La criatura

Victoria tenía ya el tronco de su muñeca, los brazos, dos cabezas a elegir... Le faltaba la pierna derecha, así que salió a explorar contenedores.

Antes del anochecer, volvió con una pierna casi nueva.

¡Papá, ya puedo montarla!

Desde su butaca, el doctor Frankestein la miraba con gesto de satisfacción.
Escrito por Lola Pacheco

3 comentarios :

  1. Anónimo7/6/13 13:17

    Claro ejemplo aplicable de "de tal palo tal astilla" Frankestein puede retirarse tranquilo sabiendo que con Victoria la fama continúa asegurada.
    Felicidades por un relato tiernamente monstruoso.

    ResponderEliminar
  2. Todos tenemos un Dr. Frankenstein oculto en el interior, pero también un niño que suplica - mientras sonríe- a sus padres. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que os haya gustado.
    Pues sí, hay un poco de todo: el deseo inconsciente de los hijos por satisfacer a sus padres imitándoles, pero también el de los padres por hacer de sus hijos criaturitas a su imagen y semejanza.
    Gracias por los comentarios. Besos.
    Lola

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!