El profesor

Aparentaba ser una persona normal llevando una vida corriente y trabajando como profesor. Pero pasaba las noches en vela, obsesionado con sus alumnos y corrigiendo una y otra vez sus trabajos, buscando la perfección en cada uno de ellos. No quería que fueran como él. Nunca pudo aprender a leer.
Escrito por Juan Monroy - Twitter

2 comentarios :

  1. Este relato me resulta una analogía de la eterna duda moral de los padres a la hora de educar a sus hijos. Por un lado resulta entrañable en la implicación en la educación de sus hijos y por otro lado preocupante en la obsesión que nubla sus buenas intenciones para corregir en ellos sus propios errores. Buena historia.

    ResponderEliminar
  2. Juan Monroy30/1/14 12:09

    Interesante visión. ¡Gracias por tus comentarios!

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!