Julián

Tropecé con tus dulces ojos y retiré los míos, me asustaba el compromiso. Eras guapo, tu frondoso pelo blanco no ocultaba tu juventud. Aquellas desconocidas te llamaban, Julián. Hoy, me acuerdo de ti. ¿Estabas perdido o abandonado?

Cada vez que me cruzo con un labrador, te vuelvo a ver, Julián.
Escrito por La hija del Ferroviario

1 comentario :

  1. El nieto del ferroviario28/5/14 10:49

    En tus ojos me reconozco, Julián

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!