Idiosincrasia rural

Don Matías, el profesor del pueblo, siempre fue justo en sus resoluciones, de este modo actuó con el zagal que cortejaba a su hija. "Con el linaje y la educación que has demostrado, sólo te puedo conceder la mano de mi adorable Purita. El resto del cuerpo, en sucesivos exámenes".
Escrito por Nicolás Jarque Alegre - Web

9 comentarios :

  1. Jajaja ... lo tiene claro el zagal, con ese suegro!
    Gran relato que me suena de algo ... ;)

    Un saludo microlunáticco!

    ResponderEliminar
  2. jajaja, muy justo Don Matías. ¡Y anda que no iba a aplicarse a partir de entonces el zagal1
    Suerte Nicolás.

    ResponderEliminar
  3. Cuando se licencie en una ingeniería y llegue a ministro quizá el maestro le apruebe con derecho a todo el cuerpo, o igual ni entonces, que se le ve exigente, igual es verdad que la muchacha lo merece.
    Simpático y con características rurales de las de antes.
    Un saludo, Nicolás

    ResponderEliminar
  4. Buena motivación le buscó al chico para preparase sus exámenes. Sólo le deseo al joven que la adorable Purita no heredara las mañas del papá. Suerte, Nicolás. Un saludo.
    Maria Jesús Rodríguez

    ResponderEliminar
  5. Un micro que en su sencillez, denota elegancia.
    Suerte

    ResponderEliminar
  6. Rafael Domingo10/7/14 18:31

    Estupendo relato...Un saludo

    ResponderEliminar
  7. "Confiemos en la metáfora y en que la entrega, aunque tardía, sea única..."

    ResponderEliminar
  8. Anónimo17/7/14 2:41

    Se lee con gusto, Nicolás, e invita a sonreír.
    El caso es que a mí este Don Matías me parece algo ingenuo, a no ser que tenga otro don: el de la ubicuidad.
    Saludos.
    Enrique Mochón

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja!! Genial. Pobre purita y pobre novio... jajaja! Aunque se le escaparán al profe. De eso no hay duda! Super bueno! Saludos. María Ordóñez

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!