Consejo de amiga

Mi amiga me decía que debía rectificar mi actitud ante los hombres. Que el ideal del amor romántico me anestesiaba y que, por eso, acababan aprovechándose de mí. Y tenía razón. Desde que soy yo la que les anestesia y les encierra en el sótano, vivo en el séptimo cielo.
Escrito por Patricia Richmond - Web
Elegido mejor relato de febrero de 2015

40 comentarios :

  1. Patricia, me encantan los micros que me sorprenden al final y, es obvio, que el tuyo lo ha conseguido.
    Me gusta el doble sentido de la palabra 'anestesiar'.
    La forma metafórica y la farmacológica, como la utiliza tu protagonista.
    Creo que no se lo pasaré a mi pareja para que lo lea...no sea que se le ocurran ciertas ideas😉
    Va mi me gusta.
    Un saludo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que con tanto trajín de subir y bajar escaleras me he equivocado y te he puesto otro nombre en el comentario (por eso lo he borrado).
      Te decía que no seas cobardica, Pablo. Para subir al séptimo cielo no es obligatorio bajar el sótano... Así que, tú sabrás por qué tienes miedo de tu chica...
      Gracias y un abrazo aséptico. :)

      Eliminar
    2. Tras leer tu comentario, se lo he enseñado a mi chica para que lo lea.
      Tengo que decirte que le ha encantado y me ha dicho que de momento, puedo estar tranquilo. Pero que no cambie pues la idea le ha parecido genial.
      Muy acertado el comentario de maest, como suele ser habitual, sí que recuerda a las tias de mi admirado Cary Grant.
      La foto de mi perfil es de él en el momento de enterarse lo que esconden sus tías en el sótano.
      Un saludo y espero que disfrutes del séptimo cielo sin necesidad de subir y bajar escaleras.
      Por cierto, se me pasaba decirte que también me ha parecido muy divertido tu relato.
      Un besote.
      Pablo.

      Eliminar
  2. Lo del sótano me ha recordado a las abuelitas de ‘Arsénico por Compasión’. Pero tu prota parece tener un poquito más de ‘mala leche’. Pasó de vivir en el mundo de Corín Tellado al de PD James. Desde luego le dio un buen giro a su vida.

    Suerte ♣

    Besos ☼ :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni mi admirada Patricia Highsmith lo hubiera expresado mejor, querida Maest.
      Un poquito de mala leche abre la mente y expulsa los demonios.
      Me quedo el trébol y el sol.
      Besotes.

      Eliminar
  3. Salvador Pérez Salas22/2/15 16:57

    El hilo conductor del amor y de la anestesia... genial. Me encantaría entrar en ese sótano como anestesia, como anestesista...como lo que sea... pero no como anestesiado por tu amor. Enhorabuena Patricia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido amigo poeta, he de decirle que usted no necesita bajar al sótano. Tus buenas artes son un pasaporte directo a la azotea.
      Besicos, Salva.

      Eliminar
  4. Notincgas22/2/15 20:19

    Y yo me pregunto: ¿cómo era la vida de la chica antes de sacarse el título de anestesista? y ¿qué debe de hacerles en el sótano?
    Y esa es, a mi modo de ver, la gran virtud del relato, su capacidad de sugerencia.
    Bien por ti, Patricia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Notinc. Cuando quieras pásate por mi sótano, que te explicaré al oído la poesía de Kieslowski... Tormento cruel, sí, pero algunos se lo merecen.
      Un besote. :)

      Eliminar
  5. Me ha encantado tu relato con ese toque de anestesia.
    Muy bien Patricia. Ahí va mi abrazo y mi like it.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isidro. Algo mareada estoy yo también con los vapores del cloroformo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. A mí me ha recordado a la película "El coleccionista", en la que el protagonista secuestraba a las chicas durmiéndolas con un pañuelo con cloroformo o algo parecido. Muy sugerente, Patricia. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juana. Es una actividad bonita la del coleccionismo. Yo estoy arrancando ahora...
      Un abrazote.

      Eliminar
  7. En el amor y en la guerra dicen que todo vale. Ahora que has hecho prisioneros, podrías pedir un rescate o una promesa de buen comportamiento y después liberarlos, pobres, seguro que han aprendido la lección.
    Me gusta tu relato Patricia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecillos. Yo también tengo parte de culpa, lo reconozco. Voy a dar vuelta por el sótano y les voy a dar recuerdos de tu parte.
      Besos.

      Eliminar
  8. A eso se le llama tomar las riendas de la situación y superar las propias carencias, hasta ha aprendido un oficio al pasar de anestesiada a anestesista. Cómo se le ocurre a esos vividores tratar de aprovecharse de la sensibilidad enamoradiza de esa pobre chica indefensa, además, tampoco deben de estar tan mal, se harán compañía entre ellos, hablarán de fútbol en el sótano, seguro, y saben que son merecedores del amor de una doncella, aunque sea compartido, el problema es que a ella se le ocurra estudiar estudiar sus corazones masculinos a través de una autopsia o algo así.
    Un abrazo, campeona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que el amor romántico hace mucho daño... Tengo una amiga profesora en la universidad que me dejó flipando al contarme que tiene alumnas que, pudiendo obtener becas Erasmus, no se quieren ir porque tienen aquí a sus novios y no les pueden hacer eso... ¡Irse un curso a otros país! Y en cambio ellos se van sin preguntar a sus novias qué les parece. A eso estamos volviendo.
      Te dejo que se me ha levantado el autoptosiado y ya se ha puesto el sombrero y el abrigo para pirarse.
      Besicos.

      Eliminar
  9. Me encantan esas charlas de amigas en las que los consejos aparecen sin necesidad de paréntesis, perfectamente hilvanados en la conversación. Y me gusta, tanto o más, esa agilidad femenina que tenemos para desplazarnos desde el sotano hasta el séptimo cielo sin complejos (vitamínicos).
    Pero lo que más me atrae en este momento son tus palabras para contar una historia, Patricia.
    ¡Muy bueno!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marga. ¿Qué haríamos sin los consejos de las amigas? Qué fácil lo vemos todos cuando estamos juntas y cuánto cuesta subir algunas escaleras, a veces, sin ellas.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  10. Muy bueno, Pati. Con esa fórmula seguro que le abandona ninguno.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafa. No, no se me va ninguno, que los tengo, además de anestesiados, bien atados. Que es muy difícil encontrar novios buenos y calladicos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Por lo menos ha encontrado la forma de que la dejen tranquila.
    Un micro muy ocurrente.
    Un beso y un "me gusta"

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Rosy. Tranquila y feliz que estoy yo con vuestros comentarios.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  13. I Urtiaga23/2/15 15:33

    Buenísimo, como de costumbre.

    Ingredientes para un relato de la Richmond:
    100 gr. de saber hacer, 40 gr. de sorpresa, 80 gr. de buena narrativa, 60 gr. de surrealismo, 20 gr. de ironía y una pizca de sal.

    Y aun teniendo la receta, sigue siendo inigualable, será que tienes mano para esto.
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me queda un hueco en el sótano. Ven!!!
      Muchas gracias, Ignacio. :)

      Eliminar
  14. En mi caso, sin conocer -afortunadamente- los poderosos efectos de tu anestesia, Patricia, tus cincuenta palabras (y las tres del título, que también cuentan) me han dejado embelesado. Aún estoy con los ojos dilatados y sin poder pronunciar palabra alguna. Menos mal que mis dedos siguen algo ágiles, libres del embeleso, para poder escribirte este comentario.
    ¡Magnífico relato! Va un 'Me gusta' (para el relato, no para que me anestesien).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, exagerao... Sois muy buenos y no sería capaz de hacer con vosotros nada malo. Si acaso, jugar un poquito, pero sin que duela y sin dejar marcas, lo prometo.
      Para empezar, una camioneta de besos.
      Gracias, J.A.!!!

      Eliminar
  15. No sé qué harás a esas criaturas, sea lo que sea por lo menos no les dolerá.
    Frescura, espontaneidad, descaro, brillantez: cuatro ingredientes más, chef Richmond.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Enrique. Muchas y de las de verdad.
      Y para que os quedéis todos tranquilos, aquí os dejo a dos de mis chicos después de salir del sótano. Indemnes y con la lección aprendida.
      Un beso para ti.
      https://www.youtube.com/watch?v=5u_xylLTGPI

      Eliminar
    2. Gracias, Patricia; precioso regalo.

      Eliminar
  16. Patricia, este micro me sugiere mucho y hace que me pregunte: ¿se resiste, algunos de los hombres anestesiados, a ayudarla a subir al séptimo cielo? ¿Qué pasa después? Muy bueno, dejo un “me gusta”.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si te lo cuento me cargo el misterio... Sólo diré que todos estamos contentos.
      Tanto como yo con vuestros comentarios. Si con el cariño que me dáis, ¿para qué quiero bajar al sótano?
      Un abrazo, Beto.

      Eliminar
  17. ¡Hay que tener cuidado con qué consejos vamos dando por ahí! :-)

    En mi opinión, hay una característica común a todo buen relato; son fáciles de leer, y el tuyo se lee muy fácilmente.

    Me ha gustado.

    ResponderEliminar
  18. ¡Muchas gracias, Antonio B! Tendré en cuenta tu consejo sobre los consejos.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Patricia, muy cierto esto que dices sobre que el ideal del amor romántico anestesia y muy acertada tu protagonista anestesiando y bajando al sótano a los susodichos que previamente la anestesiaban. Lo del séptimo cielo ya es para nota, eh?
    Muy bueno.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Malu. Todo sea por la causa.
      Un abrazote. :)

      Eliminar
  20. Rafael Domingo Sanchez2/3/15 18:41

    Enhorabuena amiga Patricia. La anestesia ha resultado efectiva. Nos ha dejado preparados para seguir recibiendo tus atenciones...Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. Muchísimas gracias, Rafa. ¡Y a tu señora! Pórtate bien, que no sea ella la que tenga que administrarte correctivos, ahora que le he dado ideas...
    Un beso para cada uno. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi lo esperaba, estabas entre mis tres, por eso no me ha sorprendido demasiado... ;-)
      ¡¡¡Enhorabuena, Patricia!!!
      Venga, a preparar el de marzo, a ver qué nos deparas...
      Un besazo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!