El invitado inesperado

Siempre que aparezco en las reuniones familiares se hace un denso silencio. Al cabo de un rato todos empiezan a hablar de nuevo, como si no estuviera delante. Sólo Laurita me mira a veces de reojo, pero noto su miedo. Aquel día estallé:

—¿Qué os pasa conmigo?
—Papá, estás muerto.
Escrito por Radon - Twitter
Elegido mejor relato de septiembre de 2013

9 comentarios :

  1. Menos mal que suele haber un niño cerca para contarnos la verdad. Burn e inquietante relato, Radon. Suerte.

    ResponderEliminar
  2. Lo que no me explico es por qué seguía yendo a las reuniones familiares. Tenía la excusa perfecta.
    Muy bueno, Radón.
    Lola Pacheco

    ResponderEliminar
  3. Mira que he visto veces El Sexto Sentido, pero no me esperaba el final. ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo18/9/13 2:01

    Con las pocas ganas que tiene una de acudir a las reuniones familiares.
    Felicidades por el relato. Suerte y besos.

    (Hace tiempo que no vengo por aquí. He pasado a leerte con gusto)

    ResponderEliminar
  5. Inquietante y sorprendente este relato. Felicidades y suerte

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por vuestras palabras de ánimo.
    Mi psicólogo dice que me hacen bien.
    Un abrazo

    Radon (@MicroRadon)

    ResponderEliminar
  7. Yo a veces tengo la misma impresión, pero no me atrevo a preguntar.
    Un grandísimo cuento Radon
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!