Majá squinado

Me quedé un rato mirando sus ojos enigmáticos, su rostro difícil. ¡Parecía el de un cangrejo! Mientras lo contemplaba un millón de imágenes me rondaron la cabeza. La ensoñación se rompió cuando la pescadera me gritó:

¡Señor! ¡Señor, es su turno! ¿Qué le pongo?
¡Ah! Póngame ese centollo ¿Está fresco?
Escrito por Gregory Pez - Web

4 comentarios :

  1. Kiki de Montparnasse18/6/13 9:23

    Me gusta cómo el desenlace se ríe de nuestra interpretación del arranque. Buen relato.

    ResponderEliminar
  2. chelo vinagre21/6/13 8:04

    A eso le llamo yo estar " empanao " , este relato me ha recordado a mi misma, me suele pasar cuando miro un hormiguero. Siempre tan peculiar Gregory Pez !!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo22/6/13 6:56

    Lo he tenido que leer 2 veces pero me ha parecido original el final

    ResponderEliminar
  4. Un relato bien fresco,ajjaajj y como siempre digo,,hay otros mundos,pero estan en este.saludos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!