Nada y todo

Postración, nuca, frío metálico, espasmo, detonación, estallido, humo, vacío, nada. Una cabeza volada más y una menos.

Zigzaguea la sierpe entre las piedras manchadas de sangre. Lengua bífida se desliza entre las primeras páginas. Rúbrica de tinta roja.

Lágrimas, peticiones, hoyo, olvido.

Marisco descabezado, vuelo de corchos, explosión de champán.
Escrito por María Jesús Briones Arreba

27 comentarios :

  1. Mª Jesús, estos párrafos parecen como golpes para llamar la atención del lector, y lo logras. A mí me da la impresión que hablas de un atentado, que en los primeros días está en primera plana, pero que luego ocurre lo que tu dices: lágrimas, peticiones,hoyo, olvido.
    La última frase de celebración pudiera ser la que realizan los asesinos. Tal vez mi interpretación sea errónea, pero es la sensación que me ha quedado al leerte.
    Buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier:
      Gracias por tu comentario y tu "no erronea", interpretación
      Saludos

      Eliminar
  2. Sin apenas adjetivos, abundantes sustantivos y escasos verbos has dibujado una descripción a base de pequeños fogonazos. Tomados de forma individual puede que no digan mucho, es en su conjunto como toman sentido. También llama la atención que todo comienza con una cabeza desplazada de su lugar y termina con cabezas de marisco consumidas en una celebración. Igual me equivoco, pero me apunto a la interpretación de Javier sobre un atentado y toda la triste secuencia que conlleva, con el contraste de la celebración final tras la atrocidad, que solo puede alegrar a los asesinos fanáticos.
    Un relato que se sale de los cánones a los que estamos acostumbrados, donde se aprecia el esfuerzo de realizar algo distinto.
    Un abrazo, María Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Ángel, quise comenzar y terminar el relato "Sin cabezas".
      Celebro tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  3. M. Jesús, original manera de contar una historia, sin verbos. Siguiendo la secuencia de tus palabras, me sugiere cuando los locos asesinos terroristas islámicos, muestran vídeos con rehenes postrados de rodillas y los matan disparando en su nuca. Así sellan un nuevo crimen que aparecerá en todas las portadas.
    En contraposición, en el último párrafo, nos hablas de un mundo totalmente opuesto, donde descabezan marisco y beben champán. Unos no tienen nada mientras que otros lo tienen todo, como dices en el título.
    Muy buen micro tanto por el mensaje como por la originalidad del texto. Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Pilar: ¡Que piadosos son tus comentarios para mis "cuentitos"! Te lo agradezco un montón.
      Besitos virtuales.

      Eliminar
  4. M.Jesús, tu relato impacta como un disparo.
    Yo entiendo que se trata de una ejecución de las tantas que hubo y cuyos cuerpos siguen en un hoyo o una cuneta, con peticiones de familiares que quedan en el olvido.
    Y el final de la guerra celebrado por los vencedores (los que rubricaban las sentencias). -- no sé si este es el sentido del segundo párrafo.
    De aplaudir a raudales.
    Un abrazo.
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta mis oídos tus aplausos, creo que no demasiado merecidos, pero es halagador.
      Besitos, Carme

      Eliminar
  5. Carmen Hinojal13/11/17 17:11

    Maria Jesus, describes en tu micro tantas sensaciones, a modo de trallazos, que es imposible esquivar la cruda realidad. Buen micro, amiga. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que hayas dedicado tu tiempo a comentarme.
      Gracias, mil

      Eliminar
  6. A mí lo que escribes siempre me parece "hard core", muy fuerte, tía, muy fuerte. Con tan solo una palabra, cuentas un relato. De modo que con cincuenta, toda una novela. Mucho mérito y, sobre todo, mucho arte. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iñaqui: Muchas gracias por tus palabras, que las considero de "alta tensión literaria". Me has dejado tiesa.

      Eliminar
  7. Narras, con fogonazos terribles de estilo nominal, la barbarie, la decapitación, la muerte. Y finalizas con una celebración, un banquete. Es un duro contraste entre la nada y el todo de tu título.
    M. Jesús, yo no sabría decirte quiénes son los verdugos ni las víctimas de estas atrocidades. Todas las versiones que han ofrecido con anterioridad los compañeros me parecen posibles. En todo caso, es un relato contundente escrito de forma muy original.
    Enhorabuena y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen: Es una pequeña "reproducción", de cualquier acto de barbarie/terror que se comete en el mundo.
      Gracias por leerme

      Eliminar
  8. En ese "Nada y todo" se encierran muchas historias. Has hecho un relato de los que a mi me gustan y me gusta mucho cómo lo has trazado. A veces tengo la sensación que algo así no vale, por eso no lo envío. Así que te felicito por esta forma de plantear tu cincuenta en este mes de octubre.
    Besicos M. Jesús

    ResponderEliminar
  9. Me hace mucha ilusión que te haya agradado el relato, aunque el tema no sea para "Ilusionar".
    Más besicos para ti, Cabopá

    ResponderEliminar
  10. Me sugiere su relato una ejecución al estilo de la mafia, la que es reseñada en todos sus pormenores por la prensa, con el único objetivo de alimentar el morbo y vender la noticia. Como siempre, los allegados a la victima claman por justicia, la que nunca llega, mientras los culpables celebran impunes. Perdón si divago, pero es que la historia se presta para que cada uno construya la interpretación que le apetezca. Asi me gustan los microrrelatos, abiertos. ¡Muy bien, María Jesús!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Beto. Te contesto como anónimo, porque tengo problemas para entrar en google.
      Saludos desde allende los mares

      Eliminar
  11. En un estilo telegráfico, de palabras que se van sucediendo unas a otras, y de frases enigmáticas que parecen sugerir lo peor, has pergeñado una historia que, a pesar de no estar narrada explícitamente, nos suena a conocida.
    A mí ese primer párrafo me ha recordado dos hechos horribles de la Segunda Guerra Mundial –la más horrible de las guerras que ha sufrido la humanidad-, uno es la masacre de Katyn, en la que fueron ejecutadas, de un tiro en la nuca, más de veinte mil personas en los bosques de Katyn por la policía secreta soviética. Hay una película de Andrzej Wadja, titulada Katyn que lo cuenta. El otro hecho que he recordado ha sido la masacre de las Fosas Ardeatinas, en la que fueron asesinados 335 civiles italianos -como acabo de ver ahora en Wikipedia-, una represalia ordenada por Hitler para vengar un ataque partisano contra los alemanes en Roma. También he visto una película que trata del tema, se titula Muerte en Roma, y el director fue George Pan Cosmatos.
    Pero lo que deduzco de la lectura es que te has querido referir al asesinato de Miguel Ángel Blanco. En el primer párrafo narras la ejecución, en el segundo, esa sierpe que zigzaguea entre las piedras manchadas de sangre es la del símbolo de ETA. Las lágrimas y las peticiones son las de todas las personas de bien que se rebelaron contra ese brutal asesinato, aunque ya se sabe que el muerto va al hoyo y la vida continua. Por último, ese marisco descabezado y ese champán son los de los etarras que festejan su ‘hazaña’, algo que solían hacer con regularidad.
    Si no es así, el microcuento, por desgracia, puede aplicarse a muchos otros hechos horribles que han sucedido, ¡ay!, y sucederán, en este desdichado mundo.
    Esa nada y ese todo se mueven entre El cero y el infinito, título de una novela de Arthur Kloester en la que denunció las purgas stalinistas, en las que también hubo tiros en la nuca.
    En fin, doloroso tema muy bien perfilado a base de estallidos emocionales que llegan a lo más profundo. Mis felicitaciones por tan buen microcuento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caliente, caliente, Enrique.
      Mil gracias por tu completo análisis

      Eliminar
  12. Se ve que el plan ha salido bien. Curioso micro. Pobre víctima, tan pronto olvidada.
    Un buen micro. Saludos, María Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es la vida, más bien la muerte de algunos desafortunados.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  13. La serie de sustantivos del primer párrafo golpea como una sucesión de latigazos y con la fuerza de un hecho que sucede frente a nuestros ojos.
    Me cuesta ver en los terroristas islámicos y sus seguidores los festejos con champán. Pero estos hechos de barbarie suelen beneficiar los intereses políticos o económicos de alguien y es aquí donde no me extraña el champán, los mariscos y muchísimo dinero.
    Enhorabuena. María Jesús, por cómo has abordado el micro. Ya me gustaría a mí poder escapar de las formas de siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus generosas palabras para el micro, Georges.
      Saludos

      Eliminar
  14. Destruir es más fácil que crear. El fanatismo es la nada, el no querer saber más allá de los dogmas inculcados. Esas palabras como balazos son el fracaso de la humanidad del humano, la victoria de la víscera animal sobre la capacidad de entenderse. Palabras sueltas que diseccionan la hoja de ruta de la sinrazón y que componen un micro trágicamente hermoso.
    Enhorabuena, María Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Antonio. Tienes alma de poeta, sin duda. Reflexionas y pones una nota sentimental en cada una de tus palabras.
    Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
  16. Parece que nos encontramos de pie frente a los asesinos y que, después, asistimos al festín de la celebración de la muerte causada. Violencia y dolor recorren el micro, que adopta una forma diferente a la usual, pero muy apropiada para el tema, pues tanto la estructura como las palabras irrumpen con una fuerza descomunal que no deja indiferente ni al "apuntador".
    Un relato impactante, Mª Jesús. Besos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!