La sentencia

El juez se dirigió al condenado, que no podía disimular su ira, y le dijo: "Sé que no valoras mi trabajo y piensas que haga lo que haga te voy a perjudicar. Bien, he aquí mi sentencia. Sé tú mismo tu propio juez, y no te olvides de ser justo".
Escrito por Cadillac Solitario

2 comentarios :

  1. Muchas veces funciona ese sistema. Puede sorprender que en ocasiones la autosentencia es más dura que la sentencia ajena. ¡Yo lo he vivido!.
    Muy bueno Cadillac.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario30/12/14 15:44

      Gracias, Isidro. Muy cierto lo que comentas. Saludos.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!