La importancia de ser la última

Cuando llegó no sabía lo que le esperaba. Ni siquiera se le había pasado por la imaginación. Delante de ella iban otras y esperó pacientemente su turno. De pronto lo comprendió todo. Ella sería la última. De ahí su importancia. La importancia de ser... la gota que colmó el vaso.
Escrito por Salvador Pérez Salas - Twitter

40 comentarios :

  1. Salvador, una genialidad. Esa última gota que a veces nos llega en el peor momento y que a la vez es la más importante la has descrito como no podía ser de otra forma, como uno de los mejores autores que leo cada mes.
    ¡Grande!
    Un fuerte abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:11

      Me abrumas Pablo y más... siendo una de las últimas gotas que han llegado aquí. Gracias.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:12

      Gracias, Carmennnnnnn

      Eliminar
  3. Con ella se debordó la situación. ¡Y era solamente una!
    Va mi "Me gusta", y como creo ser el primero, espero y deseo que vengan otros más.
    Un saludo cordial acompañado de mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:13

      Gracias, José Antonio. No... ya van algunos. Espero que vengan más.

      Eliminar
  4. Y es que siendo tan iguales, cómo puede cambiar la situación sin que nos demos cuenta. ¡Y de qué manera! A partir de ahora, creo que cuando espere mi turno se me van a pasar un montón de ideas acuosas por la cabeza.
    Fantástico, Salvador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:15

      Gracias, Margarita. Nunca sabremos cuándo será el momento. De ahí la impoirtancia del momento.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:16

      Grrrrrr aaaa ciassssssss, MAESTRA. jajajaja

      Eliminar
  6. Muy bueno! Enhorabuena!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:17

      Muchísimas gracias. Seguiré intentándolo.

      Eliminar
  7. Ya sabes aquello de "los últimos serán los primeros". Muy bueno tu relato, pero me has puesto en un aprieto, Salvador. A partir de ahora, cuando quede en un plato una aceituna no voy a atreverme a cogerla, porque no me voy a considerar digno de esa importancia que tiene lo último y yo no imaginaba. Aunque también me sentiré muy honrado cuando alguien me dé la vez en alguna cola.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:19

      ¡¡¡Qué arte tienes!!!... incluso en un comentario. Te admiro.

      Eliminar
  8. Antonio B.3/5/15 0:40

    Buen relato, Salvador. Me ha gustado.

    También es mala suerte, pobre gota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:20

      Jajaja... O buienaventurada... aveces es necesario desbordarse.

      Eliminar
    2. Salvador Pérez Salas4/5/15 2:04

      Ufff los dedos... a estas horas de la noche no controlan y cometo errores.

      Eliminar
  9. Espero que tras su proeza no se olvidara de las primeras y de las de en medio.
    Estupendo, Salvador. Cuando son visitados de una forma tan bella e ingeniosa, los tópicos se empiezan a ver de otra manera.
    Enhorabuena y saludos.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:22

      Gracias por los elogios, Enrique.

      Eliminar
  10. Fina Nieto Ramón3/5/15 13:23

    La última y la única que, sin duda alguna, siempre se recordará. ¡Bravo! Suerte, Salvador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:23

      Gracias, Fina... Siempre. Eso seguro.

      Eliminar
  11. Mira, a pesar de ser la última, es la protagonista.
    ¡Cuántas veces hemos dicho esa frase! "La gota que colma el vaso", en la mayoría de las ocasiones es una gota insignificante pero adquiere todo el protagonismo.
    Felicidades Salvador, me parece muy original el relato. Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:25

      Muchas gracias, Malu. ¡Cuántas veces y sin embargo... cuando nos llega... la importancia que cobra!

      Eliminar
  12. Una más, pero significada por su suma importancia. Me encanta tu relato, sencillo, minimalista y tan bien contado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 1:28

      A veces, hay que rozar la sencillez, José. Yo la prefiero. Una simple gota... tan cotidiana y a la vez tan crucial, puede ser determinante.

      Eliminar
  13. María Luisa Rey4/5/15 9:07

    Me encanta Salvador, pero algunas veces esa última gota te puede cambiar la vida, y para bien. Vamos a mirarlo así. Gracias por tus 50 palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 11:39

      ¡Cuánta razòn tienes! Se colma el vaso, empezamos de nuevo... y puede ssr distinto esta vez. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Siempre con ese puntito de genialidad, Salvador.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 16:06

      Gracias... te mando otro abrazo de vuelta.

      Eliminar
  15. Hay veces que tardan en llegar pero cuando hacen su aparición, lo cambian todo. Un fantástico micro, Salvador. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas4/5/15 16:09

      ;Muchas gracias. Lo cambia todo... todo... ¿todo? ¡Ojalá que para mejor!

      Eliminar
  16. Mucha imaginación en estas 50 palabras que resuelve muy bien. Buen relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas5/5/15 15:08

      Muchas gracias. Me agrada que te guste.

      Eliminar
  17. Notincgas5/5/15 11:12

    Buena revisión del tópico, Salvador,

    Y además, da qué pensar: cualquier persona, por insginficante que pueda parecer, puede llegar a ser decisiva en un un momento dado. No hay que despreciar a nadie.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas5/5/15 15:09

      Gracias por enriquecer el relato.

      Eliminar
  18. Enhorabuena, Salvador, por la genialidad de relato que has escrito. Me ha conquistado especialmente porque he sido incapaz de saber hacia dónde me dirigías hasta que he leído la frase final.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas5/5/15 21:16

      Muchas gracias... La intriga siempre me atrajo. Me agrada saber que estuviste así hasta el final.

      Eliminar
  19. Una interesante reflexión sobre la relatividad de los hechos y sobre cómo podemos afectar de la manera más insospechada en el todo.
    Suerte Salvador
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salvador Pérez Salas6/5/15 17:45

      Gracias por el comentario. Lo engrandecéis.

      Eliminar
  20. Saludos Salvador, curioso relato que gatillo dos asociaciones en mi.... A mitad del cuento me ha recordado uno de F. Brown que no creo que sea conocido, jajaja...
    Al final me ha traido otro recuerdo de un político indignado que hablaba de otro político del partido rival, al que decía que sus actos eran "la guinda que rebalso el vaso", jajaja.
    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!