Señales

Estuvo cuando más lo necesitaba, sus modales y atenciones la llegaron a enamorar: lo que decía, la forma, el momento en que lo decía... Ella era una mujer de carne y hueso; como cualquiera, tenía sus necesidades. Se creyó en buenas manos.

Se equivocaba. Su amiga gustaba de los hombres.
Escrito por Ruperto

2 comentarios :

  1. Anónimo14/7/14 8:23

    Junto a la adquisición del lenguaje también deberíamos aprender a interpretar señales. Me ha gustado. Saludos.
    Fina

    ResponderEliminar
  2. Suele suceder... penita. Buen relato! María Ordóñez

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!