La primera cita

Sobre un asteroide 32 años luz distante apoyé mi telescopio y apunté hacia la tierra. Si no estaba equivocado, iba a contemplar la realidad de 1982. Enfoqué. Pero solo vi una gruesa capa de vapor. No importaba. Aquella tarde, cuando ella dobló la esquina sonriendo, todas las nubes se apartaron.
Escrito por Enrique Mochón Romera

24 comentarios :

  1. Ohhhh, qué bonito Enrique...!!!
    Y qué suerte, en los tiempos que corren, que esa sonris capaz de apartar nubes, te siga acompañando después de estos 32 años.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/12/14 0:36

      Muchas gracias, Malu. Me alegro de que a ti también te haya gustado, pues mi opinión sobre él es bastante subjetiva por esos mismos motivos que apuntas.
      Besos.
      Enrique.

      Eliminar
  2. ¡¡Ahhhh, que bello viaje futurista...!!, que incluye un vistazo al pasado, y todo con la eterna disculpa de insinuar ese sentimiento inextinguible, a pesar del tiempo y la distancia.
    ¡¡Genial, Me ha encantado, Enrique!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/12/14 0:47

      La verdad es que no suelo dar tantos rodeos para decir las cosas, jajaja. Tampoco soy muy nostálgico, aunque hay ciertos momentos que no dudaría en volver a vivir.
      Muchas gracias, Mª Jesús.
      Un saludo.
      Enrique.

      Eliminar
  3. Un viaje en el tiempo a través de los recuerdos, momentos mágicos que perduran y ganan en luz y brillo al recordarlos.
    Bello relato, Enrique!
    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/12/14 1:08

      El tiempo y la memoria se encargan de colocar esos momentos en su sitio, porque raramente somos conscientes de su valor al vivirlos. Quizá sea mejor así; quién sabe.
      Muchas gracias, Jose, y saludos.
      Enrique.
      Enrique.

      Eliminar
  4. Un viaje en el tiempo para regresar a un momento único que nunca se fue. Me parece que más de uno por aquí tenemos cosas que recordar de esa década.
    Sensible e imaginativo, Enrique
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9/12/14 1:35

    Muchas gracias, Ángel. El recuerdo en sí se ha encargado de traer la sensibilidad. En cuanto a la imaginación, ojalá no nos falte nunca, aunque sea una poca, para seguir enriqueciendo estos momentos que nos toca vivir ahora.
    Un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  6. ¡Precioso relato, Enrique! Aún tengo erizado el vello por la emoción de lo que nos narras. Muchos, creo, nos hemos trasladado en el tiempo y nos hemos visto de nuevo apartando nubes para verla doblar la esquina, siempre con esa sonrisa que nunca -yo, por lo menos- podrá ser olvidada.
    Saludos y va mi 'Me gusta', porque así es. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias; José Antonio. La primera intención de este relato era la de felicitar a mi mujer por su santo (con la entrañable ayuda de Álex), pero luego, al ver que ha gustado a más gente, he comprendido que casi cualquiera se puede ver reflejado en la historia. Si a eso añadimos que por lo visto muchos de los que participamos aquí somos jovencitos de edades cercanas, según apuntáis Ángel y tú... El caso es que me alegro de haber logrado ese punto de conexión.
    Nos seguimos leyendo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy conciso y poético tu relato . Revives con nostalgia, aquel encuentro , aquella sonrisa... y nos dejas con la duda si fue la última vez...
    Te felicito.

    ResponderEliminar
  9. No fue la última vez, M Jesús. Es un homenaje que he querido hacer a mi mujer. Me alegro mucho de que te haya gustado.
    Saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito! Yo no he podido viajar al asteroide, pero te prometo que sueño con ello y con poder ver hacia atrás solamente por curiosidad y aunque sólo sea a través de la lente de un "catalejo".
    Un abrazo, un me gusta y un feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  11. Seguramente ese es el sueño de muchos de nosotros aunque, como bien dices, solo sea por curiosidad. El caso es que, pensándolo bien, quizá fuera una facultad que nos impidiera prestar la atención debida al presente. No sé. Todo lo que vaya contra natura...
    Muchas gracias, Isidro, y un abrazo. Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  12. Qué afortunada es, un precioso homenaje. Felicidades a los dos y a ti en especial por este relato tan emotivo. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, Belén. He leído tu comentario con un año de retraso. Te mando las gracias y un beso desde un asteroide un año luz distante... ;-).

      Eliminar
  13. Ingeniosa idea para una romántica felicitación. Enhorabuena por mantener esa ilusión después de tanto tiempo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juana. Encantado con estas dos últimas e inesperadas visitas.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Me he fijado en que hasta hoy habían pasado 35 años y me he quedado desconcertada. Pero de lo que no me he dado cuenta es que el relato y los comentarios que le siguen corresponden al 2014. ¡Qué poco observadora!

      Eliminar
    3. Jajaja. A mí me pasó algo parecido hace un tiempo. Como digo arriba, me ha gustado mucho que os paséis.

      Eliminar
  14. Creo que es el mejor relato que se ha publicado en esta página. Del corazón a Cincuenta pasando por una persona muy afortunada por tenerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digo, el mejor. ¿Sabes bien lo que has dicho? Muchas gracias de todos modos por tan bonitas palabras. Por cierto que el afortunado soy yo, ;-).
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  15. Eso es verdad, tú eres una persona afortunada... porque te lo mereces.
    Sobre que el relato es el mejor no tengo la más mínima duda.
    Abrazos. Y muchos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!