Cardiopatía

Me quiere..., no me quiere... Se eternizaba con cada margarita pero nunca quedaba satisfecha. Si resultaba que sí, entonces dudaba de su fidelidad y la consumían los celos. Con un no, la desesperación se apoderaba de su ánimo.

Murió joven; algo de corazón...

Alrededor de su tumba crecían las margaritas.
Escrito por Mª Jesús Rodríguez
Elegido mejor relato de diciembre de 2014

24 comentarios :

  1. Notincgas4/12/14 11:33

    Ohh! de admiración y de qué bonito.
    Saludos, M.J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Notincgas. Agradezco un montón tus admiraciones.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Piel de gallina y no es literal, es real. Te felicito porque no siempre es fácil conseguir que los lectores tengas esas sensaciones.
    Mª Jesús, pero qué bonito!!! Me ha encantado.
    Un beso fuerte.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro, Malu, de haberte causado tan buenas sensaciones y de haber tocado sensibilidades.
      Muchas gracias. Un beso.

      Eliminar
  3. Cincuenta palabras cargadas de romanticismo y sentimiento. Un delicado relato de una delicada y breve existencia. Bonito, Maria Jesús, muy bonito. ¡¡Suerte!!
    Un saludo.
    José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una breve pero agitada existencia, sin privar de alteraciones a ese delicado corazón. Muchas gracias, JL, por tus comentarios tan amables.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Las dudas y el sufrimiento sobre lo que puede suceder, tanto si hacemos como si no hacemos, son una terrible tortura, una indecisión que nos paraliza. Esa pobre protagonista, con esas Margaritas de "sí" y "no" que crecen junto a ella, no podrá descansar ni después de su vida.
    Una buena mezcla de sencillez y profundidad.
    Saludos, María Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ángel, pero ¿a que, de alguna manera, todos jugamos en algún momento de nuestra vida con la dichosa margarita? (sea o no la del amor).
      Muchas gracias por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  5. Eterna indecisa. Por lo menos tenía un amor fiel, las flores.
    Precioso relato María Jesús.
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué cierto, Jose! las flores nunca la abandonaron...
      Me alegra que te haya gustado. Un saludo.

      Eliminar
  6. Que bomboncito de relato! uhhhmm me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja, ja, ja! Curiosa calificación para un relato, pero me gusta, me gusta...

      Gracias, Burbujita. Saludos.

      Eliminar
  7. Mª Jesus ....La inseguridad de los seres humanos...... reflejada de forma sencilla delicada y con muchisima profundidad , te deseo mucha suerte , la mereces . Un admirador profundo ...Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eterno conflicto el de la incertidumbre humana, no menos llevado al terreno de los sentimientos.
      Muchas gracias por tus deseos, Enrique.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Anónimo5/12/14 7:54

    Es claro que la indecisión nos acompañará durante toda la eternidad. Verdaderamente precioso, María Jesús. Un beso. Abilio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una indecisión que la acompañó hasta la tumba... ¿y más allá?
      Me alegro de que te guste, amigo.
      Un beso.

      Eliminar
  9. En tus cincuenta palabras has condensado las más importantes claves del romanticismo. La última imagen: la tumba de una persona joven, muerta de amor, rodeada de margaritas es casi un icono de aquel movimiento. Me ha encantado, M Jesús. Saludos.
    Enrique Mochón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es que algo de ese espíritu del romanticismo anida en mi interior... je, je, je. Pues sí, tienes mucha razón: la desgracia del hombre romántico se hace presente de principio a fin en este micro.
      Gracias, Enrique. Me alegra saber que te ha gustado.
      Saludos.

      Eliminar
  10. GIL HERNANDO DE SANTIAGO5/12/14 18:21

    Muy bueno, podria titularse el jardin de la insatisfacción. Por todas partes pueden crecer las margaritas.
    Pero ¿quien sabe si sí o si no?
    GRACIAS POR TU RELATO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una insatisfacción que la llevó a la tumba, y allí, como no, estaban sus margaritas, quizás como parte de sí misma...
      Gracias a ti, Gil, por comentar. Un saludo.

      Eliminar
  11. También dudaba Hamlet ante la calavera.... ¡Ese es el dilema!,
    Pero me gusta dudar, porque eso me recuerda que no soy una máquina.
    Me gusta.
    Salu2

    ResponderEliminar
  12. Y qué bueno es dudar, Isidro, pero claro, sin llegar a lo patológico.
    Por cierto, confieso que me fascinan las margaritas...
    Me encanta que te haya gustado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Yo, por mi parte, no he tenido que deshojar ninguna margarita (¡pobre flor!) para poder calificar tu relato, María Jesús, de sencillamente emotivo. Con solo cincuenta palabras, las preceptivas, transmites una sensación de amor con un rasgo de tristeza que lo hace aún, si cabe, más hermoso.
    ¡Bravo! Consigues en cada relato emocionarme (y espero que emocionarnos). Sigue así, amiga.
    Un beso... y una flor. Y, por supuesto, mi prosaico 'Me gusta'.

    ResponderEliminar
  14. Emociones, emociones, eso es lo que encierra este relato: angustia, infidelidad, celos, desesperación o amor... Emociones, en definitiva, lo que mueve al ser humano.
    Muchas gracias, José Antonio, por tu amable y emocionado comentario.
    Otro beso para ti.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!