nada hubiera ocurrido, frota a su hijo la parte dolorida mientras recita «sana, sana, culito de rana, si no te curas hoy te morirás mañana».
Escrito por Lluís T.

2 comentarios :

  1. En ocasiones, detrás de una sonrisa se oculta un monstruo. Un buen micro. Saludos, Lluís

    ResponderEliminar
  2. M. de monstruo, desde luego.
    Dios nos libre de las apariencias.
    Un saludo.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!