Límites en frío

No entendía nada. La llamó puta, antes dijo que la amaba. Pero esta era la última vez. La lluvia que golpeaba con recurrencia la ventana fue su única testigo. Metió con ímpetu la manó en su pecho y se arrancó el corazón de cuajo. Al primer mordisco lo comprendió todo.
Escrito por Piedad Herrera

2 comentarios :

  1. Piedad, un microrrelato aterrador, que te deja pensando donde está el limite de la barbarie. Los monstruos lo colocan muy alto.

    Buen trabajo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Piedad Herrera Garrot6/6/14 2:47

    Gracias Nicolás.
    Saludos

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!