El sabio Frestón

La enfermiza obsesión que el sabio Frestón sentía por don Quijote le hizo inventar aventuras apócrifas del caballero manchego. Utilizó el pseudónimo de Cide Hamete Benengeli. El libro, que un tal Saavedra tradujo del árabe, tuvo tanto éxito que las hazañas reales de don Quijote acabaron cayendo en el olvido.
Escrito por Plácido Romero - Twitter

7 comentarios :

  1. Genial. Gran homenaje en 50 palabras al libro de los libros.
    Enhorabuena, Plácido. Me ha encantado.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
  2. Muy buen micro, Plácido, fantástica esa vuelta de tuerca que das a la ya dada por ese tal Saavedra. :) Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Antonio B.20/5/15 14:57

    Un relato muy bien contado y que además me ha permitido conocer cosas que desconocía.

    Gracias Plácido.

    ResponderEliminar
  4. Fantástico!
    He tenido que ir a informarme, pero ha valido la pena. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Había leído novelas y ensayos basados en el libro por antonomasia de la literatura española, pero me faltaba un micro. Chapó, Plácido. Es lo único que se me ocurre decir.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Curioso microrrelato que nos desvela una más que probable historia de cómo nació el mejor libro de la literatura en lengua española. ¿Por qué no pudo ser así?
    Va mi "Me gusta" y mi sincera enhorabuena.
    Un saludo, Plácido.

    ResponderEliminar
  7. También yo he tenido que pasar por la sección de documentación antes de poder comentar tu micro, Plácido. Solamente por lo que he aprendido ya merece la pena.
    ¡Gracias!
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!