La caza

El ladronzuelo se escabulle como una lagartija entre las alcantarillas. Los esbirros del gobernador toman posiciones. Una vez devora el mendrugo robado, asoma confiado por el colector. Un garrotazo hace estallar su cabeza. "¡Así limpiamos la ciudad de ratas!", gritan a la vez que arrastran el pequeño cuerpo sin vida.
Escrito por Matrioska - Web

36 comentarios :

  1. Antonio B.12/5/15 16:09

    Matrioska, has conseguido que lea tu relato a ras de suelo, entre adoquines encharcados pobremente iluminados con farolas de gas.

    Huele a Dickens,

    Es brutal, en el más amplio sentido de la palabra. Me ha gustado mucho.

    saludos.

    ¡Vaya pedazo de cacho de últimos relatos! ¡Qué gozada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonio, eres tú con tu comentario el que le ha dado realmente valor al micro. Un saludo.

      Eliminar
  2. Genial Matrioska.
    Has escrito una novela en 50 palabras.
    Como dice Antonio, parece un capítulo sacado de alguna novela victoriana con un triste final.
    ¡Ojo!, veo también un trasfondo. Los que roban para comer por necesidad, siendo críos inocentes, pagan la afrenta. Los que roban al pueblo para enriquecerse, no tienen nada que pagar.
    Excelente escritura.
    Besote.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pablo. Así es, esa, en resumidas cuentas, es la historia de la humanidad. Lo fue en el pasado, lo es en el presente y, me temo, lo será en el futuro. Otro besote para vos.

      Eliminar
  3. Bravo... Me sumo a lo que ya se ha dicho, una novela de una época pasada llevada a la realidad del presente. Enhorabuena!!! Vaya nivelazo hay por estos lugares. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen, es un gusto leer vuestros comentarios. ;-) Un abrazo.

      Eliminar
  4. Los vientres agradecidos de los esbirros no son capaces de comprender la necesidad, el hambre de un simple muchacho, al que tratan como a la peor de las alimañas. Su acción de "limpieza" es apenas un simple detalle para el transcurrir de una ciudad, una vida por la que no va a reclamar nadie, pero quién sabe si no han dado cuenta de un gran talento en potencia, perdido ahora para siempre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Ángel, ¿y sabes qué es lo peor? Que todavía hoy, hay miles de niños viviendo situaciones aún más terribles. Es monstruoso. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Duro relato como duro sería ese mendrugo robado. Aquí no hay ni justicia humana ni divina... Solamente veo injusticia.
    Va mi "Me gusta" y mi reconocimiento por un texto tan bien escrito.
    Saludos, Matrioska.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto es que no hay más que injusticia pero, según lo veo yo, injusticia cometida por la bajeza humana. Muchas gracias, José Antonio y un abrazo.

      Eliminar
  6. Un microrrelato impecable, al leerlo se sabe que se cuenta una buena historia, pero hay un trasfondo que la supera. Otro relato que me ha gustado mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beto, me alegra mucho que te haya gustado. :) Un saludo.

      Eliminar
  7. ¡Qué bien contado! Un relato lleno de acción y de imágenes brillantes.
    Bien podría ser parte de un guión cinematográfico.
    Enhorabuena, Matrioska.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora no sabría decirte pero, seguro que tiene que haber más de una imagen de cine que refleje una escena parecida. Muchas gracias, Jose y un saludo.

      Eliminar
  8. Si esto no ocurriera de verdad, en ciudades donde a los niños muertos de hambre por el hecho de dar mala imagen, se les extermina, te diría que has exagerado... pero por desgracia, no, no lo has hecho...
    Magníficamente bien narrado a pesar de su crueldad...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón tienes, Rosy, aunque parezcan prácticas de otras épocas, hoy por hoy se siguen “limpiando” las calles de “miserables”. Muchas gracias y un saludo.

      Eliminar
  9. ¡Uf, impresionante, Matrioska! Lo que cuentas y cómo lo cuentas.
    Me quito el sombrero.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Margarita, viniendo de alguien tan buena en esto de los micros es todo un elogio para mí. :) Un saludo.

      Eliminar
  10. Notincgas12/5/15 22:19

    Como apuntaba Ángel más arriba, lo más terrible es que la criatura no tendrá quien le llore. Por no tener, no tiene ni nombre. Solo sabemos que es una "rata". Por lo menos, Matrioska, tú le has hecho visible entre nosotros.
    Buen relato.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí le has dado, Notincgas. Estos pobres infelices, por no tener, no tendrán ni nombre. Muchas gracias y un saludo.

      Eliminar
  11. Un gran relato y bien narrado, sentí ese garrotazo. Lo haces muy bien Matrioska, es muy buena la manera como nos enganchas a cincuenta palabras que lo dicen todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Maite, eres un encanto. Un beso grande.

      Eliminar
  12. Me sumo a todos los comentarios y te felicito porque el relato es tan grande como brutal, me ha gustado mucho Matrioska.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Malu, y sí, es verdad que el micro es una miaja brutal. Un beso.

      Eliminar
  13. Un relato con reminiscencias de una época pasada, pero con un trasfondo atemporal porque los pobres, sea la época que sea, estorban siempre. Me ha encantado tu micro, Matrioska,
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como comentaba antes Rosy, todavía hoy se hacen verdaderas bestialidades con los niños de las calles en algunos países. Muchas gracias, Fina y un saludo.

      Eliminar
  14. Hermoso y triste cuento con un mensaje evidente que te obliga a recapacitar… El título, implacable.
    Enhorabuena, Matrioska.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por tu comentario, Mª Jesús. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Pobres de los pobres, Matrioska. Al final, toda la miseria que genera la riqueza de unos pocos acaba estorbando y "afeando", y hay que limpiarla. No hace mucho que uno de nuestros políticos hizo suyos este pensamiento y esta intención, por cruel y cínico que pueda parecer. Me ha gustado bastante tu relato, por lo que cuentas y por cómo lo haces.
    Enhorabuena y saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Enrique. Lo verdaderamente triste es que parece que eso es algo intrínseco de la humanidad. Unos lo provocan, otros lo toleran y los más, lo sufren. Un saludo.

      Eliminar
  17. Salvador Pérez Salas15/5/15 3:28

    La tarea: quitar de la vista... Sin embargo es la realidad que nos acompaña oculta siempre por la televisión, por el civismo, por las calles de turistas... Pasan los años, pasa la vida, pasan los siglos y en todos los pueblos siempre habrá sicarios que cumplan su trabajo: quitar de la vista, acabar con la lacra social... en vez de trabajar con ellos para erradicarla de todas partes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Salvador, vivimos o nos hacen creer que vivimos en un mundo limpio pero, en realidad lo que se hace es esconder las miserias bajo la alfombra. Gracias por comentar y un saludo.

      Eliminar
  18. Matrioska, terrible relato que parece reflejar otra época, pero, por desgracia, esas injusticias campan a sus anchas en este mundo nuestro. Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasan los siglos y parece que no aprendemos nada. Un abrazo, Salvador, y muchas gracias.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!