La promesa

No quería ni imaginarse que lo que le habían prometido los curas desde que era un crío podía ser mentira, y como tampoco sabía muy bien qué hacer, decidió esperar a que vinieran a buscarlo, con su traje de novio impoluto, aunque ya empezaba a agobiarle la estrechez del ataúd.
Escrito por Cadillac Solitario

6 comentarios :

  1. No es el mejor momento para plantearse dudas de fe.
    Con tus buenas letras, como dichas sin querer, puedo imaginar la vida de este hombre que comparte traje en dos momentos tan importantes.
    Un saludo, Cadillac.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario24/3/15 0:17

      Gracias por el comentario, Margarita. Es verdad que casi nunca pensamos en ese segundo momento para lucir el dichoso traje.
      Otro saludo para ti.

      Eliminar
  2. Realmente muy ingenioso y bien escrito escrito tu micro. Con ese giro, me ha hecho sonreir cuando he llegado al final. Mal momento para tener una crisis de fe.
    Un saludo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario24/3/15 0:19

      Realmente no es buen momento. Pero ya sabes, hasta que no sucede algo que nos incomoda, no reparamos en ello. Gracias por comentar. Pablo, y un saludo.

      Eliminar
  3. Ingenioso relato, que no desvela la realidad hasta la palabra número 50.
    Un beso Cadillac.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario24/3/15 0:21

      Muchas gracias, Malu. Eso intentaba, que no se desvelase la sorpresa hasta el final para que resultase más efectivo.
      Un saludo.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!