Los polos opuestos...

Su egocentrismo desconocía límites y, sin embargo, aquello cambió al conocerla. Incoaron en él sentimientos insólitos. Con extrema sinceridad, departió:

—Cielo, creo que me estoy transformando en un hombre maduro que halló la verdadera felicidad.

Ella, se sonrojó.

Él, tan rotundo y espontáneo...

Ella, tan discreta y tímida...

Envejecieron juntos.
Escrito por Jorge LP Logan - Web

6 comentarios :

  1. Los polos opuestos se atraen, y surgió el verdadero amor. Me gustó este micro, en cincuenta palabras.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo = Ceibes ;)

    ResponderEliminar
  4. Anónimo29/5/13 0:17

    Muchas gracias a Ángeles y a los Anónimos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado este pequeño canto a la esperanza. Pensar que todo o todos podemos cambiar en un momento dado... Importante en estos tiempos críticos que atravesamos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juana. Es un honor leer tus palabras.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!