Sin

Por mantenerse esbelta, comió alimentos sin grasas; por obtener un ascenso, aceptó cenar con el gerente sin dudar; por el alcohol, permitió que la besara sin oponérsele; por miedo, dejó la violación sin denunciar; por desesperación, dejó al recién nacido sin aliento.

Por instinto, abrazó a su hijo sin vida.
Escrito por Carles Quílez - Web

8 comentarios :

  1. Plas, plas, plas... Por supuesto, son aplausos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué duro, Carles, y qué bueno! Cuánto contenido en tan solo 50 palabras. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mi más sincera felicitación sin ápice de duda.
    Fina.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo25/9/14 0:14

    Tus cincuenta palabras me han dejado sin habla. Sencillamente duro y maravillosamente explicado. Felicidades

    ResponderEliminar
  5. Contenido duro, narración extraordinaria. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno. Sin nada que objetar y sin nada más que explicar.

    ResponderEliminar
  7. Con... mi enhorabuena. Me ha encantado, Notincgas. Un saludo.

    Mª Jesús Rodríguez

    ResponderEliminar
  8. Notincgas26/9/14 7:37

    Patricia, Luisa, Fina, Anónimo, Virginia, Isidro, Mª Jesús, gracias a tod@s por vuestros comentarios. Si fuera un gato, estaría ronroneando.

    Lo dicho, mi agradecimiento más sin-cero.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!