El espejo de Penélope

Aquella noche el espejo le devolvió la misma imagen que hacía veintiocho siglos... Ahora, Penélope tejía un precioso vestido negro, para cazar idiotas, mientras a Ulises, único pretendiente, ya sin fuerzas para tensar el arco, se le iban las noches y la vida esperándola.

De un flechazo rompió el espejo.
Escrito por Gil Hernando de Santiago

3 comentarios :

  1. Genial interpretación del mito de Penélope y Ulises. Me gusta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. GIL HERNANDO DE SANTIAGO29/9/14 0:21

    Muchas graias a ambos, me animais a seguir escribiendo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!