Engaños

—Estoy bien, tranquilo —dije dándole la espalda a mi amigo. En cuanto salí del edificio eché a correr. Cada minuto que pasaba corría más deprisa por la calle, provocando las miradas de desaprobación de la gente. Esa maldita persona a la que yo llamaba "novio" me había vuelto a engañar.
Escrito por Kaia - Web

1 comentario :

  1. Anónimo5/6/13 17:40

    Puedo imaginar lo que duele una infidelidad, si es que duele tanto como cuando dejas escapar a alguien queriendo y siendo querido.

    La reincidencia en la infidelidad, es algo por lo que nadie debería pasar, pues una infidelidad es motivo para replantearse las cosas.

    Buen relato, sin duda.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!