Segunda oportunidad

Como seres humanos que pretendían ser, él le pidió perdón y ella volvió a caer embaucada.

Salieron de sus nichos y, mientras se dirigían en busca de los pequeños ataúdes blancos, ella suplicó con pretendida voz imperativa:

—Y si tienes otro arrebato, por favor, a los niños déjalos en paz.
Escrito por La Marca Amarilla
Elegido mejor relato de abril de 2015

21 comentarios :

  1. María Navarro10/4/15 17:35

    Brutal, tanto la historia, como la manera en la que está narrada y el pellizco que da al comprender lo que se cuenta. Me quito el sombrero ante usted, La Marca Amarilla.

    ResponderEliminar
  2. ¡Por dios!, es la primera expresión que me has provocado. Aunque tengo una duda, Marca: "salieron de sus nichos". Esta frase me desconcierta. Voy a esperar a otros comentarios. Un saludo mientras tanto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Navarro10/4/15 18:02

      A mí me ha pasado lo mismo, pero el título me ha dado la gran pista.

      Eliminar
    2. Gracias, María. Entonces sí, son todos fantasmas. No sé si ahora la historia es más espeluznante aún. Siempre he pensado que los fantasmas son seres apacibles que lo más que hacen es tropezar contigo mientras deambulan.
      ¡Impresionante, Marca! Yo me pongo el sombrero de María para que no veas mi cara de estupefacción.
      Un saludo admirado.

      Eliminar
  3. Muy crudo, Marca. Aunque lo más trágico del micro para mí es la frase, "ella volvió a caer embaucada". La frase final es como un puñetazo en el estómago. Buen micro. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Ay, Marca. A los fantasmas no hay que darles segundas oportunidades, ni aunque sean ministros.
    Para ti, un beso.

    ResponderEliminar
  5. En los casos de violencia doméstica puede darse que el agresor, después de su conducta, pida el perdón de la víctima y que esta se lo conceda. Entrando de esa forma en un bucle agresión-perdón que suele traer fatales consecuencias. Muy bien expresada esa situación dándole continuidad en el más allá y con ese toque de crudeza al incluir a los hijos como víctimas. Pone los pelos de punta..
    Un abrazo, Marca.

    ResponderEliminar
  6. Me parece un relato de una imaginación desbordante.
    Además abordando el tema de la violencia de género, o doméstica, pero de verdad, de una forma excepcionalmente imaginativa.
    Marca, si hay algo que valoro en los micros es la imaginación que hay plasmada en ellos y éste, la tiene a raudales.
    Me ha gustado, y mucho.
    Saludos.
    Pablo

    ResponderEliminar
  7. Digno de una tragedia griega, Marca. No esperaba menos de ti
    Besazos granaínos

    ResponderEliminar
  8. Marca, has empezado sacándome una sonrisa que a la mitad del texto se me ha congelado.
    Me ha gustado muchísimo como has tratado "el tema" de una manera tan imaginativa y sorprendente. Espero que llegues a las votaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Son zombis, ¿verdad?? Jejeje
    Muy original, me gusta el giro final.

    ResponderEliminar
  10. Buenísimo, original, brutal, grande, muy grande.
    Me ha encantado, un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  11. No sé si lo pretendías, pero todavía me dura el escalofrío, que parece que se ha quedado a vivir en mi columna. Original e impactante esta "segunda oportunidad" que en realidad no es posible, por mucho que se empeñen sus espectrales protagonistas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Marca, tremendo relato, y mucho me temo que ni muerto dejará de ser un "fantasma", un maltratador y un asesino. Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Notincgas11/4/15 7:48

    Qué perverso, Marca, condenar a esa mujer y a los pequeños a soportar eternamente a su verdugo, pero al mismo tiempo, qué bueno.
    Felicidades.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  14. ¿Pero ni después de muerto...?

    ¡Terrible microhistoria de malos tratos! En cincuenta palabras, Marca, nos retratas perfectamente cómo actúa un maltratador y cómo reacciona, por desgracia, una maltratada. Llamar "arrebato" a un acto de violencia doméstica me parece tan gráfico para reflejar ese perdón, que tristemente le concede la maltratada, como ese deseo que le hace ella de que "a los niños déjalos en paz" que, con seguridad, no se verá cumplido.
    Va mi "Me gusta" y mi reconocimiento por tu buen hacer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Fina Nieto Ramón11/4/15 12:16

    Brutal relato. "...mientras se dirigían en busca de los ataúdes blancos...", espeluznante frase. Mi más sincera admiración para quien ha conseguido que en estos momentos tenga un nudo en la garganta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Resulta exasperante esa obstinación de tus protagonistas en repetir los errores de una existencia terrible. Creo que no tiene desperdicio ni una sola palabra del relato, y que uno de sus muchos aciertos es el de no haber guardado para el final la sorpresa de que están muertos.
    Enhorabuena y saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
  17. Un micro muy bueno que utiliza la ficción para mostrarnos la realidad y crudeza del maltrato familiar llevado a los extremos. Este animal, también la emprende contra los hijos y la mujer, como fantasma (hay muchas lecturas en este relato), le da una segunda oportunidad. ¡Excelente!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Buenísimo relato Marca Amarilla, la mujer perdonando al agresor una vez más es algo que -imagino- se dará aun después de muerta ella. Sin nunca aprender.
    Mis saludos y ¡aguante Olrik!

    ResponderEliminar
  19. ME DEJÁIS SIN PALABRAS, ni 50 siquiera!!!
    MUY MUY MUY AGRADECIDO por vuestros comentarios!!!

    GRACIAS, de verdad!! ;)

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!