Con otro espíritu

Subí a las oficinas en las que trabajé hasta hace unos meses. Pasé a la sala de juntas y, al director general, cuatro subdirectores y ocho lameculos, les solté una retahíla de fuertes insultos. No tuvieron valor ni de mirarme a la cara. Desahogado, me volví tranquilamente a mi tumba.
Escrito por Isidro Moreno Carrascosa

21 comentarios :

  1. He entendido que el relato va de fantasmas... Los de la sala de juntas, ¿no?
    ¡Espectacular, Isidro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen comentario Patricia, como siempre. Has estado de lo más acertada. Muchas gracias.

      Eliminar
  2. ¡También! jejeje! Muchas Patricia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isidro... ¿Acaso te faltan gracias para Patricia...? Desde luego, a ellas le sobran...

      Eliminar
    2. Lleva razón. Por lo que veo a tí te falta el nombre ¿No?. Jejeje! "la falta" es la sal de la vida. si nos nos faltara nada, no existiría la poesía ni las artes. Qué coñazo de mundo si todo fuese perfecto!!

      Eliminar
  3. Qué bien que está, Isidro... al igual que los personajes también me he quedado mudo. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Si no puedes hablar... ¡Escribe! Es muy sano. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Al final se desahogó el hombre, ahora ya puede descansar.
    Buen humor negro, Isidro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje! para que veas que no soy racista con el humor. Gracias Angel.

      Eliminar
  5. El espíritu es él, los demás ni se enteran, por supuesto. Así me he imaginado yo la escena, ¡qué bueno!. Suerte, Isidro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Mª Jesús, esa es la escena. Pero él se quedó tranquilo y descansó en paz.

      Eliminar
  6. GIL HERRNANDO DE SANTIAGO6/10/14 23:15

    iIMPACTANTE, SIGUE, GRACIAS

    ResponderEliminar
  7. Andrés Carrascosa7/10/14 19:46

    En el edificio donde trabajo, están vacías las plantas 3, 4 y 5. A mí me da miedo. Pero más fantasmas hay en las plantas de abajo.

    ResponderEliminar
  8. Aunque estés bien vivo, me da que algo de autobiográfico puede haber en el relato; o al menos de desahogo, jajajaja. Te aseguro que el lector empatiza rápidamente con el personaje. Enhorabuena. Otra vez a la final.
    Suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... Sin palabras en cuanto a lo biográfico. ¡qué te voy a contar!
      Gracias maestro.

      Eliminar
  9. Pues a mí me está dando qué pensar. Creo que no voy a esperar tanto como tu protagonista.
    Muy bueno, Isidro.
    Saludos.
    Enrique Mochón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí la verdad es que es una situación y unos sentimientos que hoy por hoy están en la mente de muchos.
      Gracias Enrique.

      Eliminar
  10. Puedo asegurarte, Isidro (supongo que como tantos), que yo firmaría a fecha de hoy una revancha como esa: ¡se iban a enterar esos fantasmones! Y luego, a descansar... Estupendo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!