El cuento huérfano

Me creó la cabeza de Poe hace demasiados lustros, pero murió antes de plasmarme en un papel. Desde entonces vago por las mentes de escritores que no quieren adoptarme. Hoy he llegado a ti, rogándote que me acojas. Ayúdame a ser leído. Afila tu pluma, escucha mi historia, y escríbeme.
Escrito por Pablo Núñez - Twitter

44 comentarios :

  1. Yo te escucho, Pablo. Siempre. Cuando eres el protagonista del relato y cuando comentas el de los demás, porque, siempre también, me arrancas una sonrisa. Lo que ya no puedo prometerte es que te escriba porque aún estoy lejos de esa frescura y espontaneidad que te caracterizan. No obstante, aquí me tienes, para leerte. Siempre.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margarita, si me he alojado en esta página es porque he leído obras como las suyas , y tengo la esperanza de caer en sus manos.
      Ya que he esperado desde 1849, me queda aún paciencia y no pierdo la esperanza de que algún día, como ya he dicho, afile su pluma, me escuche y, en cincuenta palabras, me cuente con esa elegancia y buen gusto que le caracteriza.
      Un cordial saludo.
      El cuento huérfano.

      Eliminar
  2. Joaquín Grau6/3/15 20:02

    A mi me sugiere todas esas innumerables historias huerfanas para siempre debido a que quien las imaginó no pudo o no se atrevió a compartir. Cuantas cosas tenemos, pero cuantas se han perdido. Recojamos ese SOS y sigamos compartiendo historias. Un abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Joaquín, he venido a pedir ayuda aquí, pues he leído a un gran puñado de rescatadores de cuentos y tengo la esperanza de que un día alguno me libere del limbo donde me encuentro.
      Un saludo y gracias por rescatar historias y regalarles lo que más desean, ser leídas.
      Saludos.
      El cuento huérfano

      Eliminar
  3. Querido huérfano, yo me crié con los cuentos de tu padre, así que si te quedas conmigo tendrás quien te lea a medianoche, dormirás arrullado por los graznidos de los cuervos y girarás de felicidad como un péndulo.
    Pregunta por mí en la calle Morgue.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Patricia, con usted llegué tarde pues al llamar a su mente me desplazó una soberbia historia sobre hombres anestesiados encerrados en un sótano y, claro, ante ese relato no tuve nada que hacer.
      No desespero y volveré a llamar a su subconsciente.
      Al ver que tras Patricia se denomina usted Richmond me ha traído recuerdos del pasado.En la ciudad de Richmond nacieron algunos de los más hermosos hermanos que tengo. Yo no tuve la misma suerte. Allí hay un museo dedicado a mi padre. Si no ha ido, no deje de verlo.
      Como le dije antes, volveré a visitarla, no se me asuste porque aunque algo macabro, soy un cuento manso.
      Saludos
      El cuento huérfano

      Eliminar
    2. ¡Has descubierto mi secreto! Nunca lo había contado y nadie hasta ahora había caído. Efectivamente, Richmond es por Edgar Allan y Patricia por la Sra. Highsmith (a ella sí que la menciono siempre que puedo para reivindicarla, pero a él no me atrevía para no quedar como una prepotente). Papá, mamá, os presento a Pablo, un cuentista descendiente de la estirpe de los grandes detectives... La sangre de Sherlock, Hércules y la Srta. Marple corre por sus venas. ¿Lo adoptamos?

      Eliminar
  4. María Navarro6/3/15 22:42

    Si tuviera que encuadrar el relato en un género, lo incluiría en el terror. Llevo un rato pensando por qué ningún escritor quiere acoger en su mente a ese personaje huérfano y cuanto más pienso, más razones oscuras se me ocurren. Teniendo en cuenta que ha nacido en la imaginación de Poe... Valoro mucho ese aspecto de los micros, el llegar al punto final y seguir pensando en lo que has leído.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada María, aunque algo macabro no soy tan oscuro como piensa. Es cierto que doy algún susto pero, de esos que te recorren un pequeño temblor por la espalda y que a veces, gusta. Tengo hermanos más terroríficos que yo y que gracias a tantos lectores que les han ido dando vida (por si no lo sabía, cada vez que nos lee un lector, ganamos un periodo de vida) los han conseguido hacer inmortales.
      Mi problema es que escojo a buenos escritores en mal momento. Me metí en la cabeza de Bram Stoker y me echó de allí Dracula, de la de Stevenson me despidió Mr Hyde, y así podría contarle unas cuantas experiencias más, en donde siempre he sido el perdedor.
      Quizá me haga falta ponerme unas gafas de algún relato más optimista que yo para ver si así, encuentro antes al autor que me acoja, pero ahora que recuerdo, he leído un relato en el que parece ser que lo de ponerse unas gafas con graduación de un optimista no soluciona el estado de ánimo. Tendré que probar con otro método.
      Un afectuoso saludo y es un placer que haya una nueva autora por aquí,
      El cuento huérfano

      Eliminar
    2. María Navarro9/3/15 14:55

      Estimado huérfano.

      Perdóneme por pensar mal de usted. Ahora entiendo los motivos por los que pide alojamiento. Al igual que Patricia, me ofrezco a escucharle. Pero no estará solo en mi mente: tendrá miles de hermanos aunque, como todavía son pequeños, no le van a crear ningún problema.

      P.D. Gracias por el recibimiento a 50 palabras.

      Eliminar
  5. Qué original e interesante planteamiento, Pablo, y qué bien lo has contado. Me pregunto cuántas grandes obras por uno u otro motivo nunca llegan a ser realizadas. Como bien dice María, da qué pensar, además de ser un gran relato.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Enrique, en el limbo donde vago hay muchas obras compañeras de viaje de una calidad excepcional. El problema es encontrar el autor en el sitio y momento oportuno.
      Te contaré un secreto. Conocí una gran historia que estuvo dando vueltas un gran periodo de tiempo, hasta que encontró en el momento oportuno al que finalmente sería su padre que la gestó maravillosamente. Nunca olvidaré su nombre. Se llama 'La primera cita'. Si la ves dale recuerdos del cuento huérfano de Poe que aún no se ha rendido pues sigue esperando que alguien lo rescate.
      Un afectuoso saludo.
      El cuento huérfano

      Eliminar
    2. Desde luego no me cansaré de repetir lo humilde y generoso que eres.
      Muchas gracias, Pablo.

      Eliminar
  6. Como han comentado María y Enrique, podría ser que al personaje no le adopte nadie porque guarda dentro algo malévolo que produce un inevitable rechazo. Yo me atrevería a decir también que es posible que no encuentre a nadie que lo desarrolle porque la sombra talentosa de su padre es muy alargada. Al igual que Patricia, y seguro que como la mayoría, nos hemos criado con sus "Narraciones extraordinarias", sólo yo sé el miedo que he pasado por la noche por su causa, pero lo doy por bueno, igual que el tiempo empleado en leer y comentar tu interesante relato.
    Un abrazo, Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Ángel, la carga que llevo es una especie de maldición que me acompaña a la hora de elegir autor.
      Antes puse un par de ejemplos, pero tengo más.
      Estuvo a punto de escribirme Dickens, pero tuve mala suerte pues se me adelantó su autobiográfica 'David Copperfield' y volví a quedar junto a páginas vírgenes sin tinta.
      Como al lado de Charles estaba Wilkie Collins, quise llamar su atención, pero estaba creando la ejemplar y misteriosa 'La dama de blanco'.
      También lo intenté con Henry James, dando otra vuelta de tuerca.Pero no le interesaban las historias de fantasmas en castillos tenebrosos, y le adelanto que mi historia tiene uno bien grande.
      Como ve la mala estrella me persigue, pero tengo puestas muchas esperanzas en autores como usted, que lleva regaladas a los lectores de esta página muchas obras de arte. No se sorprenda si alguna noche de luna llena le visito.
      Un cordial saludo.
      El cuento huérfano

      Eliminar
  7. ¡Muy bueno, Pablo! Me hizo acordar a "Seis personajes en busca de un autor". Siempre me gustó la idea del personaje con vida propia que necesita un intérprete, como si el escritor fuese solo un médium por el que el personaje se expresa. Me encantó también que aquí el personaje sea el cuento mismo. Ojalá encuentre quien lo escriba como lo hubiese hecho su autor.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sandra, creo que esta vez he acertado y puede que aquí, al fin haya llegado mi momento. Me recomendó el sitio un relato llamado 'El vampiro vegano' y creo que me aconsejó maravillosamente.
      Ahora tan solo dependo de que sea capaz de inmiscuirme en vuestras mentes y me contéis en cincuenta palabras, que con vuestro ingenio, estoy seguro de que lo conseguiréis.
      Saludos
      El cuento huérfano

      Eliminar
  8. Pablo tu relato es leído y releído. Gusta y regusta. Poe es grande tus letras le siguen.
    Tus comentarios siempre bienvenidos. Los nuestros humildemente dados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Belén, por ser mi último comentario de hoy le explicaré lo que pensaba plasmar Poe en el papel sobre mí, antes de su fatídica muerte.
      Quería contar la historia de un cuento errante encerrado en un castillo, que por las noches salía en busca de un autor que lo liberase de su encarcelada existencia tomando su tinta y su pluma, y mediante la magia de la escritura, lo inmortalizara en unas mullidas páginas para que al fin consiguiera la libertad y el descanso.
      Hablando de descanso, este viejo cuento se encuentra cansado y si no le importa, le cogeré presatada esa maravillosa sala de cine de su relato para pasar la noche en calma y de camino, conocer mañana a ese acomodador que tanto me ha enternecido.
      Saludos, buenas noches y gracias por el alojamiento.
      El cuento huérfano

      Eliminar
  9. Notincgas7/3/15 7:40

    Estimado Cuento huérfano:

    He tenido ocasión de conocer su historia y debo confesarle que me ha enternecido. ¡Qué angustia la suya, vagar por el tiempo y el espacio, buscando sin hallar quien le escriba! ¡Qué desgracia no poder desarrollar su trama! Sin nudo, ni desenlace, ni un mal título. ¡Con todo lo que tiene Usted por contar! De veras que me hago partícipe de su dolor.

    Pero no desespere. En el sitio donde yo vivo existe un lugar maravilloso, de no más de cincuenta palabras, lleno de autores ansiosos de explicar historias como la suya. Véngase y ya me contará.
    Afectuosamente,
    Notincgas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Notincgas, sus palabras me llenan de esperanza.
      Cada vez estoy más convencido de haber llegado al lugar correcto pues veo una gran cantidad de mentes sublimes llenas de ideas geniales que van acogiendo con los brazos abiertos a compañeros de viaje,
      Sin ir más lejos, un conjunto de relatos que no se separaban, encontraron aquí el mejor padre posible. Ahora son felices pues siguen unidos y su padre, con maestría, les va dando forma y vida. Se denominaban Serie micro-cromática y tuvieron la suerte de ser adoptados por alguien cuyo ingenio, es capaz de reunirlos a todos, presentándolos como una saga para que sigan juntos.
      Si lo hubiera sabido antes me hubiese teñido de un color para que me hubiera adoptado a mí también. Es más, le estoy dando vueltas a la forma de hacerlo y vestirme de uno apropiado.
      Reciba un cordial saludo de un admirador y mi enhorabuena por esa mayoría de edad que ha conseguido en lo que a relatos se refiere. Ya son 18 y yo que he entrado sigilosamente en su mente, he podido ver que vendrán muchos más.
      El cuento huérfano

      Eliminar
  10. Queridísimo Cuento huérfano:

    Estoy seguro de que no le faltarán padres (algunos, incluso, podrían ser putativos).
    Desde que he leído su llamada de socorro, prolongada desde el siglo XIX, no hago nada más que pensar que yo mismo podría poner a su disposición mi casa y mi pluma (modestas ambas). Pero me aterroriza pensar que no llegara a estar a la altura que se merece y que se vengara de mí de una forma terrible que no quiero ni imaginar.
    No renuncio, a pesar de ello, a encontrarle un hueco en mi imaginación para que se aloje plácidamente y salga así de esa inclusa en la que lleva tantos y tantos años recogido, como si de un niño expósito se tratase.
    A la espera de que me cruce en su camino, como si fuéramos arrieros, no me queda más que saludarlo afectuosamente, deseándole lo mejor para hoy y, principalmente, para mañana.

    José Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido José Antonio, jamás intentaría nada contra usted porque sé que su pluma, más que escribirme me acariciaría y trataría bien, y porque , junto a un tal Álex, teniendo a sus espaldas 43 relatos publicados aquí, fue a uno de los autores que vine a buscar.
      No llegué hace mucho pero por si no se ha dado cuenta le comento que ya lo he visitado dos veces, mas como un buen compañero que me considero, dejé paso a dos historias que tenían que ser escritas por su grandeza y valor; la del vagabundo que pasa las noches durmiendo en el mismo sitio donde antes pasaba el día dirigiendo a sus trabajadores, y por supuesto a ese monumental Capitán Trueno de pantalones cortos y calcetines caídos que es capaz de tirar patadas por el amor de su Sigrid de Thule.
      Prometo volver a verle y en su caso, si me siguen desplazando cuentos tan bellos como los que hace, mi estado será más llevadero pues disfruto enormemente viendo como salen a la luz tan magníficos relatos, desde un sitio de preferencia.
      Reciba un cordial saludo y pronto volveré a verle.
      El cuento huérfano

      Eliminar
  11. Yo lo adoptaría e intentaría darle vida. Aunque dudo que le hiciera justicia. Poe es un nivel terroríficamente elevado, que se me escapa.

    Me gusta la idea de que el personaje aún no (re)creado del todo vaya viajando por las mentes literarias del mundo, buscando una en la que refugiarse, crecer y, por fin, poder expresarse libremente.

    Enhorabuena ♣

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Maest, para mí sería un honor que una pluma tan sensible como la suya me diera vida. No piense en quien fue mi padre pues él me dejó inconcluso para que algún autor con la dulzura y el corazón que usted tiene, que es capaz de unir y esperanzar a dos almas grises que viajan en un tren, me acogiera.
      Ha dado en el clavo con su comentario; los cuentos que no hemos nacido y vagamos de mente en mente, lo que más anhelamos es la libertad de poder expresarnos, desperazándonos en un papel.
      No quiero despedirme sin decirle lo que admiro sus comentarios, las nuevas interpretaciones que saca a otros relatos, regalándoles más vidas, y por supuesto, agradecerle que ya haya liberado en esta casa a 20 compañeros de viaje que gozan de tan buena salud.
      Saludos y nos encontraremos por el camino.
      El cuento húérfano

      Eliminar
  12. Bueno, pero ¿cómo sabemos que lo que cuentas es verdad? ¿Cómo sabemos que eres de Poe y no de alguien que se dedica a vivir del cuento?
    No me tomes por una despiadada, siempre me dan mucha penita los huérfanos, pero ya sabes que a los famosos le salen hijos por todos los lados. No sé, ¿estarías dispuesto a pasar la prueba del polígrafo?

    Pablo, muuuuuuy imaginativo, tierno y divertido tu huerfanito. Le deseo por lo menos una buena tutela hasta que sea mayor. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Juana, tendrá que fiarse de mi palabra o acogerme para que usted misma pueda decidir si mi padre era Poe o no.
      Me habla de algo llamado polígrafo pero esa palabra no la conozco. Debe ser más actual que yo.
      De todas formas puede preguntarle por mí a un Señor que pulsando un botón conseguía que anocheciera.
      Antes de que naciera en esta página era buen amigo mío, y él conoce mi pasado.
      Saludos y espero esa acogida que le pido. Iré a visitarla a ese mundo tan especial que es capaz de crear su ingenio.
      El cuento huérfano

      Eliminar
  13. Imaginativo y brillante. Este cuento que nos habla y que nos pide ayuda para materializarse, estoy seguro que tendrá su oportunidad en tu próxima entrega de 50 palabras.
    Un abrazo Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido José, Gracias por sus amables palabras pero sobre todo, por haberme dejado viajar con su personaje y ver el ocaso de un padre que espera a su hijo.
      Usted también podría adoptarme pues su ternura enriquecería mi historia,
      Esperaré sus próximas cincuenta palabras a ver si el caprichoso camino, nos dirige al mismo destino.
      Un afectuosos saludo.
      El cuento huérfano

      Eliminar
  14. Yo no sé sí sería una buena madre adoptiva... pero lo que sí sé es que has venido al sitio más indicado, aquí hay muchos y buenos escritores que podrían ayudarte, por ejemplo, un tal Pablo Núñez, que seguro está a la altura de lo que tú te mereces...


    Un merecido "me gusta", Pablo, por este buen micro.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Rosy, créame si le digo que sería una gran madre adoptiva para mí.
      Además me podría dar un poco de sentido del humor que tiene y que a mí buena falta me hace. Aún sonrío al recordar la operación de aquel cirujano plástico a un pollo que usted contó.
      Ese Pablo Núñez que usted nombra, por lo que he leído, en dos relatos que ha escrito ha matado a sus dos personajes. Al primero lo hizo volver a nacer pero al segundo, el del cuadro, no contento con matarlo además le anunció su muerte. Y una muerte tan cruel como morir quemado. Que horrible forma de perecer.
      La prefiero a usted pues ese tarado es capaz de hacerme desaparecer, antes de haber nacido y yo lo que quiero es vivir, y no que me maten en cincuenta palabras.
      Manténgame a salvo de ese autor antes de que me asesine, Prefiero una madre como usted que dé sentido de humor a mi errante vida.
      Un afectuoso saludo y siga regalando tan ingeniosos relatos.
      El cuento huérfano

      Eliminar
  15. Salvador Pérez Salas8/3/15 0:25

    Huérfano es quien no tiene padre ni madre y este microcuento demuestra los valores de su padre y la imaginación de su madre, la Musa del Ingenio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Salvador, sus palabras me llenan de gozo al nombrarme a mi padre, y a la musa que le inspiró.
      Mi padre era para mí un amigo que me dejó antes de contarme. Nunca sabré como hubiera quedado si la muerte no le hubiera sorprendido antes de tiempo.
      Conozco un gran relato que escribió un autor brillante de esta página sobre le sobrevino la muerte antes de poder dejarle un mensaje a un amigo. Así me sentí yo cuando prematuramente me dejó mi padre.
      Recuerdo me afligí tanto con su pérdida, que tan solo podía escuchar el paso del silencio.
      Reciba un cordial saludo y también lo visitaré alguna noche pues sus dos relatos me enamoraron creo que puedo tener cabida en su imaginación.
      El cuento huérfano

      Eliminar
    2. Salvador Pérez Salas8/3/15 14:24

      Las lágrimas corren por mis mejillas. Me has emocionado.

      Eliminar
    3. Recojo sus lágrimas y las meto en mi historia para enriquecerá con las lágrimas de un genio
      Excusa que me expresara tan mal en varios pasajes anoche pero el cansancio a veces me juega malas pasadas.
      Pero veo que usted entendió a la perfección mi mensaje.
      Un saludo
      El cuento huérfano.

      Eliminar
    4. Como ve voy perdiendo facultades por el inexorable paso del tiempo.
      Quería decir que sus lágrimas las recojo y las meto en mi historia para 'enriquecerla' con las lágrimas de un genio como usted.
      Mi final creo que se acerca y espero que pronto me rescaten antes de que sea demasiado tarde.
      Saludos de nuevo, querido amigo.
      El cuento huérfano

      Eliminar
    5. Salvador Pérez Salas8/3/15 16:11

      Desde el momento en que quedaste escrito pasaste a la historia de la Literatura. Los padres y las madres mueren y los hijos viven su recuerdo y al mismo tiempo viven sus vidas.
      No me tenga en tan alta consideración, soy un aprendiz de sueños.




      Eliminar
    6. Estimado Salvador, sus palabras me reconfortan.
      Quería contarle que aunque usted se considere un aprendiz de sueños, ha demostrado con creces que es un creador de silencios, lo que le convierte en un genio y en un mago.
      El cuento huérfano

      Eliminar
  16. Fina Nieto Ramón8/3/15 13:46

    Yo me comprometo a leerte no una ni dos, sino todas las veces que sean precisas para memorizarte una vez te plasmen por escrito y así poder contarte con el fin de que no caigas en el olvido; pero lo que es adoptarte mucho me temo que me va a ser del todo imposible por no llegar a la altura del progenitor que tú bien te mereces.
    Chapeau, Pablo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Fina, no comparto su opinión sobre que usted no esté a la altura suficiente para escribirme.
      Usted que fue capaz de liberar al personaje que no quería vivir la Navidad, enviándolo a Nepal y que a continuación, fue capaz de que se nos enterneciera el corazón recordando la noche de Reyes.
      Usted que ha descubierto que hay 47 especies de ranas y ninguna se convierte en príncipe y que no ha sido capaz de matar del todo al personaje que cumplió cincuenta años (número mágico en esta página) pues yo que aún puedo verlo, sé que sigue volando y disfrutando de su libertad.
      Perdone que le lleve la contraria pero está más que a la altura y para mí sería un verdadero honor, que me plasmara en el papel.
      Antes de poder leerme alguien tendrá que hacerlo y sé que usted me trataría muy bien.
      La espero impaciente.
      Saludos, querida amiga.
      El cuento huérfano.

      Eliminar
  17. Ay Dios, Pablo, que hay un cuento huérfano y yo sin pasarme por aquí ...
    Acepto encantada adoptarlo, pero, ya sabes que en todas las historias hay un pero ... Tengo que apuntillar varios temas. Lo primero de todo es que al Señor Poe lo he leído sólo en inglés, obligada por mi profesor, claro está, y a día de hoy prefiero escribir en español ... y por otro lado, debido a lo "miedica" que soy, también soy incapaz de escribir historias de ese tipo. Por lo tanto, sólo saldrían de mi pluma historietas que nada tienen que ver con las del creador. Lo que sí prometo es escribirlas con sentimiento.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Malu, ha alegrado el corazón de este cuento al ver que se pasaba por mi hogar.
      Le confieso que sus palabras me explican varias cosas.
      Una, que en su comentario a cierto relato de un cuadro, llamase a mi hermano 'The Black cat' por su verdadero nombre.
      Otra, es que usted me haya dado esquinazo desde que lucho por que me acoja, y le confieso que el primer intento lo hice el día de San José del año pasado, pero unos latidos lejanos me separaron de su pluma.
      Después, soy perseverante, lo he vuelto a intentar en más ocasiones, pero una vez una monja pija, otra una manzana mordida, también una bellísima historia sobre la vuelta a la infancia una vez al año, otra no menos hermosa sobre la pérdida de la ilusión en la noche mágica de Reyes, aquel viaje en solitario acompañado de una inseparable inseguridad, y las últimas veces un paciente enamorado de su psicóloga y un político corrupto mimado por sus padres me han desplazado de ese mundo maravilloso que encierra usted en su imaginación.
      Sé que mi padre es reconocido sobre todo por sus cuentos de terror pero también creó algunos otros cuya temática no era macabra.
      Si usted me acoge le aseguro que me adaptaré al estilo que más le guste pues sé que me escribirá desde el corazón con el sentimiento que le caracteriza, y eso es lo que nos hace inmortal a los cuentos.
      Volveré a visitar su ingenio y esta vez, espero que sea para quedarme.
      Un cordial saludo y hasta pronto.
      El cuento huérfano

      Eliminar
  18. Excelente relato. Cuando la historia parece terminar es justo cuando empieza en la imaginación del lector. Mejor que escribirlo, dejamos que el cuento se convierta en el eterno cuento errante, y es que en caso de materializarse, este relato de 50 palabras desaparecería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Eduardo, veo que me tiene en alta estima antes de haber nacido.
      Podríamos hacer algo, le propongo que tome mi historia errante y escriba un relato sobre mi eterno deambular, dejando de lado mi argumento.
      Quizá así pueda nacer, y este cuento huérfano siga existiendo como prólogo de mi historia.
      Miles de anécdotas he visto en mi vida que podría contarle así que me pongo en sus manos.
      Saludos, querido amigo.
      El cuento huérfano.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!