Happy birthday

Sin ningún invitado, madre e hijo celebran el cumpleaños de Miguelín. Felisa no acepta que nadie le diga que ha malcriado a su niño.

—Sopla, chiquitín, pide un deseo.

Y enseguida aparta las dos velitas de números que han quedado apagadas sobre el pastel. Primero el cinco. Luego el cero.
Escrito por Pepe Sanchís

38 comentarios :

  1. Pues Miguelin es todo un hombre ya, y de niño le queda poco. Aunque en ocasiones para una madre por muchos años que pasen algunos hijos siempre son sus pequeños.
    Buen relato, Pepe, hay en el mismo un tono de ironía, me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier por tu comentario. Me alegro de que esta historia te haya gustado. Abrazos.

      Eliminar
  2. A mí me ha recordado la melancólica y malsana dependencia de Norman Bates y su querida mamá. Desgarrador y muy bueno, Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes toda la razón. Gracias por ayudarme a ponerle cara a Miguelito. Un abrazo, Patricia.

      Eliminar
  3. Un niño muy mal criado te ha permitido, una vez más, escribir un magnifico micro con el humor que te caracteriza. Muy bueno Pepe.
    Un abrazo. Hablamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Detrás de un niño malcriado hay siempre alguien que no ha entendido bien la evolución natural de los hijos. Gracias, Mª Luisa. Abrazos.

      Eliminar
  4. Tristes y patéticos estos personajes, Pepe. Cuánta ironía en esta relación malsana.
    Muy buen micro. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Carmen. Me ha encantado que hayas utilizado esas palabras tan pertinentes con el sentido del relato. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Jajaja Me parto de risa contigo, que sentido del humor más perfecto para escribir relatos breves. Tienes un estilo personal que destaca Pepe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Raquel. No sé si sabes que en alguna esquina, en sueños, he alcanzado la gloria. Besos y abrazos para ti también.

      Eliminar
  6. Detenidos en el tiempo, madre e hijo viven en un mundo anacrónico. El detalle de que no haya ningún invitado no es fortuito. Una pareja que ha decidido no crecer, como Peter Pan, pero sin glamour.
    Divertido y bien elaborado, Pepe.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, he intentado reflejar la soledad de ambos. Gracias por tu comentario, Angel. Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¿Cúal será el deseo que ha pedido Miguelín? Puede que sea el seguir como hasta ahora, solo y seguramente atosigado por su madre o poder lanzarse a los peligros de la vida, aunque sea sin red. Pero me da que no va a tener la oportunidad de elegir, si hasta ahora no ha querido o no le han permitido cambiar. Da para pensar (y mucho) el momento que has decidido mostrarnos de la ¿vida? de esta singular pareja. Me ha gustado. Suerte y un abrazo, Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jesús, por pasarte por este relato. Una buena pregunta la que planteas, su respuesta nos daría las claves para otra buena historia. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy bien planteado, describes una escena que dura apenas unos segundos pero que reconstruye toda la vida de dos personas aisladas del resto del mundo en una simbiosis enfermiza.
    Me ha gustado mucho, Pepe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Asun. Me satisface que te haya gustado. Saludos.

      Eliminar
  9. Una dependencia que traspasa los límites del tiempo. Miedo me da cuando Miguelín salte al albero de la vida lejos del regazo de su madre. Muy buen micro, Pepe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No saber cortar a tiempo esa dependencia seguro que los hace desgraciados. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo, Salvador.

      Eliminar
  10. ¿Quién no querría haber sido criado así? Muy bueno, Pepe.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya es hora de que rompa el cascarón! Gracias, Rafa. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Uffff... ¡Vaya con Miguelín! Me ha parecido un micro de terror, con un buen sentido del humor. Felicidades, Pepe, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Macarena, por pasarte por esta historia. Saludos.

      Eliminar
  12. Caramba con el nene; ¡si que se ha dejado querer!
    Simpática y bien contada esta celebración del 'pequeño' Miguelín, en la que subyace una crítica muy ácida al exceso de amor materno.
    Buen relato, Pepe.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un exceso de amor puede traer consecuencias nefastas, sobre todo para el niño que no crece. Gracias y muchos saludos, Antonio.

      Eliminar
  13. Lo más curioso es que esta es una historia real como la vida misma.
    Muy bueno, Pepe. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Plácido, por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  14. Pepe, un micro jugoso, sabroso y corrosivo a partes iguales. Genial.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por esos calificativos que me saben a gloria. Un abrazo, Manuel.

      Eliminar
  15. Pepe, un micro lleno de fina crítica e ironía. Me ha encantado. Yo este año cumplí los cincuenta. Menos mal que no me he visto reflejado ☺️.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues felicidades por esos años tan redondos. Lo bueno es que no te llamas Miguelín, ni tu madre, supongo, Felisa. Abrazos.

      Eliminar
  16. Muy triste, una relación que me hizo recordar a Norman Bates. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, es una película que ilustra muy bien esta historia. Saludos, Maite.

      Eliminar
  17. Enrique Caño10/12/17 16:50

    Excelente micro cargado de crítica hacia las relaciones familiares de dependencia extrema. Vaya, vaya con Miguelín.

    Muy bueno, Pepe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Enrique por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  18. ¿Qué bueno, Pepe!. Indudablemente para una madre su hijo siempre será Miguelin, y aunque tenga 50 años, para ella jamás será Don Miguel. Así será siempre su perrito faldero.
    Para sonreír irónicamente.
    Saludos virtuales,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, para una madre siempre serà su niño. Pero esta no lleva bien el paso del tiempo. Gracias y saludos Maria Jesús

      Eliminar
  19. Y yo que he pensado, tan truculenta que me he levantado con los cincuenta tras la espalda también, que falta uno de los dos personajes. Que Miguelín, rememora a la madre muerta, que en su soledad es la única que le ayudaría a soplar las velas, o que la madre hace un paripé porque su niño habría cumplido ese día cincuenta años. ¡Me he pasado!, lo sé. Buen micro, Pepe, me ha volteado la imaginación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te has pasado en absoluto. Són dos visiones muy interesantes que enriquecen la història. Muchas gracias Cristina. Abrazos. el

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!