Cara y cruz

Trabajador ejemplar, de los que ya quedan pocos. Cada día recibe elogios por la tarea bien cumplida. Amigo de sus amigos, solidario en todas las causas. Una conducta intachable. Siempre sonriente en las fotos, el primero en proponer un brindis.

En casa tiemblan cuando la llave rasca en la cerradura.
Escrito por Maest

11 comentarios :

  1. Por desgracia me temo que en demasiadas ocasiones ocurre así. Cuántas veces escuchamos a los vecinos o compañeros de asesinos o maltratadores que estos son unos santos y no se pueden creer lo que hayan podido hacer (presuntamente, por supuesto, aunque lleven el arma en la mano). Metes el dedo en la llaga, Maest. Suerte y un saludo.

    ResponderEliminar
  2. El comentarista aficionado adopta voces de hombre o de mujer según la caprichosa forma de la luna y cuando deletrea este relato dice que buen relato para expresar que de nada sirve las apariencias si no se ven reforzadas por el fondo. desde a cara del hombre eso puede resultar incomprensible, desde la cruz de una mujer es una verdad como un templo, Aunque el templo esté va

    ResponderEliminar
  3. Hay individuos así, con dos caras. Son los peores, los que más sorprenden a quienes en realidad no les conocen ni les sufren.
    Las cuarenta palabras del primer párrafo nos dejan clara una conducta intachable, las diez últimas del segundo echan por tierra todo los que dábamos por hecho. Buen golpe final, Maest.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Por desgracia esa doble imagen fuera y dentro de casa la tienen muchos hombres. Son ejemplares fuera y unos monstruos en el hogar.
    Un relato que es realidad, noticia diaria.
    Buen relato, Maest.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Que gran verdad Maest, este perfil de individuos, son lobos con piel de cordero. Con un gran carisma fuera de casa, encantadores de serpientes hasta que tienen a su víctima en la palma de la mano, y entonces cierran el puño, pero bien cerrado además. La cara y la cruz de una misma moneda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. La cara, la hermosa cara pública de este hombre, se convierte en una cruz de sufrimiento para su familia en la intimidad del hogar. Demasiados monstruos son respetados y apreciados porque nada sabemos de su oscuridad.
    Muy buen micro, Maest. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. He conocido a gente así. Abunda.
    Un buen micro.
    Saludos, Maest

    ResponderEliminar
  8. Maest, desde que empecé a leerte me hice fan de tus letras y lo sigo siendo. Me encanta como montas la historia (yo diría que muy real) del hombre de las dos caras.
    Me encantó.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Me ha recordado tu estupendo relato el poema de Leonard Cohen Todo lo que hay que saber sobre Adolf Eichmann:
    Ojos: normales
    Pelo: normal
    Peso: medio
    Estatura: media
    Características especiales: ninguna
    Número de dedos de las manos: diez
    Número de dedos de los pies: diez.
    Inteligencia: media
    ¿Qué esperabas?
    ¿Garras?
    ¿Incisivos enormes?
    ¿Saliva verde?

    ¿Locura?

    Saludos, Maest.

    ResponderEliminar
  10. !Hay tanta gente así! Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Enrique Caño10/12/17 17:11

    Parece que el protagonista tiene dos registros bien diferentes. Una identidad oculta; los que ven sus amaneceres no sospechan nada de sus anocheceres.
    Un micro estupendo, Maest.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!