Con permiso de da Vinci

Cinco siglos atrapada en esta enigmática sonrisa han hecho de mí una mujer cohibida, reservada. Pero ahora por las noches me levanto y sigilosamente paseo por la sala; parpadeo, bostezo… y sobre todo ensayo mil expresiones del rostro.

Mañana recibo una visita de japoneses; los sorprenderé con una magnífica carcajada.
Escrito por Mª Jesús Rodríguez
Elegido mejor relato de septiembre de 2014

16 comentarios :

  1. No estaría mal, variedad en el arte, arte en la variedad.

    ResponderEliminar
  2. Pues se les van a poner los ojos como platos! Jaja.

    Un saludo y suerte,

    Belén

    ResponderEliminar
  3. Soledad García Garrido16/9/14 17:26

    No les quiero ver la cara a los japoneses.

    ResponderEliminar
  4. Y, a veces, comento por la noche las visitas del día, junto con los guardas de seguridad del museo. Ellos me ponen al día de lo que ocurre en el exterior.

    ResponderEliminar
  5. Notincgas17/9/14 17:08

    Seguro que Da Vinci se echaría unas risas imaginándose a su Gioconda haciendo muecas.
    Saludos, María Jesús.

    ResponderEliminar
  6. Me he divertido mucho con tu micro, Tocaya.
    Suerte

    ResponderEliminar
  7. ¡Me ha encantado!
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Belén, Soledad, Noctinctgas, Isidro, Mª Jesús, Malu y anónimos, por vuestras palabras. Seguro que todos conocemos alguna mustia Gioconda a la que pintar una sonrisa en su rostro. Esta, 'la mía', se dio cuenta ella solita. :-D
    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  9. No podemos estar haciendo siempre lo que se espera de nosotros, por mucha gente que venga a vernos.
    Saludos, Mª Jesús. Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que rebelarse contra las imposiciones -nunca es tarde- e interpretar nuestro propio papel.
      Gracias, Enrique, me alegra que te haya gustado. Saludos.

      Eliminar
  10. 'Me gusta'. Y muchísimo. Ya me gustaría también ver la cara de los turistas, haciéndose fotos unos a otros. Y mientras tanto, nuestra Gioconda poniendo ojos achinados y ríe que te ríe. ¡Genial!

    Un fuerte abrazo, amiga María Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sobre todo ver la cara del gran Leonardo viendo a su musa desatada, después de siglos de recato y compostura... je, je, je.
      Muchas gracias, José Antonio. Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  11. Menuda sorpresa se iban a llevar los japoneses. Aunque igual no les gusta... e incluso a algún erudito se le ocurre descolgarla del Louvre.
    Muy buen relato MªJesús.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Seguramente no resultara del gusto de muchos, pero por suerte todo esto es ficción. Gracias, Anna, por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  13. GIL HERNANDO DE SANTIAGO28/9/14 12:49

    ARTE NO ES SOLO LA GIOCONDA DE LEONARDO. A VECES COMO EN ESTE, ARTE ES TAMBIEN TU RELATO. GRACIAS.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!