Supervivencia

Cuando el exhausto náufrago alcanzó la playa, un sincronizado banco de peces se alojaba ya en su estómago. El pez que dirigía la formación hizo un rápido conteo. Quince. Sobraba uno. El naranja. Un buen menú. Afuera, el increíble hombre-pecera lloraba lágrimas de sal, mientras vomitaba una raspa de pescado.
Escrito por Beatriz Carilla Egido - Web

2 comentarios :

  1. Anónimo6/4/13 14:18

    Hola Beatriz. Leí tu relato dos veces: la primera, me conmovió el náufrago; la segunda, me sentí pez. Me encantó en ambos casos. Un saludo.
    Lola Pacheco

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6/4/13 17:10

    Me emociona que te hayas puesto en la piel de los dos. Y me alegro que te guste. Gracias por alimentar mi cuento con tu comentario.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!