Alzheimer

Caminaba de un lado a otro del corredor buscando rosas. Le recordé su nombre de amapola, sonrió amablemente y se detuvo:

—Señor, ¿quién es usted?

En días de lucidez vivo con ella esperando en su voz el milagro del reencuentro, antes de que la vida obscurezca del todo mis recuerdos.
Escrito por Pedro Elías Martínez

4 comentarios :

  1. ¡Qué bonito! No había leído nunca un relato que reflejara este terrible problema de forma recírproca.
    Un montón de aplausos, Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Patricia. El idioma inmortal son los latidos del corazón.

      Eliminar
  2. Nelly Cristina14/4/15 23:46

    Alzhaimer: Una palabra que genera desconcierto y temor por lo que representa sufrir esta difícil condición. En este cuento se resalta el amor puro y leal entre dos seres. Bien lo decía mi profesor de Neurología: el Alzhaimer podrá borrar la memoria pero no los sentimientos. Hermoso cuento. Escritor de escritores

    ResponderEliminar
  3. Muy original tu planteamiento, además de poético, lo que me parece bastante difícil dada la frecuencia con que se toca este tema que a todos nos sensibiliza.
    Enhorabuena y saludos, Pedro.
    Enrique.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!