Rutina

Se levantó al amanecer, se duchó, tomó su café y primorosamente se vistió.

Salió a la calle. Frunció el ceño. Se volvió a casa. Se quitó la corbata.

Hoy no quería que sus compañeros se volviesen a reír de él. Hoy sí se acordó de que llevaba diez meses jubilado.
Escrito por Isidro Moreno Carrascosa - Web

44 comentarios :

  1. Isidro, esta rutina que nos presentas tiene dentro muchas cosas. Me sugiere la historia del jubilado que está tan acostumbrado a hacer lo mismo durante tantos años que le cuesta acostumbrarse a su nueva vida, acompañado de una leve pérdida de memoria ayudada por las brumas de la vigilia recién llegada de las primeras horas de la mañana.
    Me ha gustado, Isidro.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado en el clavo.
      Muchas gracias por el comentario Pablo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Al hilo de lo comentado por Pablo añadiría que además me sugiere que el personaje no ha tenido demasiada motivación en la vida más allá de su trabajo. Una låstima. Espero que sepa reconducirse. Me ha gustado tu relato. Un abrazo, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser lo que dices Joaquín, pero ojo con eso, pues cuando se es joven nadie cree que acabará así, pero las tribulaciones y desdenes de la vida, nos moldean a diario y no sabemos como acabaremos.
      Importante es luchar para que no nos ocurra.
      Gracias y un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Carmen, lo que debemos procurar es que no nos ocurra a nosotros.
      Saludos

      Eliminar
  4. Un micro entrañable, por lo real.
    Muy bueno, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias patricia. Por cierto, te echamos de menos en la microquedada, también a Malú y a otros de la familia de 50 palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Yo diría que hay personas que no tienen motivaciones en la vida y que sólo viven para trabajar y al llegar a la jubilación se quedan desangelados y sin saber muy bien qué hacer. Muy triste, pero tan real como la vida misma.
    Un beso y un me gusta, Isidro.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malu. Siempre "Malucinas" con tus bonitos comentarios.
      Estoy de acuerdo contigo. No es el caso de todas las personas, pero efectivamente, la vida y si ha sido dura, más, te hace autómata del trabajo y desinteresado del resto de vivencias, aficiones, etc.
      Una pena, pero así es.
      Mil gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Ja, ja, ja ... Isidro, tú sí que "malucinas". Yo lo único que hago es decir lo que pienso sobre lo que leo.
      Qué penita que no pude ir al encuentro del día 25, a ver si puede ser para la próxima.
      Besos.
      Malu.

      Eliminar
  6. Yo también pienso como Patricia un micro entrañable. Debe ser de lo más duro, envejecer y ir despidiéndote de cosas que ya no volverás hacer nunca: trabajar, correr, conducir....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Creo que debemos luchar durante nuestra vida y desde jóvenes para que la jubilación sea motivo de júbilo -de ahí viene- y no se convierta en un triste deambular por este "valle de lágrimas"
      Gracias por tu comentario y un abrazo.

      Eliminar
  7. Quería decir: E ir despidiéndote "ups" un pequeño lapsus :)

    ResponderEliminar
  8. Va mi "Me gusta", Isidro, porque refleja la situación real de esas personas que, tras muchos años haciendo lo mismo, no saben que la vida tiene otros alicientes. Yo le sugiero a ese entrañable jubilado tan desnortado que coja papel y lápiz (también vale un bolígrafo) y escriba, por ejemplo, un relato de cincuenta palabras. Si son algunas más, tampoco importa. Total, ahora tiene todo el tiempo del mundo y puede reescribirlo tantas veces como sea necesario, hasta dar con la cifra exigida.

    Un saludo y mi reconocimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje! muy buena sugerencia. De hecho es una de las causas por las que empecé a escribir hace dos años, para prevenir esa desorientación cuando me jubile (Si es que me jubilo).
      Gracias y un abrazo

      Eliminar
    2. Notincgas29/4/15 5:34

      ¡Desnortado! ¡Guau! Qué bonita palabra.

      Eliminar
  9. Me ha gustado mucho tu micro, Isidro. Al terminar de leerlo me ha venido a la cabeza “La hoja roja” de Delibes. Duro tema. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Matrioska por tu comentario y me apunto el título de Delibes a ver si puedo leerlo, aunque estos temas tan duros, en 50 palabras me vale, pero más largo... puedo llegar a somatizarlo y no me apetece. jejeje!
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Un micro aparentemente sencillo, que explicado en todas sus vertientes puede suponer un extenso ensayo. Sólo por poner dos pinceladas: Por un lado se refleja el triste sino de aquellos que sólo viven una realidad, en este caso, la del trabajo, fuera del cual están como peces en la arena. Por otro, podría haber un problema físico asociado a la memoria y a la edad.
    En resumen, has tratado un tema delicado, no exento de profundidad, de un modo respetuoso y original, y además eres un tío genial, como he tenido la suerte de comprobar.
    ¡Un abrazo, Isidro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente se pueden dar ambos casos o incluso tres. La mera inercia o rutina que en este caso sería algo exagerada, la de un sola realidad vivida durante mucho tiempo y que marca a fuego nuestra personalidad y la del tema de enfermedad mental que es frecuente se empiece a padecer con la edad de la jubilación. al escribirlo pensé en las tres que muchas veces van en el mismo lote.
      Gracias Angel por tu comentario y piropo que me ha hecho sonrojar.
      Un fuerte abrazo y encantado de haberte conocido personalmente.

      Eliminar
  11. Respondo no por "rutina", sino por la sensación que proporciona. El miedo a la monotonía, que cuando se rompe no se sabe que hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te respondo tampoco por rutina, sino para agradecerte tus palabras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. ¡Se me partió el corazón! Me enterneció mucho. Felicitaciones, Isidro. ¡Un micro hermoso!
    Saludos,
    Sandra

    ResponderEliminar
  13. luis moreno28/4/15 11:25

    Qué verdad es. Al final la vida te relega a una monotonía anodina que, con el desgaste del tiempo, resulta parecer patética a aquellos que piensan como tú pensabas. Pero como dice mi madre que decía su madre; "por mi puerta pasarás"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Razón llevas hermano. Esa también es un lectura y aviso para navegantes.
      ¡Qué casualidad, yo oí lo mismo de mi madre y mi abuela! ¿No serán las mismas?
      Un abrazo Luis y gracias por comentar.

      Eliminar
  14. Fina Nieto Ramón28/4/15 12:08

    Se precisa bastante tiempo para reemplazar una rutina por otra, sobre todo cuando la nueva situación nos ha venido impuesta. Enternecedor relato, Isidro, y no menos real. Suerte.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La inercia, la costumbre, el hábito... son innegables en nuestra vida, así como nuestro afán por superarlos o saber usarlos.
      Muchas gracias fina por tus sabias palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Más que con la rutina, si me lo permites, Isidro, me quedo con la soledad que transmite tu personaje: nadie que le ayude a quitarse la corbata que no debería haberse puesto. ¡Triste!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la soledad es un punto que no tuve conscientemente en cuenta a la hora de escribirlo, pero es sabido que en ciertas circunstancias, es latente y a veces no sólo en ciertas circunstancias, sino que como una sombra, nos acecha siempre.
      Gracias Margarita por tu aportación.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Pobre hombre, cuánta ternura me ha despertado...
    Un micro que invita a pensar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí da que pensar porque no se puede decir "de este agua no beberé".
      Gracias por tu comentario Rosy.
      Saludos

      Eliminar
  17. Notincgas29/4/15 5:29

    Este relato tiene sabor a circo. El protagonista me ha recordado a un clown. La situación ante la que se enfrenta tiene, de entrada, un punto cómico (un tipo que no se acuerda de que ya está jubilado y que sigue yendo a trabajar); hay también la burla de los compañeros (igual que en un número de payasos, que el "listo" se ríe del "tonto"); y, por último, ese punto de ternura que despiertan determinados tipos de payasos.
    Muy chulo, Isidro.
    Un abrazo.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Carles, has sacado una visión que nadie lo había visto o mencionado, pero que también podría añadirse a la situación que intento reflejar con 50 palabras.
      Espero que llegaras bien el otro día. Un abrazo y encantado de haberte conocido personalmente. ¡Nos leemos!

      Eliminar
  18. Pues no sé si hay rutina, soledad, tristeza, ternura, humor, como dice Isidro... Trasmite, creo yo un poco de todo. Añoranza del personaje por los tiempos mejores, insatisfación por el presente, miedo a un futuro irremediable... en fin, todo lo que la imaginación del lector quiera, porque los mimbres nos los ofreces como quien no quiere la cosa. Estupendo micro, Isidro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Luis por tus agradables palabras.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  19. A mí también, como a Matrioska, me ha recordado a la novela de Delibes y aquello que el protagonista nombraba como la antesala de la muerte. Siempre es bueno diversificarse en cualquier etapa de la vida para huir de ese vacío de no saber qué hacer, aunque si tu personaje empieza a perder la memoria, la cosa se complica.
    Me ha gustado bastante, Isidro. Enhorabuena y un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo en lo de diversificarse, yo así lo pensé ya hace mucho e intento hacerlo, además considero que la diversidad es más divertida que la especialización y la exclusividad.
      Gracias Enrique por tu comentario y un fuerte abrazo

      Eliminar
  20. Realísimo suceso que al leerlo no puedo por menos recodar a alguien que conocí. Me ha encantado sobre todo por lo bien contado y por lo de haberme hecho recordar a un buen hombre.
    Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
  21. En cuatro letras no se puede escribir lo que se olvida. No se puede recordar lo que se pierde ni siquiera se puede volver atras el tiempo. y regresar al trabajo. Creo que tu personaje ha perdido fatalmente la memoria Y eso es un drama que rebelas magistralmente en tu relato. Al menos eso me parece.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Desnortado, con problemas de memoria, confundido...
      Cada cual le puede dar una interpretación. Ahí expuse sólo la situación.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!