Pecados virtuales

Puja por un Jaguar, solicita unas píldoras milagrosas para adelgazar; puja por un yate, contrata un crucero por el Caribe; puja por una mansión en Marbella, queda en París con una chica de un chat. Repican las campanas.

Cierra todas las ventanas de confirmación y se pone, suspirando, la casulla.
Escrito por Salamandra - Web

12 comentarios :

  1. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra. Muy bueno.
    Mucha suerte Salamandra.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juancho. Soy novata y por tanto inocente por estos lares, así que se agradecen unas palabras amigas. Investigaré por aquí...Besos!

      Eliminar
  2. Muy bueno, Salamandra. Lo de tenerse que poner la casulla, 'suspirando', ya nos dice con qué santa devoción se encaminaba nuestro personaje a oficiar. Lo suyo era navegar por esos otros mundos, virtuales, sí, pero también de Dios (pensaría).
    Va un 'Me gusta' y mi enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo22/4/14 9:43

      Muchas gracias Jose Antonio. Quién no suspira a veces por lo que no puede tener o ser, o por lo que realmente tiene o es. Una fuente segura de infelicidad. Gracias por tu 'te gusta', voy a ver si poco a poco me entero de como funciona esto y os voy leyendo. Un saludo.

      Eliminar
  3. Original y simpático, rematado por ese triste y casi diría que brutal suspiro. La frontera entre mundo virtual y real en este caso están bien definidas, lo siento por la chica con la que quedó en París, vaya plantón.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo22/4/14 9:44

      Ángel, cerró las ventanas de confirmación: no sabemos si también la de su cita con la chica o solo las que podían haberle convertido en un 'partenaire ideal'. Lo dejo a tu gusto. Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  4. No era la templanza la principal virtud del cura internauta, a la vista de sus pretensiones. Y está claro que no perdía el tiempo: a Dios rogando y por internet navegando...
    Un desenlace muy original al desvelarse la identidad del internauta.
    Me ha gustado mucho, Salamandra. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo22/4/14 9:48

      Hola Mª Jesús. Lo que está claro es que resignación no le falta. Internet es una gran tentación y de momento solo juguetea a soñar que es otra persona y que tiene al alcance otra vida ¿terminará cayendo? Quién sabe, igual se confiesa y hace penitencia y ya está ;). Gracias por comenrtar y encantada de saludarte.

      Eliminar
  5. Me gustó mucho, Salamandra. Las campanas empiezan a anunciar de quién se trata, y la casulla, como última palabra, lo aclara todo. Entonces, cuando se vuelve a leer el título, éste redondea el cuento. Buen comienzo en 50palabras…! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Jose Luis! Es que eso de tener a un solo click cualquier cosa... Saludos!

      Eliminar
  6. excelente Salamandra, me encantó, narras una verdad de mi región, va un "me gusta"....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias NeLcItA ReVeLo LoZaDa! creo que es algo que puede suceder en cualquier región del mundo ;o)

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!