Rompiendo la monotonía

La monotonía empezaba a consumirla. Cada mañana, al salir de su casa, giraba a la derecha, observaba los edificios mientras paseaba por largas calles, y entraba a la oficina hasta terminar su jornada. Decidió que era el momento de cambiar algo en su vida. Ese día giró a la izquierda.
Escrito por Vanesa Reinaldo - Twitter

7 comentarios :

  1. Buena idea, cuando uno se quema... es momento de cambiar.
    Me ha gustado, aunque sencillo, tiene un buen fondo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces un pequeño gesto puede marcar la diferencia. Bien contado, Vanesa. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Fina Nieto Ramón19/4/15 14:41

    Una buena manera de no sucumbir a la monotonía: introducir pequeños cambios de vez en cuando. Me ha gustado lo que cuentas y cómo lo cuentas, Vanesa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fina.
      Un saludo para ti también.

      Eliminar
  4. Notincgas20/4/15 7:38

    Ese giro es un paso más grande del que pudiera parecer, sobretodo si con ese nuevo itinerario termina por no ir a la oficina.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!