Duras condiciones laborales

Trabajaba en la galería desde que nació. Allá abajo, a oscuras, con poco oxígeno. Unas veces, adecentaba el almacén; otras, colocaba las provisiones. Siempre en situaciones penosas, cargando más peso del soportable, yendo y viniendo sobre sus pasos. Pero sabía que era una hormiga y no tenía derecho a quejarse.
Escrito por Soledad García Garrido

6 comentarios :

  1. Me ha gustado mucho el final, deja abierta la posibilidad de que sea una hormiga o un hombre en comparación a ese pequeño animal. Esta mañana mismo escuché a José Mujica decir que el en la cárcel aprendió que las hormigas gritan. tal vez debamos darle más importancia. En cualquier caso va un me gusta y mi felicitación :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soledad García Garrido24/5/14 22:13

      Gracias, Manuel. Aprovecho estos microrrelatos en muchas ocasiones para reivindicar lo que sea, en este caso, las condiciones de trabajo, aunque seamos afortunados los que lo tenemos.

      Eliminar
  2. Enhorabuena Soledad, me parece buenísimo.
    Muchos trabajadores viviendo condiciones como la que describes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soledad García Garrido27/5/14 20:52

      Muchas gracias. Unos viven estas condiciones, otros no tienen trabajo.

      Eliminar
  3. En el fondo todos somos pequeñas hormigas. Trabajamos para que nosotros vivamos al día, y eso si tienes trabajo, mientras que otros se enriquecen con tu esfuerzo y igual que las hormigas, las cosas son de una determinada manera y no vemos forma de cambiarlo, solo de trabajar y seguir trabajando...
    Debo subrayar que a pesar de esta vena "proletaria" que me ha salido me ha gustado tu relato.

    Saludos

    Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soledad García Garrido27/5/14 20:53

      Jesús, son solo cincuenta palabras; si no, habría estado bien un símil con la cigarra y la hormiga. Gracias.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!