Interés fijo

La abuela abría su mano de dedos corvos y apretados y le daba la misma moneda todos los domingos.

—No la pierdas.

Él recibía aquel tesoro dorado, seguro de no poder gastarlo una semana más. A su regreso, la anciana se la requería apremiante.

—Dámela, hijo, ya te la guardo.
Escrito por Jerónimo Hernández de Castro - Twitter

12 comentarios :

  1. Un microrrelato lleno de sentimientos y con un título ciertamente irónico para estos extraños tiempos que nos ha tocado vivir. Va un 'Me gusta' y mi enhorabuena, Jerónimo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias José Antonio. Me alegra que te haya gustado. Es una historia real como la vida misma que quiere despertar una ternura particular aunque expresada de una manera paradójica. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Se juntan en la anciana el amor absoluto hacia su nieto, a quien cree darle lo mejor que tiene, más la conciencia arraigada de la vida de penurias que sin duda le tocó vivir. Ambas circunstancias dan como resultado un juego circular al que el nieto se presta con el mismo cariño que recibe, aunque en su fuero interno tampoco le importaría mejorar un poco su infantil economía.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Ángel por tu comentario pleno de sugerentes vías de interpretación. Sin duda el amor y el cariño a los son el "fijo" de la relación entre los personajes.Tus palabras me han aportado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. ¡Que grande eres Jero¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Arturo :) espero que te haya gustado. Gracias por leerme y por tu amistad. Un abrazo

      Eliminar
  6. ¡Qué bueno! Me descubro ante ti, amigo Jero. Me ha llenado plenamente, algo que (hasta hoy) creía realmente difícil conseguir con tan solo cincuenta palabras. Acabo de entrar en esta página "recomendada" desde ENTC. Como ves, voy siguiendo tus pasos...
    Pero, volviendo al relato, creo que es el mejor que has escrito (y que yo haya leído). Mereces triunfar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando! siempre es un placer saludarte. Me alegra mucho que te haya gustado. Es fantástico coincidir en blogs como 50 palabras o ENTC para compartir la pasión por la escritura y, en mi caso, seguir aprendiendo.
      Un abrazo enorme

      Eliminar
  7. Tristeza y ternura genialmente expresadas en apenas unas frases. Genial como siempre, Jero.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por tu comentario. Exagerado pero muy valioso para mí. Gracias de verdad!

    ResponderEliminar
  9. María Rosa González Bruno2/4/14 22:40

    Coincido con Fernando daCasa en que sea este tu mejor relato, estimado Jero. Pero ay! Si es una historia "real", voy a ser muy crítica con esa Abuela que trasunta avaricia, y ni pizca de amor por su ¿paciente? nietecito... Qué mal ejemplo le daba, por Dios!
    Lo que sí me maravilla es tu estrategia genial, para que con tan pocas palabras, hayas podido eludir todo lo amargo de esta historia y crear una obrita de arte haciendo aparentar un afecto inexistente en esa "corva" relación. ¡Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario María Rosa. Yo creo que la abuela lo quería a su manera. Siempre le regalaba su tesoro pero no quería que lo desperdiciara ¿como a veces hacemos cuando damos nuestro cariño a los demás ? Un beso
      afectuoso.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!