Inconmovible

Tras el aperitivo, dos platos y postre, hunde su cuerpo sobre el sufrido sofá. Le costará terminar el cubo de helado que le acompaña, un reto que acomete con espaciosas cucharadas. Tuerce el gesto cuando hablan de hambrunas en el informativo, pero hay remedio, sólo tiene que apretar un botón.
Escrito por Ángel Saiz Mora

43 comentarios :

  1. Hay que intentar llenar ese vacío de alguna forma, Ángel, con comida o apretando un botón. Perdona mi osadía, pero tu personaje podría ser el mismo que buscaba "algo" en mi micro y sólo encontraba esa nada viscosa. Y no hay peor sensación que el vértigo que producen esos agujeros tan llenos de vacío. Ya lo dice el refrán, "de grandes comidas están las terapias llenas", o algo así.
    Un placer, Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede decir que este personaje vive en el vacío, abrazado insanamente a un mundo de exceso, en la insolidaridad absoluta, sin admitir nada que le haga pensar o que sacuda un poco su conciencia.
      El placer es mío, Margarita. Un abrazo

      Eliminar
  2. Muy bien expresada esa desidia y la falta de empatía ante el sufrimiento ajeno cuando uno lo tiene todo, en este caso, el estómago lleno. Me ha gustado mucho tu micro, Ángel. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquello de "nada humano me es ajeno" parece lejos de poder rozar siquiera a más de uno.
      Me alegro de que te haya gustado y gracias por tu amable comentario.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Ángel, solo decirte que siempre me sorprende lo bien que trazas cada movimiento de tus personajes, sus gestos, sus pensamientos...
    En resumen, que es un placer leerte y que me recuerdas a mi admirado Luis Landero, que escriba del tema que escriba, da lo mismo pues la forma de contarlo es tan certera que te atrapa en las redes que teje con sus palabras, siempre bien escogidas. Igual que tú Ángel, palabras muy bien escogidas y puestas en el sitio correcto.
    Un abrazo y gracias por tus textos y por ser un hombre bueno. Sé que es asi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me satisface mucho que compartamos admiración por Luis Landero, a él si que hay que llamarle maestro. Ni que decir tiene que estoy a años-luz o más de él, pero agradezco mucho tus palabras. Tú si que eres un hombre bueno, Pablo, lleno de grandeza, no hay más que leer tu relato de este mes y ver ese avatar compartido que has puesto.
      Un abrazo y muchas gracias a ti,

      Eliminar
  4. BRAVO, Ángel!! Real como la VIDA misma.... No queremos soluciones, queremos botones!!! ;)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede decir mejor que como tú lo has hecho. Con tecnología o sin ella, para enquistar un problema lo mejor es mirar para otro lado.
      Saludos, campeón

      Eliminar
  5. Uuuuuuy! La increíble tenacidad de tu brevedad. Bravo, Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que a mí me parece una feliz constancia es la calidad de tus letras.
      Gracias y un abrazo

      Eliminar
  6. Nuestra propia comodidad nos induce a quitar los problemas de nuestra vista con solo apretar el botón de un mando a distancia en lugar de afrontar su solución, lo cual podemos creer que nos supone un mayor coste. Lo que ocurre en la tv le ocurre a los demás. Pero solamente hasta que los accidentes de tráfico, el paro o los desahucios, etc... llaman a nuestra puerta. Ni que decir tiene lo fácil que resulta imaginar a tu personaje y el escenario. Solo le falta un buen cubo de palomitas para rematar.
    Un abrazo, Angel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, sólo nos activamos cuando algo nos afecta directamente. Quizá no haya un logro mayor y más humano que el de saber ponerse en el lugar de otro, una capacidad que todos tenemos, pero que en la práctica únicamente unos pocos ejercen.
      Gracias, Joaquín. Otro abrazo para ti

      Eliminar
  7. Apagar la tele, mientras piensas que eso ocurre a muchos kilómetros... ya lo dice el refrán, "ojos que no ven..."
    Buen micro denuncia, con ese final, te ha quedado bordado...
    Un abrazo Ángel, y suerte a fin de mes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejar de ver la realidad cuando no resulta agradable pone en evidencia nuestro egoísmo insolidario, Es cómodo pensar que las cosas les suceden a otros, o que están lejos, pero todo está relacionado.
      Muchas gracias, Rosy. Un abrazo

      Eliminar
  8. Muy buen microrelato Ángel, honesto y actual en su totalidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia, hay que reconocer que algo tiene de honesto, en tanto trata de poner en evidencia esa actitud cómoda de la que difícilmente nos libramos la mayoría. Un mal de toda época, sólo que en ésta nos valemos de los botones como aliados de nuestra insolidaridad.
      Saludos agradecidos, Jean

      Eliminar
  9. Cómo me has sorprendido, Ángel! Con lo entrañables que suelen ser tus personajes, has bordado aquí un tipejo vil y repugnante que, a diferencia de su actitud, sí que consigue conmover por lo espantoso de su pasotismo.
    Una vez dado este paso, te animo a seguir sorprendiéndonos por el lado oscuro.
    Abrazote, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado lo del lado oscuro, como también haberte sorprendido, algo que siempre me ocurre a mí con tus textos.
      Un abrazo grande

      Eliminar
  10. Fina Nieto Ramón9/4/15 17:15

    Hay carencias que difícilmente se pueden paliar, por muy lleno que se tenga el estómago. Enhorabuena, Ángel, por tu triunfo del mes pasado y por hacernos reflexionar una vez más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has expresado muy bien. Todo exceso va asociado a alguna carencia,
      Muy agradecido, Fina. Un saludo

      Eliminar
  11. Esta sociedad en la que vivimos, mientras medio mundo se muere, el otro medio mira para otro lado. Es tan fácil darle al botón y no ver la realidad ...
    Muy bueno Ángel, incluso describiendo personajes deplorables, lo bordas.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por qué será que lo fácil no suele ir asociado a lo correcto. De una sociedad con tan abismales desigualdades lo menos que se puede decir es que está enferma.
      Muchas gracias, Malu. Te mando un abrazo y mi afecto.

      Eliminar
  12. Salvador Pérez Salas9/4/15 23:51

    La realidad no es otra que la que reflejas. ¿Para qué andarnos con paños calientes? Guerras, hambrunas, violaciones, asesinatos... ¿qué más da...si les ocurre a otros? ¡¡ Eres GRANDE Maestro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas realidades las tomamos como escenas de una película de ficción de las que podemos prescindir.
      Tú si que eres grande, Salvador
      Un abrazo

      Eliminar
  13. Antonio B.10/4/15 12:05

    Buen relato Ángel.

    Todos tenemos claras las injusticias, pero también que la justicia no se haga a costa de nuestro esfuerzo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como corresponde al personaje, es un relato con muy pocos adornos, solo dos adjetivos... para contar el dilema de la vida en cincuenta palabras bien escritas, como siempre. Sigues subiendo maestro
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Antonio, has puesto el dedo en la llaga. La solidaridad de salón está al alcance de todos, pero algo muy distinto es remangarse y tratar de hacer este mundo un poco más justo.
      Saludos

      Eliminar
    3. José María, para subir literariamente tengo buenos ejemplos en los que fijarme, tú eres una muestra de ello.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. El mayor problema que tiene tu personaje, o lo que represente, es que pronto esas víctimas del hambre estarán desperdigadas por el suelo de su casa, y le estorbarán cuando tenga que ir a la cocina o al baño. ¿Se sensibilizará entonces con ellos, o buscará una solución para quitárselos de en medio?
    Muy buen relato, Ángel. Aunque siempre debe haber lugar y ocasión para cualquier tema en nuestras historias, por supuesto, no se me ocurre mejor modo de utilizar estas 50 palabras, tan bien tejidas, por cierto, como dice Pablo.
    Mi enhorabuena y un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa pobreza que tratamos de contener con vallas y leyes, para que ni nos roce, acabará por hacerse ineludible, por lo que sería mejor sería tratarla antes de que sea tarde.
      Tus comentarios, como tus textos, siempre aportan mucho, Enrique.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Ángel, ese botón que cambia de canal y apaga nuestras conciencias es tan real como triste. Muy buen relato que nos hace reflexionar. Por suerte, hay personas entregadas en cuerpo y alma a estas causas que hacen que la raza humana no pierda su apellido. Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Esas personas que citas deberían ser un ejemplo en el que mirarnos.
    Abrazos, Salvador. Muchas gracias por tu amable comentario

    ResponderEliminar
  17. Notincgas11/4/15 7:53

    He aquí un certero retrato de la indolencia humana ante el sufrimiento ajeno.
    Bien dibujado, Ángel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos preocupamos por nimiedades, hacemos un mundo de detalles minúsculos; sin embargo, pasamos por alto el más grave de los problemas: que a una persona le falte lo básico.
      Gracias y un abrazo

      Eliminar
  18. Ese mirar para otro lado no consigue nunca ocultar la realidad que nos circunda, por mucho que ella no nos guste. A mí sí me ha gustado, amigo Ángel, que nos lo hayas recordado con otro de tus espléndidos microrrelatos, este también tan magníficamente construido como los anteriores.
    Va, por tanto, mi "Me gusta" y con él mis deseos de que relatos como el tuyo nos remueven nuestras acomodadas conciencias.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has expresado muy bien. Mirar nos hace sentir culpables, pone en evidencia nuestra responsabilidad, aunque sea indirecta y pequeña, en esos dramas diarios. Tu acertada expresión "acomodada conciencia" define esa situación de muchos de nosotros, entre los que tengo que incluirme. En mi caso, hago una pequeña contribución mensual a una ONG, pero nunca es suficiente.
      Mil gracias y otro abrazo grande

      Eliminar
  19. María Navarro11/4/15 20:10

    Lástima que el mando a distancia no se quede sin pilas. Qué personaje más bien trazado. He podido casi olerle. Fíjate si está logrado, que has conseguido que me caiga mal.
    Muy bueno, como siempre.
    Besos, maestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que a este personaje nada ni nadie es capaz de sacarle del sofá. Un antihéroe insensible que, desde luego, no se hace querer.
      Gracias, María. Un abrazo

      Eliminar
  20. Ángel, tu relato retrata perfectamente la indiferencia humana y me ha hecho reflexionar sobre el valor de la vida para alguien que vive en un país rico versus la de otra en uno pobre. Digo esto a propósito de la diferencia de difusión e indignación que provocó el incidente en Charlie Hebdo, Francia, contrario a la masacre en Garissa, Kenia, la cual ha sido tratada como una noticia más por los medios, de esas que se digieren y se olvidan rápidamente. Muy buen micro, en todos sus elementos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Es muy cierto lo que dices. Aunque suene crudo decirlo, todas las víctimas no cuentan igual. Recuerdo un curioso estudio de teoría periodística que hasta cuantifica este hecho, de forma que un muerto en un país occidental tiene mucho más peso informativo que un centenar en un país del Tercer Mundo. Lo peor es que lo aceptamos como algo normal.
    Gracias por tu comentario, Beto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Lamentablemente la actitud de tu personaje es moda, en cuanto que es lo más repetido. Tantas miserias, intereses creados, egoísmos, miradas al propio ombligo... etc. hacen que lo sorprendente sea una reacción contraria, que cuando ocurre, sale hasta en los telediarios.
    Me ha encantado tu micro, lo que tampoco es novedad, pues siempre me gustan.
    Un abrazo virtual y otro pendiente para el día 25

    ResponderEliminar
  23. Por desgracia, me temo que la mayoría, en mayor o menor grado, estamos tocados por esa falta de sensibilidad, en beneficio del egoísmo
    Muchas gracias por tu comentario, Isidro. Un abrazo virtual para ti y el otro también lo puedes dar por hecho.

    ResponderEliminar
  24. Esa realidad tan lejana solo existe detrás e la pantalla, y ni siguiera hace sombra. Con apretar el botón volvemos a la cómoda soledad que no nos plantea ningún problema. En cuanto al relato es una fotografía en blanco y negro de la realidad tan próxima como indiferente.
    Una foto para exponer.

    Un abrazo , Ángel

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!