Retirada

¡Corred, corred! Fueron las últimas palabras que escucharon mis oídos bajo un estruendo ensordecedor. Retroceder y refugiarse en la trinchera era nuestra única alternativa. Tan cerca estuve de lograrlo que, cuando la bala taladró mi cerebro, la zanja acogió mi cuerpo inerte. La oscuridad y el silencio se hicieron uno.
Escrito por Matrioska - Web

19 comentarios :

  1. Tu protagonista me lleva a pensar que también estando muertos podemos escribir. Y tanto si es real como si es metafórico, me encanta la idea.
    Un saludo, Matrioska.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Margarita. Así debería ser, ¿no te parece? Un saludo.

      Eliminar
  2. El conductor de autobus18/3/15 14:38

    Pues yo ya tenía la esperanza de que el prota se salvase, y me lo has hecho trizas Matrioska...en fin, que nos has dejado oir sus últimos pensamientos...Es que casi lo consigue!!! Prometenos que en el siguiente relato el protagonista, al menos no muere...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices es dar voz en primera persona a esos últimos pensamientos e instantes de vida. Esta vez no podía ser de otra manera pero te prometo que, para la próxima, no habrá que lamentar víctimas. Un saludo, conductor y gracias.

      Eliminar
  3. Que alegría de tener alguien nuevo por aquí. Mi más cordial bienvenida.
    Muy bien contado. Desde el principio ya se augura que el final no va a ser feliz, y esa estrategia de que los que mueren, cuenten sus sensaciones tras haber traspasado el umbral de la vida, a mí personalmente me encanta.
    Matrioska, tienes mi primer me gusta. Estoy seguro que será el primero de muchos. Eso espero.
    Un saludo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pablo, por tu bienvenida, comentario y ese me gusta. Es verdad que esas “últimas palabras” no anunciaban nada bueno. Yo también espero, con vuestro permiso, formar parte de este fantástico lugar de encuentro. Un saludo.

      Eliminar
  4. Salvador Pérez Salas18/3/15 21:29

    Hace poco leí "Picnic" de Fernando Arrabal. En su pieza teatral también mueren los protaginistas. Pero aún así... es un alegato contra lo absurdo de la guerra...como tu relato. BIENVENIDA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia así es, sabemos de su sinsentido pero no dejamos de repetirlas. Muchas gracias, Salvador y un saludo.

      Eliminar
  5. Inevitablemente me ha venido a la cabeza la famosa foto de Robert Cappa, 'muerte de un miliciano'. Además, según iba leyéndolo, me ha quedado grabada la secuencia como si la hubiera visto realmente. Y ese final, de oscuridad y silencio, me parece tan cinematográfico, algo así como un 'fundido en negro'. Me ha encantado.
    Bienvenida, Matrioska.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da gusto tener una lectora tan entregada, el final es como dices, un fundido en negro, una bajada definitiva del telón. Muchas gracias, Mª Jesús por tus palabras y tu bienvenida. Un saludo.

      Eliminar
  6. Algo debe de ocurrir con las trincheras, será que estamos todos influidos por el aniversario de la Gran Guerra que tuvo lugar el verano pasado, lo digo porque este mes, tú y Pulgacroft habéis ambientado vuestros relatos dentro de una de esas zanjas fatídicas, algo que también hice yo mismo el mes anterior. Coincidir enriquece, porque aunque parezca la misma base o escenario, cada cual aporta algo diferente.
    Un saludo y bienvenida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los leí, Ángel, y es verdad que cada uno aporta una visión diferenciada. En mi caso fue un relato que escribí estas Navidades pasadas sobre la llamada “Tregua de Navidad” ocurrida como dices en la primera guerra mundial. Creo que me documenté tan a fondo que me dejó poso, de ahí este micro. Si tienes curiosidad te invito a leerlo en mi web. Muchas gracias por todo y un saludo.

      Eliminar
  7. Notincgas20/3/15 7:59

    Me ha gustado tu relato, Matrioska, retrato en movimiento del último instante de la vida del soldado.

    Algún día, tendremos que hacerle un homenaje al enterrador, con tanto trabajo como le damos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Notincgas. Tienes razón, pobre enterrador, aunque yo le he dejado el trabajo medio hecho. Un saludo.

      Eliminar
  8. Antes que nada, ¡bienvenida!
    Buen estreno y carta de presentación, Matrioska. El que tu personaje corra y crea que por correr va a estar a salvo para, finalmente, no ser así, deja al lector -al menos a mí me ha dejado- estupefacto. Porque yo pensaba que la trinchera iba a ser refugio temporal pero nunca que terminara siendo eterna morada.
    ¡Bravo! Va mi "Me gusta" y un saludo muy cordial. Y reitero mi bienvenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por todo, José Antonio, es fantástico encontrarse con personas tan afables en esta página. Otro cordial saludo para ti.

      Eliminar
  9. Buen relato Matrioska. he leído tu relato "Tregua de Navidad", el que me ha parecido muy bueno y creo que has acertado al dejarnos esta prueba, exquisita, en donde nos dejas reflexionando sobre lo rápido que podemos desparecer. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe cuándo desapareceremos del mapa pero, en una guerra, tenemos todas las papeletas para que sea rápido. Un saludo y muchas gracias por tu comentario, Maite.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!