Ocaso sombrío

Es invierno. Casi de noche. El hotel está vacío. Desde una ventana, un débil rayo de luna permite al anciano vislumbrar el final de la carretera. A lo largo de ella no hay nada, ni nadie. Aunque sí; pertinaz e incontrolable, inunda el espacio el acre olor de la soledad.
Escrito por María Ordóñez

10 comentarios :

  1. Un relato contado con preciosas y nítidas imágenes, tan bello como triste.
    Saludos, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Enrique. Saludos! María Ordóñez

      Eliminar
  2. Anónimo23/7/14 7:22

    Me lo imagino con la mirada perdida preguntándose si realmente merece la pena continuar su camino. Emotivo y bellísimo relato.
    Saludos.
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es... gracias Fina, por leerlo! Un abrazo. María Ordóñez

      Eliminar
  3. Anónimo24/7/14 8:40

    No hay nada más triste que el desamparo en el declive de la vida. Un relato de gran belleza y sensibilidad. Suerte, María.
    Un saludo.
    Chusa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la vejez no siempre es amable. Gracias Chusa. María Ordóñez

      Eliminar
  4. Un paisaje de invierno, oscuro y y solitario, identificado con la persona que lo mira, que se encuentra en el ocaso de su vida. Un buen paralelismo que tiene como broche la palabra final, a modo de conclusión fatal: "Soledad". Dicen que por mucho que nos hayamos relacionado al final siempre estamos solos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo30/7/14 6:30

    Así es Ángel. Espero que no nos toque nada semejante! Gracias por tu interesante comentario! María Ordóñez

    ResponderEliminar
  6. Tan triste como real, después de leerlo deja el corazón encogido.
    Felicidades María y enhorabuena por este estreno..
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo3/8/14 11:48

    Muchas gracias, María Luisa, por tu bienvenida. Besos para ti también. María Ordóñez

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!