Con el permiso de Antonio

Paseo por el parque de Berlín, y...

—¿Podría decirme por favor la marca de su perfume? Me gusta. 

—Gracias.

—¿Es usted Elvira Lindo, verdad?

—¿Cómo lo ha adivinado?

—Por su perfume. Es único. Compraré uno igual para mi mujer, con el permiso de Antonio.

—¿Le conoce?

—Ustedes son mis maestros.
Escrito por Gil Hernando de Santiago

6 comentarios :

  1. Un personaje que parece acercarse a una escritora por algo tan accesorio como un perfume, para descubrir al final que tanto ella como su compañero merecen para él un apelativo que lleva implícita la mayor admiración.
    Yo también considero a Antonio Muñoz Molina uno de mis maestros. Todavía es joven para el Nobel, pero todo llegará y espero verlo. Las letras de Elvira Lindo, Manolito Gafotas incluido, son como ella, afables, sencillas e incisivas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. GIL HERNANDO DE SANTIAGO11/10/14 20:09

    Gracias, Angel, te mereces un hueco en el libro de Alex, y no por leerme a mi, sino por poderte ler yo a tí
    SALUDOS, PERO SIGUE

    ResponderEliminar
  3. Ha quedado clara tu devoción hacia ambos. Me gusta.

    ResponderEliminar
  4. gil hernando de santiago12/10/14 14:08

    sON BUENAS FUENTES PARA LOS AMANTES DE LA BUENA TINTA.
    GRACIAS POR TU COMENTARIO.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!